¿Son los Yankees víctimas de una división difícil o de la decepción de los tres grandes?

Yankees owner Hal Steinbrenner, general manager Brian Cashman, and manager Aaron Boone

Los New York Yankees sufrieron otra derrota contra los Angels el miércoles, y las cosas han tocado un nuevo fondo para el equipo. Aunque compiten en la división más dura y tienen mejores promedios que los equipos de la AL Central, sus contratiempos se deben principalmente a la mala gestión de los Tres Grandes: el propietario Hal Steinbrenner, el director general Brian Cashman y el entrenador Aaron Boone.

Los New York Yankees liderarían la Central de la Liga Americana si estuvieran en esa división. Sin embargo, no lo son y sus últimos partidos contra esos equipos se saldaron con derrotas desastrosas. Por desgracia, el equipo se ha enfrentado a numerosos retos y contratiempos esta temporada en general y en las últimas seis semanas en particular.

El 6 de junio, cuando Aaron Judge fue colocado en la lista de lesionados, los Yankees de Nueva York estaban en una excelente posición con un récord de 36-25, su mejor en lo que va de temporada, y lo estaban haciendo bien en la carrera por el Wild Card de la AL. Sin embargo, desde entonces, las cosas han empeorado. Su reciente serie en Anaheim contra los Ángeles de Los Ángeles ha sido particularmente dura, resultando en otra decepcionante derrota el miércoles por la noche, completando una barrida por los Ángeles. Esto se produce después de perder dos de los tres partidos contra los Rockies de Colorado el pasado fin de semana. En estos momentos, el récord general del equipo es de 50-47, y se encuentran en la parte baja de la clasificación de la AL Este, siendo la primera vez que se encuentran en esta posición en julio desde 1990.

Los Yankees se enfrentaron al temido último puesto en 1990 y, por desgracia, parece que un resultado similar es cada vez más posible a medida que el equipo sigue luchando. Mientras tanto, los Toronto Blue Jays y los Boston Red Sox ganan impulso por delante de ellos. Si echamos la vista atrás, la temporada del 90 fue un completo desastre, ya que terminaron con un récord de 67-95. Su entrenador, Bucky Dent, fue despedido en junio, y el equipo tuvo aún más problemas, ya que George Steinbrenner, el propietario, fue expulsado temporalmente del béisbol de por vida tras aceptar la ayuda de un jugador para difamar a Dave Winfield. Los Yankees cayeron a la séptima posición, siete partidos por detrás de los Brewers de Milwaukee, sextos.

Esta vez, puede que las cosas no vayan tan mal como en 1990. Pero la situación actual dista mucho de ser buena. Desde que Aaron Judge se lesionó, el rendimiento de los Yankees ha sido decepcionante, con un récord de 14-20. Su ataque está sufriendo, ocupando el puesto 29 en promedio de bateo y el 27 en OPS. La rotación titular, aparte de la actuación de Gerrit Cole, ha estado luchando, con Néstor Cortés lidiando con una lesión en el hombro, y Carlos Rodon y Luis Severino no rindiendo a la altura de las expectativas.

Incluso el habitualmente fiable bullpen, que ha sido un punto fuerte del equipo durante todo el año, ha flaqueado últimamente, cediendo ventajas en los últimos partidos. Han sido tiempos difíciles, y las emociones están a flor de piel reflejando cómo Tommy Kahnle descargó su frustración en los aficionados del banquillo, provocando una pequeña escena.

Los Yankees se enfrentan a una situación difícil, ya que se encuentran en una de las divisiones más duras del béisbol y tienen que hacer frente a un calendario exigente. Pero viendo su rendimiento, cada vez es más evidente que el equipo no está rindiendo a un nivel competitivo y podría perderse los playoffs, algo inédito en las últimas siete temporadas.

domingo-german-yankees
Foto AP

En 2016, el equipo realizó algunos movimientos estratégicos en la fecha límite, que se tradujeron en la adquisición de prometedores prospectos, incluido Gleyber Torres. La situación actual plantea interrogantes sobre cómo Hal Steinbrenner, Brian Cashman y Aaron Boone han ignorado los retos esta vez. Sus tibias respuestas a los problemas han contribuido a la caída libre de los Yankees en las últimas semanas.

Steinbrenner, Cashman y Boone, responsables de los males de los Yankees

El estado actual del rendimiento de los Yankees no sólo recae sobre los jugadores, sino también sobre los hombros de Hal Steinbrenner, Brian Cashman y Aaron Boone. Desempeñan un papel importante en la dirección del equipo, y sus decisiones y declaraciones han sido cuestionables. Su falta de dirección clara y sus comentarios a veces absurdos han desanimado a los aficionados.

Parece como si estuvieran desconectados de la realidad, tratando al equipo y a sus seguidores como fuentes de ingresos independientemente del rendimiento en el campo. Esto ha provocado la frustración de los aficionados, que quieren ver un equipo competitivo y de éxito en el campo, no sólo un enfoque orientado a los beneficios.

Durante el partido contra los Angels, los Yankees se enfrentaron a un duro desafío contra el lanzador Griffin Canning y se poncharon 12 veces. En total, se poncharon 17 veces en el partido. Sin embargo, en lugar de reconocer la dificultad de la situación, el mánager Aaron Boone hizo una declaración desconcertante: “Le hicimos trabajar duro.” Es difícil entender tales justificaciones por parte del seleccionador cuando el rendimiento del equipo era claramente deficiente.

Brian Cashman creó el lío

El propietario de los Yankees, Hal Steinbrenner, con el director general, Brian Cashman, en el centro de entrenamiento de primavera de Tampa en 2023.
Kim Klement/USA Today Sports

Brian Cashman engaña constantemente a los Yankees, tanto con sus palabras como con sus acciones, repitiendo este patrón una y otra vez. En la derrota por 5-1 ante los Angels el martes por la noche, la alineación de Brian Cashman incluyó a Giancarlo Stanton como el bateador número 3 con un promedio de bateo de 196, que también tiene problemas en el campo y se enfrenta a problemas de lesiones. El bateador número 4 fue Anthony Rizzo, que no batea un jonrón desde el 20 de mayo, a pesar de jugar en el Yankee Stadium, donde incluso una bola de fly al jardín derecho puede convertirse en jonrón debido a las cortas dimensiones del campo.

Durante ese tramo, que incluye 193 apariciones en el plato, Anthony Rizzo no ha bateado un jonrón. A pesar de ello, Brian Cashman, que parece creer que sabe más que los aficionados, lo coloca como el bateador nº 4 del equipo. Cabe mencionar que Brian Cashman tuvo la oportunidad de fichar a Freddie Freeman como agente libre, pero optó por Rizzo en su lugar.

Por cierto, fue Brian Cashman quien contrató a Dillon Lawson e introdujo la estrategia organizativa “Golpea fuerte”. Como equipo, los Yankees batean actualmente a 0,231, en el puesto 27 del béisbol. Desde que Aaron Judge se lesionó, la media de bateo del equipo ha bajado a 0,217. El título de “Bombarderos del Bronx” ya no parece apropiado bajo la dirección de Brian Cashman.

El martes por la noche, el lanzador de los Angels Patrick Sandoval tuvo una actuación impresionante, dominando a los bateadores de los Yankees, a pesar de llegar al partido con un alto 6.23 ERA en sus últimas seis salidas.

Los Yankees de Brian Cashman están luchando por encontrar su forma de batear. El martes, mientras que 14 equipos consiguieron dobles cifras en hits y 12 equipos anotaron en dobles cifras, los Yankees sólo consiguieron dos hits y una carrera, lo que dista mucho de su habitual destreza ofensiva.

Cuando se le preguntó recientemente a Brian Cashman sobre la inminente fecha límite para los traspasos y las necesidades de los equipos, mencionó que es probable que todos los directores generales den prioridad a los lanzadores, independientemente de la situación. ¿Qué tal un jardinero izquierdo? Habrá varios disponibles, pero Brian Cashman no sólo adquiere jugadores por la fuerza financiera. Adquiere jugadores que parecen prometedores pero acaban sufriendo lesiones.

El propietario de los Yankees, Hal Steinbrenner, con el director general, Brian Cashman, en el Yankee Stadium.
USA TODAY Sports

Hal Steinbrenner dejó que los problemas se convirtieran en grandes

El mes pasado, Hal Steinbrenner, transmitió su fuerte disgusto hacia los aficionados que se preocupan por el equipo y cuestionan su propiedad. Expresó su confusión, afirmando que no entendía por qué estaban tan alterados durante la tercera semana de junio.

Los New York Yankees llevan una mala racha últimamente, perdiendo nueve de sus últimos 11 partidos, incluyendo cuatro derrotas consecutivas tras la derrota por 7-3 del miércoles por la noche contra los Angels. Esta derrota marca otra serie perdida ante un equipo más débil, después de las series perdedoras anteriores contra los Rockies y los Cubs.

Hal Steinbrenner intentó eludir su responsabilidad cuando afirmó que los aficionados no le importaban, a pesar de que era evidente que el rendimiento de los Yankees estaba decayendo. De hecho, reconoció abiertamente que no presta mucha atención a los podcasts, los programas de radio o los periódicos. Sin embargo, Hal Steinbrenner no pierde de vista el aspecto financiero y es consciente de que el valor de su franquicia sigue creciendo cada año.

George Steinbrenner era conocido como “El Jefe”, y le apasionaba ganar, haciéndolo evidente a todo el mundo. Por otra parte, Hal prefiere no emular el planteamiento de su padre y lo ha manifestado abiertamente. Los Yankees solían dar prioridad a ganar por encima de todo, lo que se tradujo en 27 campeonatos. Los Yankees de Derek Jeter se esforzaron por ser los campeones definitivos.

Hal es completamente diferente de George Steinbrenner, y se enorgullece de ello. Esta mentalidad prevalece en toda la organización, donde no se toleran las críticas. Bajo la dirección de Hal Steinbrenner, los Yankees se han hecho famosos por su falta de responsabilidad, ganándose el apodo de “Yankees sin responsabilidad”.

Aaron Boone arrastra los problemas de los Yankees sin resolverlos

La respuesta de Aaron Boone fue soltar tópicos, decir que no dejaban piedra sobre piedra y recalcar que no había ningún problema en el equipo.

Mientras tanto, los Yankees no están haciendo esfuerzos para iniciar la ofensiva con hits y carreras, bases robadas, bunts, o agitando la alineación. Hacía tiempo que nadie intentaba un drag bunt. Deberían plantearse golpear la pelota hacia el otro lado en lugar de ir siempre a por grandes swings. Algunos equipos han cambiado su enfoque de bateo para centrarse en el bateo de contacto, pero los Yankees no han seguido su ejemplo. Por ejemplo, los Marlins hicieron un traspaso para adquirir a Luis Arraez, conocido por su mágico enfoque basado en el contacto.

El gerente general de los Yankees, Brian Cashman, es visto con el gerente Aaron Boone en una sesión de entrenamiento y el dúo debe finalizar la elección del campocorto de los Yankees.

En el pasado, uno de los puntos fuertes de los Yankees era su capacidad para trabajar la cuenta y luchar en cuentas profundas contra los lanzadores. Sin embargo, las cosas han cambiado y los lanzadores ya no dudan en desafiarlos. La alineación actual de los Yankees se enfrenta a lanzamientos más agresivos y no está trabajando la cuenta tan eficazmente como antes.

Desde el 4 de junio, el OPS de los Yankees ha sido de .658, lo que muestra un descenso en su rendimiento ofensivo. Bajo el liderazgo de Hal Steinbrenner, Brian Cashman y Aaron Boone, los Yankees han pasado de ser conocidos como el “Imperio del Mal” a ser un equipo que parece ignorar sus problemas, ganándose el apodo de “Imperio del No Ver el Mal”.

Tras las derrotas, Aaron Boone suele hacer declaraciones como ésta: “La competición, la intención y la concentración de los chicos hoy han sido excelentes”. El manager de los Yankees intentó tapar los problemas hasta que se le fueron de las manos.

Aaron Boone no tiene agallas para señalar los problemas de los jugadores y hacerles responsables. El seleccionador suele decir que los jugadores tienen que mejorar, pero hasta ahí llega. Aaron Boone sugirió que Anthony Volpe se centrara en establecer contactos. Rizzo necesita mostrar más potencia. Stanton debería intentar reducir el número de veces que se poncha. Cole tiene la capacidad de profundizar aún más en los partidos para ayudar al bullpen.

En el sistema de los Yankees, no parece haber ningún reto real, y es evidente en cómo responden sus directivos y cómo se utiliza a los jugadores; rara vez se les empuja a mejorar. Todo eso recae sobre Hal Steinbrenner y Brian Cashman.

En cuanto a Aaron Boone, ¿quién sabe si tiene espina dorsal y acude molesto a las reuniones? Después de cada derrota, se muestra en un ambiente kumbaya, como si estuviera dirigiendo un equipo local de patio de recreo, y no una de las organizaciones más prestigiosas y orgullosas del béisbol, con 27 Campeonatos del Mundo (pero sólo uno desde que ganó tres seguidos en 1998, 1999 y 2000 con Joe Torre).

Aaron Boone, entrenador de los Yankees, en un encuentro con la prensa el 18 de julio de 2023 tras la derrota por 5-1 ante los Angels.

Boone siempre utiliza clichés, y cuando le preguntaron en su segmento @TalkinYanks sobre si se arrepiente de no caminar Shohei Ohtani, que empató el juego del lunes con un jonrón de dos carreras, el gerente sensible respondió con la línea defensiva más antigua en el libro, “Cuando USTED maneja el equipo, USTED puede tomar esa decisión.”

Luego Boone continuó hablando sobre el peligroso Mickey Moniak y restó importancia a la tasa de jonrones de Ohtani, diciendo que sólo batea jonrones alrededor del 10 por ciento de las veces. Aunque Moniak está teniendo un gran año, la atención debería haberse centrado en no dejarse vencer por el mejor jugador del béisbol (Ohtani) y asumir el reto de encontrar la manera de sacar a Moniak. Sin embargo, en la victoria de la noche siguiente, Moniak consiguió tres hits, incluido un jonrón. Esto demostró que en el lapso de dos juegos contra un equipo que no había ganado una serie desde el 16-18 de junio (sobre los Reales), los Yankees y Boone demostraron que no podían sacar a Ohtani o Moniak consistentemente. Moniak puede tener 11 jonrones, pero Ohtani tiene 35, lo que hace que el plan de Boone parezca ilógico.

Aaron Boone es conocido por ser agresivo con una ventaja, pero a veces puede resultar contraproducente. Tiende a confiar mucho en el bullpen, lo que puede provocar fatiga y problemas para el equipo. Este patrón se ha observado a lo largo de los años. Por ejemplo, Michael King tuvo una excelente ERA de 1,65 en sus primeros 19 partidos, pero aumentó a 6,27 en los últimos 13 encuentros.

Después de la derrota por 5-1, el ex lanzador derecho de los Yankees Phil Hughes escribió en Twitter el martes por la noche que podría ser el último partido de los Yankees que viera durante un tiempo. Como aficionado de los Yankees, es esencial sentirse orgulloso del equipo, pero también no conformarse con menos. Si el equipo tiene problemas, como puede ocurrir en el béisbol, es importante ser sincero sobre su rendimiento.

Pero los tres grandes de los Yankees no parecen dar prioridad a poner el mejor producto en el campo.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.