Vistazo a la eufórica boda de Néstor Cortés a través del Instagram de su mujer

nestor-cortes-wedding-new-york-yankees6

Ha pasado más de un mes desde que Néstor Cortés y Alondra, su amor de toda la vida, intercambiaron votos en una alegre ceremonia rodeados de amigos y familiares. Sin embargo, los festejos se prolongaron más allá del día de la boda. La celebración post-nupcial se convirtió en leyenda: un exuberante torbellino de música, risas y pura diversión, con la estrella de los Yankees y su novia en el epicentro.

Alondra captó elocuentemente la contagiosa energía de la noche en Instagram. Las fotografías muestran a una novia radiante que se deleita bailando, y su júbilo es reflejado por los animados invitados. Néstor Cortés, cariñosamente apodado “Nasty Nestor” por los seguidores de los Yankees, aparece radiante mientras blande un cañón de agua en una instantánea y comparte un beso con su nueva esposa en otra, en medio del júbilo de la multitud. El último post, titulado “The End”, muestra a la encantada pareja bailando rodeada de sus seres queridos. Néstor Cortés, con un relajado sombrero hawaiano adornado con flores, parece felizmente inmerso en el momento.

Sin embargo, el relato de su historia de amor es anterior a esta vibrante celebración. Alondra Russy, nacida en Caguas, Puerto Rico, el 16 de agosto de 1996, se cruzó con Néstor Cortés en 2015, y su camino juntos culminó en este feliz acontecimiento. Su historia de amor echó raíces en Miami, donde Alondra prosiguió sus estudios tras asistir al Everglades High School y al Florida Career College.

En 2022, tras el Partido de las Estrellas, Néstor Cortés elevó su historia de amor. Arrodillado ante sus padres, le propuso matrimonio a Alondra, invitándola a unirse a él en este extraordinario viaje. Ese día, con la radiante sonrisa de su futura esposa ante él, el lanzador se transformó en algo más que “Nasty Nestor”. Se convirtió en marido, en compañero de vida y en el centro de una celebración que realmente encarnaba su nombre: “Desagradable” de la forma más encantadora.

instagram-diseñadorzambrano_

Brindemos por Néstor Cortés y Alondra, y por su historia de amor, que sigue bailando a su alegre ritmo. Que sus risas resuenen en los años venideros, y que su viaje sea tan vibrante y alegre como su inolvidable fiesta de bodas.

Los Yankees se fijan en el 2024 de Néstor Cortés

El año 2023 no proporcionó a Néstor Cortés ni a los yanquis mucho de lo que presumir. Su destreza en el All-Star de 2021-2022 pareció desvanecerse, dejando atrás un ERA de 4,97 que puede persistir en las mentes de los fanáticos cuando comiencen a circular los rumores del entrenamiento de primavera.

Sin embargo, antes de relegar a “Nasty Nestor” a las sombras, demos un paso atrás. A diferencia de Carlos Rodón, que tuvo problemas de espalda, la distensión en los isquiotibiales de Cortés no fue el némesis que definió la temporada. Sin embargo, le privó del intenso crisol del Clásico Mundial de Béisbol y de la habitual preparación de pretemporada.

Entró en la temporada regular con sólo 11,2 entradas en tres apariciones en marzo. Para Cortés, al igual que para Rodón, los entrenamientos de primavera truncados son fundamentales para encontrar el ritmo y el surco que distinguen la excelencia de la mediocridad.

¿Debemos descartarlo y limitarnos a esperar las optimistas garantías de Aaron Boone de que Cortés estará completamente sano el año que viene? No del todo. Aunque el optimismo es la base de un gestor, Cortés necesita algo más que vibraciones positivas para recuperar su trono.

Necesita una pretemporada decidida, dedicada a fortalecer los isquiotibiales y evitar que se conviertan en un problema persistente. Debe redescubrir la mecánica que una vez le permitió pintar las esquinas con precisión quirúrgica durante su apogeo en el All-Star. Tal vez lo más importante sea que recupere la fanfarronería y la confianza que antaño hacían bailar a los bateadores al ritmo de su singular lanzamiento.

Néstor Cortés posee el talento, el corazón y el apodo para ser una pieza clave en la rotación de los Yankees. Sin embargo, la mediocre actuación en 2023 sirvió para recordar que el talento por sí solo no asegura las victorias. Si está a la altura de las circunstancias, la próxima primavera no consistirá en recordar un ERA de 4,97, sino más bien en anticipar los fuegos artificiales que puede desatar un Nasty Nestor sano y concentrado.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.