El análisis de Fangraphs de los seis mejores prospectos de los Yankees alimenta la emoción con un baño de realidad

Yankees budding stars Jasson Dominguez and Austin Wells

Mientras los Yankees de Nueva York exploran frenéticamente fuera de la organización para reforzar su reconstrucción para la temporada 2024, es hora de echar un vistazo a sus talentos de granja. Cuentan con muchas estrellas en ciernes que están perfeccionando su arte y aspiran a formar parte de la plantilla de los Bombarderos del Bronx. Un análisis de Fangraphs ofrece una visión en profundidad de cómo les irá.

NombreEdadNivel más altoPosición
Spencer Jones22.6AACF
Austin Wells24.4MLBC
Jasson Domínguez20.9MLBCF
Roderick Arias19.3RSS
Chase Hampton22.4AASP
Will Warren24.5AAASP
George Lombard Jr.18.1ASS
Henry Lalane19.6RSP
Brando Mayea18.3RCF
Jorbit Vivas22.8AAA2B
Carlos Lagrange20.6RSP
Agustín Ramírez22.3AAC
Jared Serna21.6A+2B
Edgleen Pérez17.6RC
Chalniel Arias19.9RSP
Sabier Marte19.4RSP
Everson Pereira22.7MLBLF
Brock Selvidge21.3A+SP
Clayton Beeter25.2AAASIRP
Luis Gil25.5MLBSIRP
Yoendrys Gómez24.2MLBMIRP
Keiner Delgado19.5R2B
Roc Riggio21.1A2B
Kyle Carr21.2RSP
Antonio Gómez22.1A+C
Brendan Beck25.2A+SP
Luis Serna19.4RSP
Gabriel Terrero18.2R2B
Ben Rice24.4AADH
Ángel Benítez20.3RSP
Jordarlin Mendoza20.1RSIRP
Carlos Narváez25.1AAAC
Alejandro Vargas22.1A+SS
Rafael Flores22.7A+C
Jerson Alejandro17.4RSP
Matt Krook29.2MLBMIRP

Spencer Jones: Un gran talento en construcción

spencer-jones-new-york-yankees
instagram – spencerjones
Seleccionado: 1ª Ronda, 2022 de Vanderbilt (NYY)
Edad22.6Altura6′ 6″Peso235Murciélago / ThrL / LFV55
Grados de las herramientas (presente/futuro)
HitPotencia brutaPoder de juegoEjecutarFieldingLanzar    
30/4560/7050/7055/5040/4560    

Imagina una figura formidable al mando del centro del campo, empuñando un poderoso bate capaz de lanzar colosales jonrones. Conozca a Spencer Jones, la sensación de primera ronda de los Yankees, con un techo inmenso y algunos matices cautivadores.

El viaje de Jones desafía las convenciones. Las lesiones y la transición de lanzador a bateador ensombrecieron su estrellato en el instituto. Sin embargo, bajo la superficie palpita el talento en bruto. Reconociendo esto, los Yankees lo aseguraron tarde en la primera ronda y lo soltaron en Doble-A Somerset.

Su poder es indiscutible. Un futuro con 40 jonrones no es una mera fantasía, pero atemperar este potencial exige paciencia. Jones sigue afinando su swing, un gigante que navega en la danza de la velocidad y la precisión. Espere strikeouts, abundantes y audaces, cada fallo se hace eco de la confianza de un behemoth que persigue a una presa escurridiza.

El centro del campo pide paso, pero es un baile que Jones sólo está empezando a aprender. Sus antecedentes en las dos bandas y su imponente estatura sugieren una posible incomodidad en el futuro. Sin embargo, con cada repetición, el prospecto yanqui se mueve con creciente gracia, la promesa de elegancia dentro de la imponente figura.

No deben preverse fuegos artificiales inmediatos. Jones es un proyecto, una obra maestra que espera ser esculpida. Imagínese la catedral de San Patricio, no una residencia de verano erigida a toda prisa. Los años 2024 y probablemente 2025 le verán perfeccionando su oficio en Somerset y Scranton, dominando los entresijos del béisbol profesional.

La búsqueda de un campeonato por parte de los Yankees influirá en su progresión. Sin embargo, salvo que se produzca un repentino ascenso hacia un título, es probable que se produzca una convocatoria a finales de 2025, preservando los años de opción. Para 2027, cuando el prospecto de los Yankees abrace plenamente su poder, el Bronx podrá ser testigo de la construcción de una catedral, ladrillo a ladrillo, jonrón a jonrón, swing a swing.

Spencer Jones es un trabajo en curso, una gema en bruto con facetas que sólo empiezan a captar la luz. Pero el potencial es un rascacielos que toca las nubes y, en manos de Jones, hasta los jonrones más colosales pueden parecer rutinarios.

Austin Wells: De diamante en bruto a estrella brillante de los Yankees

austin-wells-new-york-yankees
newsday.com
Seleccionado: 1ª Ronda, 2020 de Arizona (NYY)
Edad24.4Altura6′ 0″Peso220Murciélago / ThrL / RFV50
Grados de las herramientas (presente/futuro)
HitPotencia brutaPoder de juegoEjecutarFieldingLanzar    
40/5050/5545/5530/3040/4530    

Austin Wells, otrora nublado por las incertidumbres, ha surgido como ejemplo de la fusión de talento innato y desarrollo meticuloso en la granja de los Yankees. Aunque no está exento de imperfecciones, su destreza ofensiva señala el posible fin de la maldición de Arizona que persiste en el béisbol de las Grandes Ligas desde el bajón de Scott Kingery.

El swing de Wells es una obra maestra, que combina a la perfección el control del cañón y la elevación natural para producir un contacto constante y una potencia formidable. Incluso si sus habilidades como receptor se quedan cortas, las capacidades ofensivas del receptor de los Yankees garantizan por sí solas un valor significativo. Aunque las velocidades máximas de salida en 2023 no llamaron la atención, una lesión persistente en las costillas podría explicar el bajón temporal de explosividad.

Las preocupaciones previas sobre su susceptibilidad a las bolas rápidas altas y lejanas parecen apaciguadas por su rendimiento a finales de 2023. Aunque su swing cuesta arriba le hace propenso a caer por debajo de los lanzamientos en esa zona, su capacidad para conectar y suponer una amenaza alivia las preocupaciones. Durante el breve debut del guardabosques de los Yankees en 2023, un desafío notable fue su tendencia a perseguir y fallar los cambios. Dada su constante tasa de paseos del 11% en las ligas menores, las dificultades en las grandes ligas probablemente se deban a los nervios, y se espera que su verdadero nivel de habilidad se alinee con su consistencia anterior.

Sin embargo, incluso con un bateo y una potencia supuestamente medios, el éxito de Wells depende de que mantenga su papel detrás del plato. Una lesión en el hombro en la escuela secundaria afectó su capacidad para expulsar corredores, lo que resultó en una tasa de éxito del 82% para los corredores contra el prospecto de los Yankees en los profesionales. Aunque sus tiempos de salto son razonables, su inconsistente juego de pies le lleva a menudo a realizar lanzamientos imprecisos.

A pesar de estas dificultades, Wells ha mostrado un progreso encomiable en la recepción y el bloqueo. Sus manos por debajo de la media y su limitada movilidad lateral no han impedido su crecimiento, en parte debido a su postura con una sola rodilla. El escepticismo sobre su futuro como receptor ha disminuido, sustituido por un nuevo optimismo.

La estrategia de los Yankees de llevar tres receptores podría resultar ventajosa para Wells. Esto le permite atrapar a lanzadores expertos en retener corredores y, al mismo tiempo, asegurarse un puesto en el jardín izquierdo (una posición en la que hizo sus pinitos durante la universidad). Este enfoque facilita su transición a la defensa de las grandes ligas al tiempo que maximiza las contribuciones ofensivas. Lo ideal sería que sus habilidades de lanzamiento mejoraran lo suficiente como para que se convirtiera en el receptor principal en un futuro próximo.

El viaje de Austin Wells consiste en vencer las dudas y liberar el potencial. Aunque puede que no sea el producto acabado, su talento en bruto es innegable, y el progreso que ha hecho el prospecto de los Yankees es prometedor. El futuro parece brillante para esta joya en bruto, y si su trayectoria actual persiste, el Bronx podría ser pronto testigo de un receptor que deslumbra con su bate y sorprende con su guante.

Jasson Domínguez: el central en la encrucijada de la rehabilitación

El novato sensación de los Yankees, Jasson Dominguez
hdndeportes
Firmado: Periodo del 2 de julio de 2019 desde República Dominicana (NYY)
Edad20.9Altura5′ 9″Peso220Murciélago / ThrS / RFV50
Grados de las herramientas (presente/futuro)
HitPotencia brutaPoder de juegoEjecutarFieldingLanzar    
30/4060/6055/6060/5040/4555    

Jasson Domínguez, a menudo aclamado como el “Zion Williamson del béisbol”, irrumpió en la escena del béisbol en 2019 con una impresionante etiqueta de precio de 5,1 millones de dólares y herramientas tan notables como su físico. Este jardinero central de los Yankees, dotado de una gran velocidad y una potencia prodigiosa, parecido a una versión de 16 años de Mike Trout, hizo que los ojeadores se preguntaran sobre su futuro físico, algo parecido a la exageración que rodea a Zion. La pandemia añadió una capa extra de incertidumbre a su desarrollo, un reto habitual para los prospectos de alto riesgo como él.

A pesar de las dificultades iniciales en 2021, sobre todo con el contacto, el ascenso de Domínguez fue rápido. El jugador en ciernes de los Yankees pasó por las ligas menores y llegó a las grandes ligas a los 20 años, donde exhibió su potencia característica en un periodo de ocho partidos antes de sufrir un desafortunado contratiempo: una rotura del ligamento cruzado anterior que le obligó a someterse a una operación Tommy John a finales de septiembre. Con una rehabilitación de nueve a diez meses por delante, su regreso está previsto para junio o julio de 2024.

La fuerza motriz del estatus de prospecto de Domínguez es su formidable potencia. Posee una fuerza y una velocidad de bateo excepcionales para su edad, potencialmente suficientes para eclipsar otras carencias. Sin embargo, persisten los interrogantes. La defensa del jardinero prospecto de los Yankees carece de fluidez y pulido, y su habilidad para hacer contacto consistentemente, desde cualquier lado del plato, requiere refinamiento.

Predecir su trayectoria futura es todo un reto. Si bien es habitual proyectar con confianza la potencia de otros jóvenes de 20 años, la estructura completamente desarrollada de Domínguez da que pensar. El grueso sugiere una posible disminución a corto plazo de la velocidad de pies del prospecto de los Yankees. Para convertirse en un verdadero jugador de impacto, hay que hacer hincapié en sus instintos de jardinero central o en su capacidad para establecer un contacto constante. Dada su escasa experiencia en el béisbol profesional, lo primero parece más prudente.

Durante su rehabilitación Tommy John, será crucial mantener un físico delgado y ágil. Preservar el atletismo del prospecto de los Yankees ofrece una mejor oportunidad de retener una posición defensiva de primera, donde su conjunto de habilidades de “poder sobre golpe” puede realmente brillar. Puede que el camino de Domínguez esté sembrado de posibles retos, pero su innegable talento permanece. El viaje de rehabilitación que tiene por delante será su crisol, y determinará la trayectoria de esta potente promesa hacia el estrellato potencial en las Grandes Ligas de Béisbol.

Roderick Arias: Un puzzle de potencia

Roderick Arias, prospecto de los Yankees, es considerado el próximo fenómeno.
instagram-roderick.arias.109
Firmado: Período Internacional de Firmas, 2022 de República Dominicana (NYY)
Edad19.3Altura6′ 0″Peso190Murciélago / ThrS / RFV50
Grados de las herramientas (presente/futuro)
HitPotencia brutaPoder de juegoEjecutarFieldingLanzar    
20/4050/6025/6050/5045/6060    

En 2022, Roderick Arias vivió un debut de pesadilla en la Liga de Verano dominicana. Como fichado en enero con un contrato de 4 millones de dólares, el prospecto de los Yankees pasó apuros, logrando sólo una media de 0,194 con una tasa de strikeout superior al 30%, lastrado por una persistente lesión en la mano. En 2023, la historia dio un giro. Antes de que un dedo roto interrumpiera su progresión, Arias mostró un rendimiento transformado, con una notable línea de .267/.423/.505 en 27 partidos.

El Arias de aquella época surgió como un potente jugador de campo corto en ciernes, con una herramienta de bateo que necesitaba perfeccionarse. Bateó con la intensidad de un bateador motivado por la venganza, y cada uno de sus golpes iba dirigido al territorio del grand slam. Este enfoque agresivo alimentó su impresionante velocidad de bateo, convirtiéndole en una amenaza constante para lanzar potentes golpes cada vez que hacía contacto.

Desde el punto de vista defensivo, el jugador en ciernes de los Yankees se desenvolvió a las mil maravillas en el puesto de shortstop, exhibiendo habilidades acrobáticas combinadas con un brazo de cañón. Estos atributos, junto con su potencia bruta, le sitúan como candidato al estrellato, aunque su enfoque reacio al contacto puede dar lugar a un notable número de strikeouts.

Su swing refleja las características típicas de un bateador zurdo que favorece los lanzamientos bajos (con mínimas incursiones en territorio diestro en 2023). Esto le expone a los retos de las bolas rápidas ascendentes en la mitad superior de la zona. Sin embargo, dada su escasa experiencia profesional y sus contratiempos con las lesiones, hay margen para ajustes. Con el tiempo y las repeticiones de los partidos, su herramienta de golpeo puede perfeccionarse, lo que podría limar las asperezas de su juego.

Es de esperar que la trayectoria de Arias sea similar a la de Ronny Mauricio, otro campocorto de gran envergadura, bateador de cambio, con potencia e inclinación por los strikeouts. Sin embargo, Arias aporta una capa adicional de intriga al rompecabezas con su potencial de brillantez defensiva. La pregunta que se plantea es si podrá mejorar su control del bate y trasladar su destreza defensiva a las Grandes Ligas. Sólo el tiempo revelará las respuestas, pero una certeza permanece: Roderick Arias se erige como un poderoso prospecto, listo para escribir un apasionante capítulo en el futuro de los Yankees.

Chase Hampton: De velocista dormilón a Voltron de la velocidad

El lanzador prospecto de los Yankees, Chase Hampton, en su campo de entrenamiento en Tampa en 2023.
chase_hampton3
Reclutado: 6ª ronda, 2022 de Texas Tech (NYY)
Edad22.4Altura6′ 2″Peso225Murciélago / ThrR / RFV50
Grados de las herramientas (presente/futuro)
Bola rápidaDeslizadorBola curvaCambioCortadorComandoSillas/Tops   
55/6055/6055/6030/3040/4540/4592-96 / 97   

¿Recuerdas a Chase Hampton, la sensación de segundo año de Lubbock, cuya bola rápida de tres dígitos ponchaba a los bateadores con un fervor casi sobrenatural? ¿El mismo individuo que aparentemente desapareció después del draft, sólo para resurgir en los entrenamientos de primavera de las grandes ligas, continuando lanzando calor abrasador? Sí, es él, y la emocionante noticia es que el prospecto de los Yankees no ha perdido ni un paso.

En la temporada reciente, Hampton lanzó una bola rápida de 93-96 mph que dejó a los bateadores de la Sally League totalmente perplejos (una asombrosa tasa de K del 40,5%, para ser exactos). Fue como si el prospecto de los Yankees hubiera acumulado las entradas de su carrera anterior de una sola vez, solidificando el hecho de que su nueva velocidad no era una ilusión pasajera. Sin embargo, su viaje no estuvo exento de dificultades. La segunda mitad en Somerset, en la categoría Doble A, fue testigo de algunos contratiempos: su dominio flaqueó, la acción del brazo se volvió errática y los paseos empezaron a acumularse. Sin embargo, para un lanzador que básicamente lanza con los ojos vendados y con un lanzamiento relativamente largo, mantener ese calor durante 106,2 entradas es innegablemente impresionante.

Mientras que la acción del brazo de Hampton podría sugerir un futuro como lanzador de relevo, su bola rápida opera con una mente propia. Asciende por la escalera con vida propia, disminuyendo la necesidad de una precisión milimétrica crucial para la supervivencia de un starter. El prospecto de los Yankees puede apuntar consistentemente a la mitad superior de la zona, reforzando su proyección como titular. Sin embargo, la bola rápida es sólo un elemento del arsenal de tres lanzamientos de Hampton. Junto a ella está su bola curva de 12 a 6, un arma devastadora con un inmenso potencial, y un deslizador de dos planos a mediados de los 80 que se mueve con gracia, metafóricamente bailando como un hada de azúcar. Cuando se combinan, estos tres lanzamientos no sólo molestan a los bateadores durante los encuentros posteriores, sino que también los preparan estratégicamente para el remate de alta velocidad que los deja balanceándose en la siguiente semana.

Por supuesto, persiste un rastro de riesgo. El lanzamiento consistente de Hampton ha sido un desarrollo relativamente reciente en su carrera, similar a un viaje de Clarke Schmidt para encontrar su equilibrio en la rotación. Sin embargo, la bola rápida del prospecto de los Yankees actúa como un mago, capaz de ocultar ocasionales contratiempos de mando. Es como la cinta invisible para mecánicos tambaleantes.

Este virtuoso de la velocidad está listo para convertirse en un titular de rotación media para un contendiente, con un debut potencial esperado en la segunda mitad de 2024. Así que no pierdas de vista a Chase Hampton, el prodigioso velocista que ha despertado su infierno interior y está abriendo un camino directo al Bronx.

Will Warren: De no seleccionado a aspirante al primer puesto

will-warren-new-york-yankees
X-@HoodieGleyber
Seleccionado: 8ª ronda, 2021 de Southeastern Louisiana (NYY)
Edad24.5Altura6′ 2″Peso200Murciélago / ThrR / RFV50
Grados de las herramientas (presente/futuro)
Bola rápidaDeslizadorBola curvaCambioCortadorComandoSillas/Tops   
55/5570/7040/4040/5050/5045/5092-95 / 97   

El viaje de Will Warren al Bronx no ha sido ni mucho menos un camino lineal. Durante sus años universitarios, osciló entre el bullpen y la rotación, y el draft de 2020 llegó y pasó sin que sonara su nombre. Sin embargo, Warren poseía un hambre insaciable de éxito. En 2021, se hizo con el puesto de titular, impresionando a los escépticos con una temporada sobresaliente, a pesar de manejar una bola rápida relativamente modesta. Al igual que un lanzador que perfecciona su bola curva, la trayectoria de Warren tomó su propia curva ascendente.

Tras el draft de 2021, los Yankees le apartaron temporalmente, y cuando regresó en 2022, había experimentado una notable transformación. Una nueva adición a su arsenal -una bola de ruptura endiablada- acompañó a una bola rápida renovada, que ahora alcanza velocidades en torno a las 90-91 mph. No se trató de un repunte fugaz; Warren mantuvo este rendimiento mejorado durante dos temporadas en Somerset y Scranton.

Esto plantea una pregunta crucial: ¿quién merece una oportunidad en la rotación de los Yankees de 2024? Mientras que jugadores como Luis Gil y Clayton Beeter ocupan codiciados puestos en la lista de 40 hombres, hay un creciente murmullo que sugiere: “No subestimes a Warren”. Su historial de golpes consistentes y su reciente buena salud lo posicionan como una sorpresa potencial para el Día Inaugural.

Es cierto que la mecánica de Warren puede parecerse más a un caótico concierto de rock que a un elegante ballet. Puede que su entrega cruzada y su movimiento de cabeza carezcan de la delicadeza de un libro de texto. Sin embargo, es innegable que funcionan. Durante tres años, con entradas de 90 a 130, Warren ha florecido, demostrando que su estilo poco ortodoxo puede dar resultados poéticos en el montículo.

Su arsenal incluye cinco lanzamientos, cada uno de ellos un arma formidable por derecho propio. Entre sus lanzamientos destacan su potente sinker, que en ocasiones coquetea con las 95 mph, y su deslizador de barrido, con un movimiento que recuerda al de Blake Treinen. Estos lanzamientos pintan diversas esquinas de la zona de strike, dejando a los bateadores frustrados y desequilibrados. En 2023, el slider de Warren generó una impresionante tasa de swing-strike del 20%, mientras que su sinker indujo una tasa de groundball del 67%.

Además, el prospecto de los Yankees despliega una bola rápida de cuatro costuras, un lanzamiento de persecución ascendente y un cortador superior a los 80s, que se ha convertido en su arma preferida contra los bateadores zurdos, reemplazando al menos efectivo changeup. Aunque el cambio es prometedor, con algunos cortes que se asemejan a formas de splitter, hay espacio para un mayor refinamiento. La adición de un verdadero splitter, un arma de swing-and-miss contra zurdos, podría completar su arsenal.

Incluso sin él, Warren ya exhibe versatilidad con sus lanzamientos. Su repertorio se asemeja al de Joe Musgrove (aunque con un comando ligeramente menos preciso) y, al igual que Musgrove, el prospecto de los Yankees tiene el perfil de un titular de rotación media listo para las Grandes Ligas.

El relato de Will Warren es el de una superación inquebrantable, que demuestra agallas y capacidad de adaptación. No se sorprenda si el día de la inauguración, este tapado saca a relucir su as interior, demostrando que, a veces, las melodías más bellas emanan de los instrumentos más inesperados.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Fuente: Fangraphs

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.