Los fans de los Yankees ansían números, pero el legado de Aaron Judge debe incluir la gloria dinástica

Yankees captain Aaron Judge
NYY
Inna Zeyger
sábado marzo 23, 2024

Aaron Boone, entrenador de los Yankees de Nueva York, se deshace en elogios hacia las estrellas retiradas que se han incorporado como entrenadores al campamento de entrenamiento de primavera del equipo. Esta apreciación tiene su origen en los propios antecedentes de Boone. Como hombre de béisbol de tercera generación, con un linaje familiar rico en experiencia en las grandes ligas, Boone siente un profundo respeto por la historia y las tradiciones del juego.

Más allá de su estatus icónico, Boone reconoce el significativo impacto que estas estrellas aportan al Steinbrenner Field. Willie Randolph, Ron Guidry, Andy Pettitte, Bernie Williams y CC Sabathia son algo más que nombres legendarios. Participan activamente en la formación de los jóvenes talentos de los Yankees.

A pesar de su edad (Randolph tiene 69 años y Guidry 73), su entusiasmo es contagioso. Estos entrenadores no son meras figuras simbólicas: su vasta experiencia y sabiduría aportan un valor tangible. Su presencia crea un entorno de aprendizaje único para los jugadores de los Yankees, fomentando una conexión entre las glorias pasadas y las aspiraciones futuras.

La presencia de estas estrellas retiradas trasciende las meras funciones de entrenador. Encarnan el legado histórico de los Yankees, habiendo desempeñado papeles fundamentales en las victorias de los campeonatos. Esta experiencia compartida les conecta no sólo con los triunfos pasados de la organización, sino también con los corazones de la afición.

Aaron Judge, estrella de los Yankees, sostiene un trofeo
Sarah Stier

Sus aportaciones van más allá de un guiño nostálgico al pasado. Ofrecen una perspectiva inestimable, ya que han atravesado personalmente el duro camino de la temporada regular hasta los eufóricos desfiles de la victoria por el Cañón de los Héroes. Este conocimiento de primera mano proporciona una perspectiva única que beneficia a los jóvenes jugadores cuando se embarcan en sus propios viajes.

En la organización de los Yankees, un anillo de campeón de las Series Mundiales tiene un peso inmenso. Sin embargo, no todas las leyendas grabadas en la historia de los Yankees ostentan este prestigioso número. Don Mattingly, cuyo emblemático número 23 está retirado en el Yankee Stadium, es un buen ejemplo. A pesar de que nunca ganó una Serie Mundial con el equipo, su dedicación y talento le hicieron ganarse un lugar en el corazón de los aficionados, solidificando el duradero vínculo entre los Yankees y sus fieles seguidores. Mattingly nos recuerda que el impacto puede ir más allá de los anillos de campeón, y que el verdadero aprecio proviene de la contribución de un jugador al legado general del equipo.

El peso de la historia de los Yankees recae sobre los hombros de Aaron Judge, que continúa su ascenso hacia el estrellato. Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que Judge se uniera a la legendaria compañía de Babe Ruth, Lou Gehrig, Joe DiMaggio, Yogi Berra, Mickey Mantle y Derek Jeter, el entrenador Aaron Boone no dudó en reconocer los impresionantes logros de Judge: Novato del Año, MVP y el récord de 62 jonrones que batió en 2022. Sin embargo, Boone también hizo hincapié en la pieza crítica que faltaba: un campeonato de las Series Mundiales.

Aaron Judge, capitán de los Yankees, en el Oriole Park de Camden Yards en agosto de 2023.
NYY

En los salones sagrados de la organización de los Yankees, lo más importante es ganar un título. Sus inigualables 27 victorias en las Series Mundiales empequeñecen incluso el número de sus camisetas retiradas, lo que significa la inmensa importancia que se da a la gloria del campeonato. Para que Judge consolide realmente su lugar en el panteón de los grandes de los Yankees, tendrá que imitar el liderazgo y el éxito de Derek Jeter, un capitán que llevó al equipo a ganar varias Series Mundiales. Don Mattingly, otra leyenda venerada de los Yankees, nunca consiguió un anillo de campeón durante su mandato, y su legado, aunque significativo, no alcanza el pedestal de campeón al que aspira Judge.

El camino hacia la inmortalidad de los Yankees no sólo está pavimentado con estadísticas impresionantes, sino también con el codiciado trofeo de las Series Mundiales. El talento y la dedicación de Judge son innegables, pero grabar su nombre de forma permanente en la historia de los Yankees depende de que consiga repetir los triunfos en los campeonatos de los grandes que le precedieron.

Boone se mostró optimista sobre el potencial de Judge para acumular estadísticas impresionantes comparables a las de los grandes de todos los tiempos, siempre que mantenga una buena salud y longevidad en los próximos años. Sin embargo, Boone hizo hincapié en la importancia de dar prioridad a las victorias en el campeonato para consolidar realmente el legado de Judge.

El júbilo que rodeó la temporada 2017 parece un recuerdo lejano para los Yankees de Nueva York. En el año de debut de Aaron Judge, el equipo llegó a un emocionante séptimo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, pero se quedó a las puertas contra los Astros de Houston. El escándalo del robo de fichajes de los Astros, revelado más tarde, arrojó una oscura sombra sobre esa derrota.

Aaron Judge firma autógrafos para los aficionados de los Yankees en el Yankee Stadium el 22 de septiembre de 2023.
eljuez44

Esa campaña de 2017 se vio impulsada por una oleada de jóvenes talentos. Judge, junto con Greg Bird, Gary Sánchez y Luis Severino, formaban un núcleo prometedor, con Gleyber Torres en el horizonte. Sin embargo, esta promesa inicial no se ha traducido en un éxito sostenido. Si echamos un vistazo a la plantilla actual, sólo Judge (que cumplirá 32 años en abril) y Torres (en el último año de su contrato) permanecen de aquel emocionante grupo.

En lugar de ser un peldaño hacia el éxito sostenido, la temporada 2017 se erige ahora como el punto más alto de los Yankees desde su victoria en las Series Mundiales de 2009. Sus posteriores apariciones en los playoffs se han saldado con decepciones: otra derrota en la ALCS ante los Astros en 2019 (seis partidos) y una desmoralizadora barrida en 2022. La ausencia total de los playoffs el año pasado fue un nuevo golpe, alimentado en parte por la ausencia de ocho semanas de Judge debido a una extraña lesión en un dedo del pie. Su capacidad ofensiva se echó mucho de menos, ya que el equipo no conseguía anotar carreras de forma constante.

El peso de estos recientes contratiempos añade urgencia a la actual búsqueda de los Yankees de otro campeonato. Podrán recuperar la magia de 2017 y traducir su joven talento en un éxito sostenido? Sólo el tiempo lo dirá, pero Judge y los Yankees tienen la presión de reescribir la historia y conseguir el ansiado título de las Series Mundiales.

Los Yankees confían en Soto y en los jóvenes talentos

Los sluggers estrella Aaron Judge y Juan Soto charlan durante el entrenamiento de primavera de los Yankees 2024 en Tampa, FL.
X-NYY

El camino de los Yankees de Nueva York hacia el campeonato parece tener varios frentes. Un elemento clave es la discutida adquisición del bateador Juan Soto. Se espera que su llegada refuerce significativamente el ataque del equipo, con proyecciones de un dúo de potentes bateadores que recuerdan a Mookie Betts y Freddie Freeman. La temporada pasada, este dúo dinámico de los Dodgers de Los Ángeles terminó segundo y tercero, respectivamente, en la carrera por el MVP de la Liga Nacional, al tiempo que condujo a su equipo a una dominante temporada de 100 victorias.

El impacto de la llegada de Soto va más allá de añadir otro bate. Se prevé que cree un efecto dominó dentro de la alineación. Aaron Judge, actualmente el líder ofensivo indiscutible del equipo, podría encontrarse asentado en el tercer puesto del orden de bateo de forma más consistente, una posición que no ha ocupado regularmente desde 2021. Además, con una alineación más potente en general, Judge podría volver a jugar en el centro del campo más a menudo, de forma similar a su actuación de calibre MVP en 2022. Este cambio estratégico potenciaría sus habilidades defensivas al tiempo que capitalizaría su destreza ofensiva.

Los Yankees también tienen puestas muchas esperanzas en el resurgimiento de jugadores consagrados que han luchado contra las lesiones o la irregularidad, junto con la aparición de jóvenes talentos como Anthony Volpe y Austin Wells. Esta combinación de una estrella probada en Soto, un núcleo revitalizado y unas prometedoras perspectivas pinta un panorama prometedor para las futuras aspiraciones de campeonato de los Yankees.

Aaron-Judge-Anthony-Volpe-new-york-yankees
X-@Eriy_bear16

Judge comentó que tendrían que esperar a ver si Soto podía contribuir a su mejor temporada, expresando su creencia de que su mejor temporada sería cuando estuvieran levantando el trofeo.

Aaron Judge es plenamente consciente de la situación. Aunque persisten las dudas sobre su edad, su historial de lesiones y su adaptación a los intensos focos neoyorquinos, no se puede negar el enorme talento que le rodea. Esta talentosa lista ofrece a Judge la oportunidad de alcanzar logros monumentales.

Por ejemplo, si consigue 43 jonrones en una sola temporada, el total de su carrera se dispararía a 300. Este logro lo colocaría por delante de leyendas retiradas como Jeter, Posada y Williams, todos con camisetas retiradas, y consolidaría su lugar como el séptimo máximo bateador de jonrones en la historia de los Yankees. Además, alcanzar los 300 jonrones probablemente le consolidaría como el tercer jugador de todos los tiempos de los Yankees en porcentaje de bateo, sólo por detrás de las míticas figuras de Babe Ruth y Lou Gehrig. Incluso iconos como Joe DiMaggio y Mickey Mantle estarían por detrás de él en esta categoría.

Es innegable que Judge se ha hecho un hueco entre la prestigiosa compañía de leyendas de los Yankees. Destaca en numerosos aspectos del juego. Sin embargo, la validación definitiva en el Bronx, un anillo de campeón de las Series Mundiales, sigue siendo esquiva.

Judge expresó su dedicación al objetivo final del equipo, afirmando que su presencia tenía como objetivo ganarlo todo. Subrayó que su motivación procedía del deseo de devolver un campeonato a la ciudad y al equipo. Según él, este objetivo común era lo que le impulsaba cada día, ya fuera durante la temporada o en la pretemporada. Señaló que, aunque había pasado tiempo desde la última vez que alcanzaron ese pináculo, creía que las incorporaciones realizadas al equipo, incluidos los cambios en el cuerpo técnico y los jugadores incorporados, les estaban haciendo avanzar en la dirección correcta para lograr su objetivo final de convertirse en campeones.

De hecho, como miembro de los Yankees, ser fundamental para el equipo que ganó el último campeonato es el estándar por el que se evalúan todas las leyendas.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.