El renacimiento del aura del Yankee Stadium se ve traicionado por la mediocre actuación de los Yankees

Juan Soto and Aaron Judge are together during the Yankees home opener against the Blue Jays at Yankee Stadium on April 5, 2024.

La esperanza floreció en el Yankee Stadium durante las últimas entradas. Con un puñado de jóvenes aficionados de los Yankees todavía pegados a la acción, un jadeo colectivo de anticipación llenó el aire cuando Alex Verdugo conectó con el bate. Sus ojos siguieron la pelota que se elevaba hacia el cielo crepuscular, una escena que recordaba a una película de béisbol.

Pero el rugido de una remontada triunfal nunca se materializó. El sueño de los Yankees de empatar el partido y electrizar a los 47.812 espectadores restantes se evaporó, dejando sólo el aguijón de una derrota por 3-0 ante los Blue Jays, a pesar de una actuación magistral del lanzador inicial Marcus Stroman.

En lugar de eso, los aficionados de los Yankees fueron testigos de cómo el equipo acababa con una blanqueada en su estreno en casa por primera vez desde 1967. El seleccionador Aaron Boone describió acertadamente la decepción:

“La muchedumbre estaba preparada, lista para estallar”, dijo. “Pero nunca pudimos poner en marcha la ofensiva para realmente volar el techo”.

Aaron Judge admitió: “No son los resultados que queríamos, no les dimos mucho por lo que alegrarse”.

La ofensiva de los Yankees enmudece y rompe el corazón de los aficionados

new-york-yankees-stadium
X-NYY

Esta derrota sirve de crudo recordatorio de la precaria naturaleza del béisbol. Hasta ahora, la temporada de los Yankees puede definirse con una sencilla ecuación: carreras anotadas igual a victorias (récord de 6-0 con carreras, 0-2 sin ellas). Su incapacidad para generar ataque esta noche, especialmente contra Yusei Kikuchi en la crucial novena entrada, supuso su perdición. Aunque es demasiado pronto para que cunda el pánico, esta victoria, la segunda de la joven temporada, es una tendencia que vale la pena seguir a medida que el equipo progresa.

A pesar de una multitud hambrienta lista para estallar en vítores, los bates de los Yankees de Nueva York permanecieron frustrantemente silenciosos en su reciente derrota. El entrenador Aaron Boone reconoció que el ambiente era electrizante, pero admitió que el equipo no pudo aprovecharlo, al no ofrecer el tipo de actuación que realmente llena de energía a los aficionados. El bateador estrella Aaron Judge se hizo eco del sentimiento de Boone, expresando su decepción porque el equipo no dio a los aficionados ni siquiera una mínima opción ofensiva para celebrar.

Una decisión concreta de Boone en la séptima entrada suscitó cierto debate entre los aficionados de los Yankees. Con dos outs y Alex Verdugo dibujando una caminata del relevista zurdo Génesis Cabrera, el manager de Toronto John Schneider contraatacó con el relevista diestro Trevor Richards. Esto parecía una gran oportunidad para Boone para desplegar un pinch-hitter como el zurdo Oswaldo Cabrera contra Jon Berti, potencialmente seguido por la sustitución de receptor José Treviño con otro zurdo en Austin Wells. Sin embargo, Boone optó por seguir con Berti, que se retiró, y Trevino, que se ponchó al comienzo de la octava.

Tras el partido, Boone se refirió directamente a esta elección, aclarando que no consideró la posibilidad de jugar con un zurdo contra Richards.

“No”, afirmó Boone definitivamente. “No contra Richards”. Esta explicación dejó a algunos aficionados rascándose la cabeza, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades históricas de Richards contra los bateadores zurdos.

La incapacidad de los Yankees para generar ataque y la cuestionable toma de decisiones de Boone se combinaron para apagar los ánimos tanto del equipo como de los aficionados. A medida que avance la temporada, los Yankees tendrán que encontrar la forma de encender sus bates y hacer un mejor uso de sus opciones estratégicas para enganchar de verdad a su fiel afición.

Aunque los analistas analizarán con lupa cada jugada y cada decisión de los entrenadores, lo más significativo de la jornada inaugural en el Yankee Stadium fue el electrizante ambiente. El Bronx bullía con una energía que es sinónimo del corazón del béisbol, un marcado contraste con las últimas temporadas.

Aaron Judge durante el Yankees vs. Toronto Blue Jays, el 6 de abril de 2024.
AP

El impresionante récord de 6-1 de los Yankees al entrar en el partido alimentó sin duda el entusiasmo. Incluso antes del primer lanzamiento, el público dio una entusiasta bienvenida al nuevo lanzador Marcus Stroman cuando se dirigía al bullpen. Stroman, visiblemente alimentado por la energía, agradeció enfáticamente los vítores.

Pero el verdadero momento culminante llegó durante la presentación de los jugadores. Cuando el nombre de Juan Soto resonó en el estadio, provocó una estruendosa erupción. Soto correspondió al cariño con una teatral muestra de agradecimiento, agitando los brazos, inclinando la gorra y haciendo una profunda reverencia a los fans que le adoraban.

A pesar de que no bateó (0 de 4) y se mostró frustrado tras poncharse en el octavo, Soto, al igual que Stroman, pareció disfrutar de cada momento de su debut en casa. En una época en la que algunos luchan contra la olla a presión que es Nueva York, ambos jugadores se lanzaron de cabeza al fervoroso espíritu.

Stroman confesó que luchaba contra la ansiedad y que no había comido ni la noche anterior ni por la mañana. Sin embargo, el apoyo abrumador de la afición local cambió por completo su estado de ánimo, poniendo de relieve el profundo impacto de sentirse valorado por los aficionados.

Del mismo modo, Soto describió el apoyo de los aficionados como una fuerza positiva e ilusionante, reconociendo su potencial para influir en el rendimiento del equipo.

Puede que el resultado final no fuera el que todos esperaban, pero la energía palpable y la renovada vitalidad del Yankee Stadium marcaron el regreso triunfal del emblemático estadio. Incluso en la derrota, el estadio recuperó su estatus de meca del béisbol, preparando el escenario para una emocionante temporada llena de victorias y momentos inolvidables.

El estadio de los Yankees impide las carreras, pero no a los aficionados enérgicos

El estreno en casa de los Yankees de Nueva York no fue el regreso triunfal que los aficionados habían imaginado. Aunque la jornada no estuvo exenta de incidentes -un terremoto de magnitud 4,8 sacudió el Yankee Stadium durante la práctica de bateo (algunos lo notaron, otros no lo notaron)-, al final terminó con una decepcionante derrota por 3-0 ante los Toronto Blue Jays.

Esta eliminación marcó un marcado contraste con las actuaciones habituales de los Yankees en los partidos inaugurales en casa, especialmente las de los equipos dominantes de las décadas de 1950 y 1960. De hecho, la última vez que los Yankees se quedaron fuera el día de la inauguración en el Yankee Stadium fue en 1967, cuando se enfrentaron a los Boston Red Sox durante su memorable temporada del “Sueño Imposible”. Irónicamente, en ese partido los Red Sox vieron debutar a un joven lanzador llamado Billy Rohr, que coqueteó con el no-hitter, quedándose a un out.

A pesar de los ánimos decaídos, la jornada no estuvo exenta de puntos brillantes. El nuevo lanzador titular, Marcus Stroman, aprovechó el entusiasta ambiente previo al partido, animando a los aficionados y realizando seis entradas estelares en el montículo. Sin embargo, sus esfuerzos se vieron ensombrecidos por la falta de producción ofensiva del equipo. Es la segunda vez en ocho partidos que los Yankees no consiguen anotar, lo que pone de relieve un aspecto que requiere atención inmediata.

Aunque la derrota fue dolorosa, el estreno en casa también supuso un nuevo capítulo para los Yankees. La energía en el estadio, alimentada por el entusiasmo de Stroman y la promesa de una nueva temporada, dejó entrever lo que está por venir. El equipo tendrá que resolver rápidamente sus problemas ofensivos si quiere aprovechar este impulso y evitar que se repitan los problemas de la temporada pasada.

Juan Soto abraza a los aficionados, pero tiene problemas con el plato

Juan Soto se inclina ante los aficionados durante su primer partido con los Yankees en el Yankee Stadium el 5 de abril de 2024.
NYY

Juan Soto siguió siendo el centro de atención de la noche, tanto por la canción que eligió (New York State of Mind, de Jay-Z) como por su espectacular reverencia a la grada del jardín derecho durante la presentación de los jugadores.

“Es genial”, dijo Soto, reconociendo el afecto de los aficionados. “Hay mucho amor yendo y viniendo”.

Este despliegue de personalidad contrastaba con los Yankees del pasado, que confiaban más en la música alta que en el carisma de los jugadores. Soto y Stroman, de este modo, insuflaron nueva vida a la rutina previa al partido, inyectando emoción a los aficionados.

Sin embargo, a pesar de la expectación inicial, el rendimiento de Soto en el campo no fue el esperado. Se fue sin hit (0 de 4) con dos ponches, extendiendo su mala racha a 1 de 16 después de su electrizante serie contra Houston.

La frustración de Soto se hizo evidente en la octava entrada, cuando lanzó su bate y su casco tras un tercer strike. Más tarde, Soto reconoció el peso de la expectación. Expresó su decepción por no haber podido cumplir con los aficionados y llevar la energía del equipo al siguiente nivel. También admitió tener problemas ocasionales para controlar sus emociones, a pesar de esforzarse por mantener la compostura en situaciones de gran presión.

Stroman brilla pero sus compañeros le fallan

Aunque los bates de los Yankees se enfriaron, hubo puntos brillantes que recoger de la salida de Marcus Stroman. Stroman continuó con su impresionante racha, sin permitir aún una carrera en sus primeras 12 entradas. Su habilidad para realizar grandes lanzamientos bajo presión brilló con luz propia, ya que logró cinco ponches en momentos clave. Haciendo honor a su reputación de especialista en bolas de tierra, también forzó siete “groundouts”, mostrando su control y capacidad para limitar las bolas duras.

Aaron Judge alabó la actuación de Stroman, especialmente su capacidad para sortear situaciones difíciles con lanzamientos decisivos. Elogió el planteamiento y la preparación de Stroman, destacando su regularidad en las salidas. Sin embargo, Judge también reconoció la falta de apoyo ofensivo del equipo a Stroman en este partido en particular.

A pesar de la derrota en la jornada inaugural, es importante recordar que se trata sólo de un partido en una larga temporada con grandes esperanzas. Aunque sin duda habrá noches en las que bateadores clave como Soto, Judge y Stanton tengan problemas, se desperdicien oportunidades de anotar y ningún corredor llegue siquiera a la tercera base, es de esperar que sean la excepción, no la regla, teniendo en cuenta el impresionante viaje de 6-1 de los Yankees hasta este partido, un viaje que mostró una nueva resistencia en las últimas entradas que faltaba el año pasado.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.