¿El estricto código de etiqueta de los Yankees aleja a los mejores talentos?

The Yankees chase for 3x All-Star closer Brian Wilson fell through in 2013 as he refused to shave off his beard.
John Allen
martes diciembre 19, 2023

Hace unos días, el ex jardinero de los Yankees Cameron Maybin afirmó que los Yankees podrían ser más atractivos para los mejores talentos del béisbol si se deshicieran de su código de apariencia. Maybin expresó en X que la “estricta” política de vello facial de los Yankees ha sido un elemento disuasorio para los jugadores.

Mencionó que muchos jugadores consideran esta norma anticuada y la ven de forma negativa, por lo que creen que prescindir de ella, especialmente ahora que el calendario se acerca a 2024, aumentaría el atractivo del equipo. Maybin aclaró que su punto de vista procedía de conversaciones y experiencias personales durante su etapa como jugador de la liga.

Andrew McCutchen, ex MVP y jardinero de los Piratas de Pittsburgh, coincide con la perspectiva de Maybin. McCutchen jugó brevemente 25 partidos con los Yankees en 2018.

McCutchen expresó su punto de vista en el podcast “The Sports Bubble” con Jensen Karp en 2020, afirmando que creía que la norma restaba individualismo a los jugadores y a las personas. Mencionó que los jugadores se expresan de diversas maneras y consideró que la norma restringía esa expresión individual.

Hasta qué punto el código facial de los Yankees afecta a los jugadores

La antigua norma que prohíbe a los jugadores de los New York Yankees llevar barba o el pelo por debajo del cuello fue establecida por el difunto propietario, George Steinbrenner, al adquirir el equipo en 1973. Esta política permite el bigote, pero obliga a afeitarse la barba, como demuestra el reciente traspaso del jardinero Alex Verdugo, de los Medias Rojas de Boston, que deberá cumplir las normas de aseo de los Yankees.

Poco después de que los Yankees de Nueva York adquirieran a Juan Soto tras un exitoso intercambio con San Diego, su nuevo bateador apareció en Zoom luciendo un aspecto pulido. Sus mejillas estaban libres de barba incipiente y llevaba el pelo bien recortado, sin que se le escapara ni un rizo bajo la gorra de los Yankees recién adornada.

Pero este nivel de presentación no siempre está garantizado para las nuevas incorporaciones del club, ya que muchos jugadores suelen necesitar algunos ajustes de aseo a su llegada. Muchos tienen que enfrentarse a una decisión exclusiva de los Yankees: ajustarse a la prohibición de barba y pelo largo que rige desde hace tiempo en el equipo o arriesgarse a encontrarse en el banquillo.

Alex Verdugo antes y después de su traspaso a los Yankees.
X-@MLB

Los Yankees, conocidos por no tener nombres de jugadores en la parte posterior de sus camisetas, siguen manteniendo una política de aparición establecida por un propietario que falleció en 2010. Esta adhesión a la tradición les diferencia de otros equipos. Sin embargo, en una época en la que el vello facial está ampliamente aceptado, incluso en entornos corporativos, las estrictas normas de aseo del equipo han llevado a un antiguo yanqui a especular abiertamente sobre el posible impacto en la capacidad del equipo para atraer a nuevos jugadores.

A modo de aclaración, numerosos jugadores notables a lo largo de los años han estado dispuestos a ajustarse a las normas de aseo de los Yankees, como cortarse el pelo o afeitarse la cara, siempre que la compensación económica fuera sustancial.

El reglamento, que solo permite un bigote bien cuidado, no disuadió a agentes libres barbudos como Gerrit Cole (que firmó un acuerdo de 324 millones de dólares en 2019), Carlos Rodon (que se aseguró un contrato de 162 millones de dólares en 2023) o Johnny Damon (que firmó un acuerdo de 52 millones de dólares en 2005). Tampoco obstaculizó un intercambio en 2005 que trasladó al futuro miembro del Salón de la Fama Randy Johnson de Arizona a Nueva York. Johnson, al que no se suele asociar con el compromiso, aceptó renunciar a su cláusula de no traspaso -y recortarse su largo y desaliñado mechón- a cambio de una ampliación de contrato de dos años y 32 millones de dólares.

Damon expresó su falta de sorpresa ante la continuidad de la política, alegando su creencia de que para formar parte de los Yankees es necesario cumplir sus normas. Destacó la importancia de cumplir las normas del equipo, sobre todo teniendo en cuenta la mayor remuneración que se recibe de la organización en comparación con otros equipos.

Damon, reconocido como una persona de espíritu libre durante sus etapas iniciales en otros equipos, alberga un único pesar sobre cómo gestionó su cambio al equipo. Mencionó que los yanquis le dirigieron a alguien que pretendía garantizar un aspecto pulcro. Reflexionando sobre la situación, expresó su arrepentimiento, deseando haber optado directamente por un mohawk. Señaló que todo ocurrió precipitadamente en un lapso de dos días, expresando su deseo de disponer de más tiempo para tomar una decisión personal.

Cuando la política provocó descontento

La persecución de los Yankees por Brian Wilson, el cerrador con potencial para ocupar el lugar del retirado Mariano Rivera, fracasó en 2013 después de que el cerrador se negara a afeitarse la barba.

En un panorama en el que la mayoría de los jugadores aspiran a maximizar sus ganancias a través de la agencia libre, manifestar abiertamente su negativa a considerar a los Yankees podría ser perjudicial para su negocio. Sin embargo, Aneudys Duran, peluquero personal que atiende a numerosos jugadores de las grandes ligas, sugiere que las restricciones en el aseo personal son un factor que los jugadores tienen en cuenta cuando contemplan la posibilidad de unirse al equipo.

Duran, conocido por peinar a algunas de las figuras prominentes del béisbol como Aaron Judge, Mike Trout y Max Scherzer, compartió que se ha encontrado con jugadores que expresan su deseo de firmar con otros equipos debido a la política de preparación de los Yankees. Aunque respeta la política hasta cierto punto y no aprueba el pelo excesivamente largo ni las barbas rebeldes, cree que el equipo podría permitirse ser menos estricto en su aplicación.

Según él, la política ha existido durante un periodo tan prolongado que rara vez suscitaba debate, a menos que un jugador fuera traspasado. Destacó que, en esos casos, el jugador se daba cuenta de repente de que tenía que afeitarse y modificar su aspecto, lo que provocaba reacciones como: “Oh, no, tengo que cambiar de look”. Sugirió que si el planteamiento seguía siendo respetable y ordenado, podría haber cierta relajación que permitiera a los jugadores más jóvenes expresarse con autenticidad.

Las personas que han experimentado los estándares de aseo de los Yankees mencionan que es simplemente un componente del costo asociado con jugar para una de las principales organizaciones en el juego.

Incluso Don Mattingly, el ex capitán de los Yankees que tuvo un enfrentamiento público con el equipo en relación con esta política -y cuyo corte de pelo fue ridiculizado en “Los Simpson”-, señaló que los jugadores suelen encontrar la manera de sortear estas situaciones.

Mattingly expresó su punto de vista sugiriendo que dicha regla no debería tener un peso significativo si un jugador desea jugar en un equipo concreto. Recordó su propia experiencia, cuando su pelo largo le llevó al banquillo en 1991. Durante ese periodo, criticó abiertamente la norma, e incluso se ofreció a renunciar a su capitanía y expresó dudas sobre su alineación con la organización.

don-mattingly-new-york-yankees
mlb

Sus perspectivas se han suavizado con el paso de las décadas.

Reflexionando sobre el pasado incidente, Mattingly, que actualmente ejerce como entrenador del banquillo de los Toronto Blue Jays, indicó que la cuestión no fue únicamente el pelo en sí, sino la forma en que se abordó. Mencionó que no hubo discusiones previas sobre cortarle el pelo antes de ese día en particular. El repentino ultimátum que le dieron aquel día -o se cortaba el pelo o no jugaba- le dejó intranquilo. Mattingly expresó que si se le hubiera planteado de otro modo, como una simple petición de recortar la longitud, habría accedido de buen grado sin dudarlo.

Cuando Steinbrenner implantó inicialmente su política, jugadores notables como Thurman Munson, Catfish Hunter, Oscar Gamble y Lou Piniella infringieron el reglamento. El característico afro de Gamble sufrió un “drástico rapado”, y Piniella se enzarzó en una disputa verbal con Steinbrenner por la exigencia de cortarse el pelo y afeitarse.

A lo largo de los años, el equipo se ha enfrentado en general a dificultades mínimas para hacer cumplir la política. No obstante, ha habido casos ocasionales en los que los jugadores han expresado su disconformidad. Un hecho digno de mención ocurrió en 2020, cuando Andrew McCutchen, un ex Yankee, criticó abiertamente las reglas.

McCutchen ya se había cortado sus largos mechones con fines benéficos en 2015. Sin embargo, afirmó que si aún las poseía cuando fue traspasado a los Yankees en 2018, verse obligado a cortarlas le habría supuesto un reto importante.

Matty Conrad, experto en aseo personal especializado en estilo masculino para GQ, opina que la noción de regular la apariencia de las personas más allá del lugar de trabajo se está quedando anticuada. Subrayó que el vello facial constituye un aspecto significativo de la expresión personal, afirmando que es un reto apoyar a quienes pretenden suprimir esta forma de individualidad imponiendo la creencia de que la profesionalidad está restringida en tales expresiones.

Jordan Montgomery aparece tanto con el uniforme de color de los Texas Rangers como con el de visitante de los Yankees.

El indicio más claro de que la política de acicalamiento de los Yankees no goza de popularidad entre los jugadores es el hecho de que muchos de ellos, como Jordan Montgomery, ex jugador de los Yankees y clave en la reciente victoria de los Texas Rangers en las Series Mundiales, se dejan crecer la barba cuando se marchan a otros equipos.

Independientemente de su nivel de favorabilidad, la política ha perdurado en el tiempo, soportando incluso la representación satírica de las patillas de Mattingly en un episodio de “Los Simpson” de 1992.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.