McKinney ayuda a los Yankees a poner fin a su racha de derrotas con una victoria por 5-4 sobre los Royals

billy-mckinney-yankees

New York Yankees 5, Kansas City Royals 4

NUEVA YORK – Billy McKinney desempeñó un papel fundamental en la muy necesaria victoria de los Yankees de Nueva York el viernes por la noche, bateando un notable jonrón de tres carreras y realizando dos atrapadas cruciales en el jardín central. Los Yankees lograron imponerse por 5-4 a los Kansas City Royals.

Continuando con su impresionante racha, Franchy Cordero bateó un jonrón por segundo partido consecutivo, mientras que Gleyber Torres también exhibió su poder con un jonrón para los Yankees. Esta victoria no sólo puso fin a su racha de cuatro derrotas consecutivas, sino que supuso el tercer triunfo en 12 partidos desde el 4 de julio. En particular, Torres amplió su notable racha de bateo a 11 partidos durante esta impresionante actuación.

Desde la desafortunada lesión de Aaron Judge el 3 de junio, resultante de estrellarse contra el muro en el Dodger Stadium y romperse un ligamento del dedo gordo del pie derecho, los Yankees demostraron su poder al batear tres jonrones por cuarta vez. A pesar de la ausencia de su bateador, el equipo demostró su capacidad de recuperación y mejoró su récord hasta 16-22 sin él. Cabe destacar que Judge avanzó en su recuperación, realizando prácticas de bateo en el campo antes de la triunfal victoria del equipo.

En 5 2/3 entradas de juego, Clarke Schmidt, el lanzador diestro de Nueva York, asumió el reto y cargó con tres carreras, permitiendo cinco hits por el camino.

Mientras tanto, en el bando de Kansas City, Michael Massey exhibió su destreza al bate con una actuación espectacular. En la cuarta entrada, realizó un extraordinario lanzamiento de tres carreras, y más tarde, en la octava, lo siguió con un solo. Esta extraordinaria exhibición supuso su primer partido con varios jonrones en su prometedora carrera.

Antes de su impresionante actuación contra Nueva York, el último jonrón de Michael Massey se produjo el 29 de mayo, cuando jugaba en San Luis.

McKinney ancla a los Yankees

En el partido, Billy McKinney exhibió su potencia con un oportuno jonrón de dos outs en la cuarta entrada. La pelota se elevó hacia el porche corto del jardín derecho, impulsando a los Yankees a una ventaja de 4-3. Este notable golpe supuso el quinto jonrón de McKinney de la temporada, que se suma a su impresionante récord.

Además de su impresionante actuación, McKinney demostró su destreza defensiva con una jugada impresionante. Durante el último out de la tercera entrada, hizo gala de sus excepcionales habilidades en el campo al impedir que Kyle Isbel consiguiera un posible hit. El golpe de Isbel fue una línea que se hundió en el desafiante jardín central izquierdo, pero la agilidad y la determinación de McKinney entraron en juego cuando completó una notable captura deslizante justo delante de la pista de advertencia. La jugada dejó asombrados tanto a los aficionados como a sus compañeros por su capacidad defensiva.

En un momento crítico durante la cuarta entrada, Schmidt estuvo a punto de salir de la situación, necesitando sólo un strike más para cerrarla. Sin embargo, Michael Massey tenía otros planes y dio un golpe impresionante en un lanzamiento de 2-2, enviando la pelota volando a mitad de camino de la segunda cubierta en el jardín derecho. Este monumental golpe otorgó a los Reales una ventaja de 3-1, dejando a los aficionados al borde de sus asientos.

En el otro lado del campo, en su cuarta aparición como novato en las Grandes Ligas, Alec Marsh, del equipo de Kansas City, subió al montículo. A pesar de su valiente esfuerzo, permitió tres carreras y cuatro hits en 5 1/3 entradas. La actuación de Marsh demostró su potencial y determinación, a pesar de que el resultado no favoreció a su equipo en esta ocasión.

Tras la aparición de Clarke Schmidt en el montículo, Wandy Peralta tomó el relevo y exhibió su destreza como lanzador, dejando hábilmente tirados a dos corredores en la sexta entrada. La emoción del partido continuó cuando Billy McKinney dio un paso al frente e hizo un salto que desafiaba la gravedad para abrir la séptima, mostrando su destreza defensiva.

La intensidad aumentó aún más en las últimas entradas, cuando Clay Holmes entró para cerrar el partido. En medio de la presión, logró su 12ª parada de la temporada. Sin embargo, el drama no acabó ahí. Un momento crucial se produjo cuando Drew Waters fue expulsado en tercera base en una elección de jardinero. La situación se sometió a revisión y el jefe de equipo tomó una decisión crucial al anular la decisión original, lo que añadió más suspense al partido.

SIGUIENTE

El duelo de lanzadores del sábado por la tarde enfrentará a dos formidables diestros. Por parte de Nueva York, Gerrit Cole, con un impresionante récord de 9-2 y una ERA estelar de 2,78, liderará el ataque. En el bando contrario, el RHP Brady Singer de Kansas City, con un récord de 6-8 y una ERA de 5,70, intentará tener una buena actuación contra la potente alineación de los Yankees. El choque entre estos dos lanzadores de talento promete un partido emocionante y competitivo sobre el terreno de juego.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.