Las fechorías de Cashman ponen a Boone en riesgo de perder su puesto en los Yankees

Yankees manager Aaron Boone and GM Brian Cashman

La situación actual de los Yankees es obra del director general Brian Cashman. Sin embargo, parece que Aaron Boone puede acabar pagando por ello, mientras que Cashman probablemente saldrá impune.

Mientras los Yankees se mantienen a las puertas de la lucha por los wild-cards, con una desventaja de 5,5 partidos y aferrándose a la esperanza de un último empujón en los playoffs, los frustrados aficionados están dispuestos a dar a conocer su descontento. Los llamamientos a un cambio de liderazgo resuenan con fuerza. En las redes sociales, la demanda de destitución de Cashman y Boone es ferviente.

En medio de esta creciente presión, una persona familiarizada con la perspectiva de Hal Steinbrenner ha revelado que el propietario ha tomado una determinación sobre el próximo año. Parece que al menos uno de los dos -Cashman o Boone- conservará su puesto para la temporada 2024.

Cashman, leal a la familia Steinbrenner desde hace mucho tiempo, parece tener el puesto asegurado. Sin embargo, el futuro de Boone es más incierto, en parte debido a que sólo le queda un año de contrato. Esto, combinado con el decepcionante rendimiento de los Yankees en la temporada 2023, ha llevado a Steinbrenner a sentirse “considerablemente frustrado”, según afirma la misma persona familiarizada con la perspectiva de Steinbrenner.

La sutil advertencia de Steinbrenner a Aaron Boone

En mayo, Steinbrenner expresó que mantener el respeto de los jugadores y su deseo de jugar y ganar bajo la dirección de Boone era un factor crucial para él. Indicó que si observaba una pérdida de este aspecto esencial, se plantearía hacer un cambio. Pero un mes después, Steinbrenner transmitió un mensaje de cautela, dando a entender que si el equipo no llegaba a los playoffs a pesar de contar con una plantilla sana y la alineación prevista en la segunda mitad del año, iniciaría investigaciones y buscaría respuestas.

A diferencia de su padre, que tenía un historial de despidos de entrenadores como Billy Martin y Yogi Berra, el joven Steinbrenner es reacio a cambiar de entrenador a menos que sea absolutamente necesario. Incluso entonces, un cambio de gestión no es un resultado garantizado.

Se espera que Boone tenga muchas oportunidades de revitalizar a los Yankees durante los 48 partidos restantes. A pesar de rondar un récord de .500 (89-84) desde el 1 de agosto de 2022, Steinbrenner mantiene el optimismo ante una racha de victorias que podría eclipsar una temporada de rendimiento medio.

Las probabilidades están en contra de los Yankees. Según FanGraphs, el equipo de Boone tiene un 8,8 por ciento de posibilidades de llegar a los playoffs y apenas un 0,5 por ciento de ganar la Serie Mundial a partir del miércoles.

Con la probabilidad de perderse la postemporada o, en el mejor de los casos, de salir antes de tiempo, ¿qué factores están preservando las posiciones de Boone y Cashman?

Según otra persona cercana a Steinbrenner, la red de seguridad del propietario reside en su deseo de eludir las decisiones difíciles y mantenerse alejado del centro de atención. Pero hacer cambios de personal no es algo que Hal esté dispuesto a hacer. Por lo general, ha dejado la toma de decisiones en manos de Cashman y también tiene una relación personal positiva con Boone.

aaron-boone-new-york-yankees

Sin embargo, este escenario podría dar un giro si los Yankees no consiguen cambiar rápidamente las cosas. Con una abultada nómina de 280 millones de dólares, actualmente se dirigen a 83 victorias, un rendimiento no visto en más de tres décadas.

Perderse los playoffs es una cosa -ocurrió durante el mandato de Joe Girardi en cuatro ocasiones (2008, 2013-14, 2016)-, pero si los Yankees terminan en el fondo de la clasificación en 2023, la posición de Boone estaría gravemente en peligro.

Dado el legado histórico de los Yankees, este nivel de fracaso es simplemente inaceptable. Steinbrenner probablemente se vería obligado a tomar medidas aunque sólo fuera para responder a las preocupaciones de la opinión pública y Boone podría convertirse en el chivo expiatorio.

Pero Brian Cashman cometió errores

Sin embargo, si consideramos una lucha continua para los Yankees, hay una dimensión adicional que implica a Cashman.

Se le responsabilizará del desequilibrio de la plantilla, caracterizada por una sobreabundancia de bateadores potentes diestros. Además, tendrá que hacer frente a la incapacidad de asegurar un legítimo jardinero izquierdo en la temporada baja anterior, el error de juicio al comprometerse con un contrato de seis años y 162 millones de dólares para Carlos Rodon, y las mediocres maniobras ejecutadas en la fecha límite de comercio.

Numerosos retos a los que se enfrentan los Yankees son, de hecho, problemas sistémicos que no pueden atribuirse únicamente a Boone. Son decisiones que se toman a nivel de GM, y Cashman no ha tenido su temporada más estelar. Aunque tiene seguridad laboral, con un contrato que se extiende hasta 2026, es posible que Steinbrenner inste a Cashman a reestructurar el proceso de evaluación de talentos del equipo.

Como es bien sabido, los Yankees han adoptado profundamente la analítica, bajo la dirección de Cashman desde hace varios años. Sin embargo, esta dependencia ha sufrido un cambio reciente con la contratación del nuevo instructor de bateo Sean Casey, junto con los asesores tradicionales Omar Minaya y Brian Sabean.

En el pasado, las decisiones basadas en las estadísticas llevaron a los Yankees a adquirir jugadores como Joey Gallo, Sonny Gray, Frankie Montas y el instructor de bateo Dillon Lawson, todos los cuales experimentaron dificultades mientras estuvieron con el equipo.

Incluso en el mes anterior, según un informante, los Yankees tuvieron la oportunidad de asegurar el jardinero Randal Grichuk en un acuerdo de fecha límite. Grichuk, con un promedio de bateo de .308 con los Rockies, podría haber sido un alquiler de dos meses para los Yankees antes de su agencia libre. Sin embargo, este posible acuerdo fue rechazado por los analistas del club.

En su lugar, Grichuk, un jugador de 31 años que podría haber reforzado a los Yankees como su jardinero izquierdo durante el empuje crítico de los playoffs, fue adquirido por los Angels.

Para ser justos con Cashman, muchos de los retos de los Yankees no se podían haber previsto. Por ejemplo, Carlos Rodon, que tuvo una excepcional temporada 2022 con los Giants, debería haberse traducido en un rendimiento más efectivo con el uniforme de los Yankees.

Rodon se convirtió en el lanzador más codiciado de la agencia libre el pasado invierno. Los Yankees superaron a todos los competidores para traer al zurdo a bordo, posicionándolo como co-ace junto a Gerrit Cole.

Nadie podía prever hasta qué punto Rodon se vería acosado por las lesiones (espalda, antebrazo y ahora isquiotibiales) y tendría problemas para contener a los bateadores rivales mientras estaba en el montículo (como demuestra su ERA de 7,33 y los ocho jonrones permitidos en 27 entradas).

Aaron Boone y Brian Cashman están en una temporada de entrenamiento de los Yankees.
Torry

Domingo German se encuentra en una situación similar. El alcance de su continua lucha contra el alcohol, que le ha llevado a estar en la lista de jugadores restringidos durante el resto del año, ha pillado desprevenido a todo el mundo, incluido Cashman.

El descenso de Luis Severino hasta convertirse en uno de los lanzadores menos eficaces de la MLB no formaba parte del plan. Asimismo, el declive simultáneo del experimentado núcleo de los Yankees -Giancarlo Stanton, Anthony Rizzo, D.J. LeMahieu y Josh Donaldson- fue inesperado.

Cashman asumió un riesgo calculado el pasado invierno al confiar en estos jugadores, optando por no llevar a cabo una renovación significativa. En consecuencia, los Yankees del 23 se parecían mucho a sus homólogos del 22. Si uno cree que un GM debe ser responsable de las corazonadas fallidas, entonces Cashman podría enfrentarse a un escrutinio esta próxima temporada baja.

Sigue existiendo la posibilidad de que así sea, aunque esto no garantiza que se nombre a un nuevo GM para el próximo Día Inaugural. Los Yankees siguen manteniendo un fuerte liderazgo en asistencia a la Liga Americana, y sus índices de audiencia en YES también son impresionantes. A pesar de los retos de esta temporada, el equipo aún tiene posibilidades matemáticas de asegurarse la tercera plaza de comodín. Además, han superado con éxito el reto planteado por el propietario Steve Cohen de hacer valer a los Mets como el principal equipo de la ciudad.

Sin duda, estos logros juegan a favor de Cashman.

Sin embargo, los focos también se centrarán en las inminentes decisiones de gestión, que prometen ser apasionantes. Es crucial recordar que Boone cuenta con el apoyo de Steinbrenner y de los jugadores. Sin embargo, el veredicto final se determinará en el transcurso de los próximos 48 partidos y es una situación de vida o muerte para Boone a pesar de las fechorías de Cashman.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.