La racha de cinco años sin títulos de los Yankees no tiene parangón en la historia del béisbol

The New York Yankees Home Run Heritage display at American Bank Musuem

La decisión de Casey Stengel, a sus 58 años, de asumir el cargo de mánager de los New York Yankees tras la temporada de 1948 no sentó bien al amor de su vida, Edna. A pesar de llevar cuatro décadas en el béisbol, Edna esperaba una vida más relajada en California. Stengel, tras sus difíciles experiencias con los Dodgers de Brooklyn y los Bravos de Boston, sentía la obligación personal de demostrar su capacidad como entrenador.

En la biografía de Marty Appel, “Stengel: Baseball’s Greatest Character”, Stengel explicó a Edna que necesitaba demostrar su habilidad como manager y ganar en las mayores. Sin embargo, esta decisión decepcionó no sólo a Edna, sino también a los aficionados y a los periodistas deportivos. Las payasadas de Stengel como jugador de béisbol, como soltar un pájaro durante un partido, contribuyeron al escepticismo y al ridículo. Su historial como gestor, con ningún puesto por encima del quinto en nueve temporadas, alimentaba las dudas.

Uno de los críticos más duros de Stengel fue el columnista deportivo del Boston Record Dave “El Coronel” Egan, que declaró que los Yankees estaban matemáticamente eliminados de la carrera por el banderín de 1949 en el momento en que Stengel firmó como nuevo entrenador. Egan comparó el papel de Stengel con la supervisión de la disolución del imperio yanqui, parafraseando a Winston Churchill.

Sin embargo, la historia demostraría que Egan estaba equivocado, para satisfacción y orgullo de Edna. En su primera temporada como entrenador de los Yankees, Stengel ganó el banderín y las Series Mundiales, éxito que continuó con una notable racha de campeonatos. En contra de lo esperado, Stengel se convirtió en una fuerza formidable, logrando un éxito sin precedentes en la historia del béisbol, llegando a ganar cinco de cinco campeonatos.

Los Yankees crearon la historia del béisbol

En el quinto partido de las Series Mundiales de 1949, Joe DiMaggio, de los Yankees, conectó un jonrón en la cuarta entrada que contribuyó a la victoria de Nueva York por 10-6 y a la conquista del título del Clásico de Otoño. El catcher del equipo contrario, Brooklyn, era Roy Campanella, y el árbitro fue el miembro del Salón de la Fama Cal Hubbard, tal y como documenta el National Baseball Hall of Fame and Museum.

Mientras Estados Unidos pasaba de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial a la Guerra de Corea, y del Presidente Harry Truman al Presidente Dwight Eisenhower, los aficionados de los Yankees se enfrentaban al final de la Era Joe DiMaggio y al comienzo de la Era Mickey Mantle. Los dos jardineros centrales del Salón de la Fama coincidieron un año en 1951. En las tres últimas temporadas de DiMaggio y en las tres iniciales de Mantle se ganaron campeonatos, pero la excelencia de DiMaggio había disminuido y Mantle estaba empezando a dejar su huella en el béisbol.

Aunque ambos jugadores contribuyeron a la notable racha de títulos de las Series Mundiales, el receptor Yogi Berra y el campocorto Phil Rizzuto desempeñaron papeles cruciales, junto con una nómina de jugadores aparentemente intercambiables gestionada hábilmente por Stengel. La rotación de lanzadores, liderada por Allie Reynolds, Ed Lopat, Vic Raschi y el asertivo Whitey Ford de Queens, realizó importantes contribuciones.

Aunque ninguno de los equipos de Stengel entre 1949 y 1953 alcanzó las 100 victorias, y dos de ellos no consiguieron el banderín hasta el último fin de semana de la temporada, todos lograron el título de las Series. Tres de estos campeonatos fueron contra los Dodgers de Brooklyn, y uno contra los Gigantes de Nueva York y los Filis de Filadelfia.

Los Bombarderos del Bronx sellaron su triunfo sobre los Dodgers en 1953 con una victoria por cuatro partidos a dos, batiendo el récord de béisbol establecido por sus predecesores de 1936-1939, que ganaron cuatro Clásicos de Otoño consecutivos. Aunque los Oakland A’s de 1972-1974 y los Yankees de 1998-2000 estuvieron cerca, ninguno igualó esta hazaña.

Una era de dominio

A pesar de su importancia histórica, los equipos de los Yankees de finales de los 40 y principios de los 50 a menudo no reciben el crédito que merecen, según Bobby Brown, uno de los jugadores de los cinco equipos campeones consecutivos de las Series Mundiales. A pesar de no ser percibidos como tan dominantes como los Yankees del 27 o los del 61, esta época aseguró campeonatos. El equipo fue testigo del declive de Joe, de la eclosión de Mickey y de la contribución de otros grandes jugadores, incluidos algunos miembros del Salón de la Fama y estrellas del All-Star, junto con un formidable cuerpo de lanzadores.

El cuerpo de lanzadores fue realmente notable. Raschi logró tres temporadas de 20 victorias, con un récord de 92-40 durante la racha. Eddie Lopat, conocido como “Steady”, logró un 80-36, y “Super Chief” Allie Reynolds obtuvo un récord de 83-41. Whitey Ford, incluido en el Salón de la Fama junto con Mantle en 1974, sirvió en el ejército durante dos años, pero tuvo un impresionante récord de 27-7 durante el campeonato.

Anillo de las Series Mundiales de 1949 de los New York Yankees
Anillo de las Series Mundiales de 1949 de los New York Yankees – Crédito: Lelands.com

Berra, receptor del Salón de la Fama y miembro de los cinco equipos que ganaron el título, destacó el genio directivo de Casey Stengel. Stengel, que a menudo hablaba en lo que los periodistas apodaban “Stengelese”, formó un vínculo único con Berra. Stengel llamaba a Berra su “ayudante” y destacaba la importancia del papel de Berra en el éxito de los lanzadores del equipo.

Yogi-ismos como “No se acaba hasta que se acaba” y “Es un déjà vu de nuevo” se hicieron famosos, al igual que el propio lenguaje enrevesado de Stengel. Stengel se refería a Berra como su “ayudante de dirección”, permitiéndole realizar lanzamientos. Las impresionantes estadísticas de Berra durante los cinco años de carrera incluyeron una temporada media de 28 jonrones, 98 carreras impulsadas y un promedio de bateo de .297. A pesar de la inclinación de Stengel por el platooning, Berra fue una presencia constante en la alineación, ganándose elogios por su durabilidad y sus contribuciones ganadoras.

Bob Kuzava, lanzador de los Yankees, se vio arropado por sus compañeros tras conseguir el último out de las Series Mundiales de 1952. A pesar de no haber lanzado en los seis partidos iniciales de la serie, Kuzava realizó 2,2 entradas sin anotaciones en el séptimo partido, contribuyendo a la victoria por 4-2 de los Yankees. Esta inesperada gesta puso de manifiesto la naturaleza impredecible del béisbol.

Phil Rizzuto, figura clave en la racha, tenía una relación más compleja con Stengel. El campocorto del Salón de la Fama, conocido como “Scooter”, guardaba recuerdos de cuando Stengel lo despidió durante una prueba de los Dodgers, afirmando que era demasiado pequeño y sugiriéndole que lustrara zapatos. A pesar de ello, las notables actuaciones de Rizzuto durante la racha, especialmente en 1950, cuando obtuvo el MVP de la Liga Americana con 200 bateos y una media de bateo de .324, demostraron su resistencia y su talento. Su destreza defensiva se sumó a sus aportaciones.

Allie Reynolds hizo hincapié en el impacto de Rizzuto, destacando que cada vez que le llegaba la pelota, ya fuera a tierra, en línea o reventada, era su mejor lanzamiento. Las estrategias de gestión de Stengel, que recordaban al sistema de pelotón de John McGraw durante la época en que Casey jugaba con los New York Giants en la década de 1920, llamaron la atención. Stengel combinaba hábilmente bateadores y lanzadores en función de su mano, haciendo cambios de lanzador, bateadores suplentes y sustituciones defensivas para aprovechar los porcentajes y la intuición, mostrando su innovador enfoque del juego.

Phil Rizzuto, capturado en un conmovedor momento abrazando a Billy Martin tras el sexto partido de las Series Mundiales de 1953, fue testigo del sencillo de Martin en el walk-off que aseguró el quinto título consecutivo de los Yankees en las Series Mundiales, mostrando el notable logro del equipo.

La precisión estratégica

Aunque las estrategias de hoy en día a menudo implican enfoques similares, las tácticas de Stengel se consideraron innovadoras durante su época, lo que le valió los elogios del entrenador Connie Mack, miembro del Salón de la Fama. La habilidad de Stengel para hacer malabarismos con las alineaciones y jugar con acierto no tenía precedentes, y la temporada de 1952 contó con la asombrosa cifra de 95 órdenes de bateo diferentes. A pesar de las quejas iniciales de algunos jugadores, la recompensa final de cobrar los cheques de las Series Mundiales acalló cualquier queja.

El sistema de puertas giratorias de Stengel elevó a numerosos jugadores a la categoría de héroes. Bobby Brown, por ejemplo, logró una notable media de bateo de 0,500 en las Series Mundiales de 1949 contra los Dodgers, contribuyendo significativamente a la victoria de los Yankees por cuatro partidos a uno. Esto puso de relieve la eficacia del innovador estilo de gestión de Stengel a la hora de crear oportunidades para que varios jugadores brillaran.

A la edad de 21 años, durante el Clásico de Otoño de 1950, Ford exhibió su talento lanzando ocho entradas sin anotaciones en el partido decisivo que aseguró la barrida de los “Whiz Kids” de los Philadelphia Phillies. Un año después, en octubre, la impactante actuación de Hank Bauer, que incluyó un triple con las bases llenas y una crucial clavada en el jardín derecho, contribuyó a la victoria. El relevista Bob Kuzava, que no había aparecido en los cinco partidos anteriores, sentenció el campeonato con tres outs en la novena entrada.

Al año siguiente, Kuzava repitió su hazaña al retirar a ocho Dodgers consecutivos en el séptimo partido, preservando la victoria de los Yankees por 4-2. Billy Martin, un jugador muy apreciado por Stengel, hizo contribuciones significativas en los Clásicos de Otoño de 1952 y 1953. Martin atrapó de cabeza un pop-up de Jackie Robinson en el séptimo partido de las Series de 1952, con Kuzava en el montículo, frustró una remontada en la séptima entrada y aseguró la victoria de los Yankees sobre los Dodgers. En el siguiente Clásico de Otoño, Martin estableció un récord con 12 hits en seis partidos, impulsando a los Yankees a otro triunfo sobre sus rivales de la otra ciudad y completando su campaña de “uno por uno”.

Estos movimientos estratégicos demostraron inequívocamente la capacidad de Stengel para lograr el éxito en las Grandes Ligas. Lo que antes se consideraba un fracaso se había transformado en genialidad.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.