La derrota de los Yankees ante los Orioles (7-6) no descarta a los hombres de Boone a pesar de sus evidentes problemas

New York Yankees players meet at the pitcher’s mound after Baltimore Orioles’ Ryan Mountcastle walks to first base during the fifth inning of a baseball game, Wednesday, June 19, 2024, in New York.
New York Yankees players meet at the pitcher’s mound after Baltimore Orioles’ Ryan Mountcastle walks to first base during the fifth inning of a baseball game, Wednesday, June 19, 2024, in New York.
Inna Zeyger
jueves junio 20, 2024

El miércoles por la noche, los Yankees y los Orioles se enfrentaron en un choque de alto riesgo, mostrando la feroz competición que se espera entre los dos mejores equipos de la Liga Americana a lo largo de la temporada y, potencialmente, hasta la postemporada. A pesar de una decidida remontada, los Yankees perdieron por 7-6 en la prórroga ante 47.155 espectadores en el Yankee Stadium.

La gran salida de Gerrit Cole, la implacable ofensiva de Baltimore y los golpes clave de Giancarlo Stanton destacaron en el partido. El drama se vio alimentado por controversias de bateo, jugadas defensivas excepcionales y la resistencia de los Yankees para superar una desventaja de cuatro carreras y forzar la prórroga.

El entrenador Aaron Boone elogió la intensidad del partido, reconociendo las numerosas oportunidades que tuvieron los Yankees para conseguir la victoria. Se acercaron con una séptima de tres carreras y una novena de una carrera antes de desvanecerse en la prórroga. Los Yankees, que ahora tienen un récord de 51-25, sólo han perdido seis de sus últimos 20 partidos, y su ventaja en la AL Este se ha reducido a 1 ¹/₂ partidos antes del final de la serie del jueves.

“Ha sido un partido increíble. Realmente lo ha sido”, dijo el entrenador. “Hay muchas cosas ahí para nosotros, en las que podríamos habernos llevado ese partido”.

Las últimas entradas fueron especialmente dramáticas, con un jonrón de tres carreras de Stanton y un contundente sencillo RBI a 120 mph en la novena entrada, que despertaron la esperanza de los Yankees. Sin embargo, la 10ª entrada resultó decisiva. El cerrador Clay Holmes, que lanzaba en noches consecutivas, cedió un sencillo a Cedric Mullins, permitiendo que el corredor fantasma marcara. Mullins avanzó a segunda por el lanzamiento a home de Alex Verdugo y robó la tercera base.

El brazo de Trevino sigue dando dolores de cabeza a los Yankees

El receptor José Treviño, que tenía problemas con los lanzamientos, lanzó en exceso a la tercera, lo que permitió a los Orioles conseguir una carrera de seguridad. Trevino admitió su error, explicando que un mal agarre provocó el lanzamiento erróneo. Esto supuso la 13ª base robada contra Trevino en sus dos últimos partidos.

La derrota, aunque decepcionante, supuso un emocionante anticipo de los intensos enfrentamientos que se esperan entre estos dos contendientes de la AL a medida que avance la temporada.

El miércoles por la noche, los Orioles resistieron una remontada tardía de los Yankees para conseguir una victoria por 7-6 en 10 entradas. DJ LeMahieu empezó la parte baja de la 10ª con un sencillo, pero Anthony Santander se lanzó en picado para atrapar el batazo de Ben Rice, convirtiendo un posible hit en un fly de sacrificio.

El receptor de Baltimore, Adley Rutschman, realizó entonces una jugada defensiva crucial, al expulsar al corredor suplente Oswaldo Cabrera, que intentaba robar la segunda base, algo con lo que el receptor de los Yankees, José Treviño, había tenido problemas al principio del partido. Después de que Trevino diera un paseo, Jahmai Jones, que bateaba en lugar del lesionado Aaron Judge, se ponchó para poner fin al partido.

Anthony Volpe, que anotó la carrera que empató el partido en el noveno, reconoció el formidable juego de los Orioles. “El año pasado ganaron 100 partidos y la división”, dijo Volpe. “Ahora intentamos quitárselo”.

Gerrit Cole da a los Yankees una gran esperanza

Lo más destacado para los Yankees fue el regreso del as Gerrit Cole, que había estado apartado toda la temporada por una inflamación nerviosa y un edema. El actual ganador del premio Cy Young de la Liga Americana lanzó hasta la quinta entrada, permitiendo dos carreras con tres hits, dejando a un pie y ponchando a cinco. Cole pareció encontrar su ritmo a medida que avanzaba el partido.

Sin embargo, los yanquis estaban preocupados. La fuerza del brazo de Treviño parecía disminuida, lo que provocó múltiples robos de bases por parte de los Orioles. El bullpen también flaqueó: Ron Marinaccio cedió un jonrón, Víctor González permitió una carrera y Clay Holmes se llevó la derrota.

El partido también incluyó un momento polémico cuando el relevista Víctor González golpeó al campocorto de los Orioles Gunnar Henderson en la séptima entrada, levantando sospechas de represalia después de que Aaron Judge fuera golpeado por un lanzamiento la noche anterior. El incidente aumentó la tensión del partido y dejó a ambos equipos en estado de alerta mientras continuaba la serie.

Un posible intento de represalia porque Aaron Judge fue golpeado por un lanzamiento la noche anterior dio un giro dramático en la derrota de los Yankees por 7-6 en la prórroga ante los Orioles el miércoles. En la séptima entrada, con los Yankees perdiendo por tres, el relevista Víctor González golpeó a la estrella de Baltimore Gunnar Henderson con una bola rápida en la parte posterior del hombro. El público vitoreó mientras Henderson trotaba tranquilamente hacia la primera base.

González, a través del intérprete Marlon Abreu, explicó que buscó un lanzamiento interior, pero se le escapó. Si fue intencionado, a los Yankees les salió el tiro por la culata. Henderson robó rápidamente la segunda posición y anotó gracias al doblete de Ryan Mountcastle, ampliando la ventaja de los Orioles. Esta carrera resultó fundamental cuando la ofensiva de los Yankees cobró vida en la mitad inferior de la entrada.

El jonrón de tres carreras de Giancarlo Stanton ante Yennier Cano acercó a los Yankees a uno. La primera carrera anotada por Henderson fue muy importante. La espectacular atrapada de Alex Verdugo contra el muro del jardín central en la octava mantuvo la estrecha ventaja de los Orioles. El bambinazo en solitario de Stanton contra Craig Kimbrel en la novena empató el partido, llevándolo a la prórroga.

En la 10ª, los Orioles consiguieron la victoria, sellando un partido que se les había escapado de las manos anteriormente. El entrenador de los Yankees, Aaron Boone, reconoció la intensidad del partido, elogió a ambos equipos e insinuó enfrentamientos más emocionantes en el futuro.

“Es un partido increíble, obviamente”, dijo, “contra un club increíble”.

¿Qué te parece? Deja tu comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.