El sueño de Domínguez en las grandes ligas, en el limbo: la lesión de codo de la estrella de los Yankees plantea dudas

Jasson Dominguez, player of the New York Yankees

El viaje de Jasson Domínguez a las grandes ligas comenzó con una explosión. Sus ocho primeros partidos con los Yankees de Nueva York fueron espectaculares, lo que despertó esperanzas y expectativas en el joven jardinero. Tanto los aficionados como los analistas empezaban a especular sobre su posible impacto en los próximos entrenamientos de primavera y sobre si podría asegurarse un puesto en el outfield de los Yankees. Sin embargo, el noveno partido daría un giro repentino e inesperado a la incipiente carrera de Domínguez, arrojando una nube de incertidumbre tanto sobre su futuro inmediato como sobre los planes de los Yankees para el centro del campo.

Futuro incierto con los Yankees

Jasson Domingez sosteniendo un bate
MLB.com

El lunes, Domínguez aún se encontraba en las primeras fases de un diagnóstico que ningún deportista quiere oír: rotura del ligamento colateral cubital (LCC) del codo derecho. El equipo médico aún no había programado ninguna intervención quirúrgica, dejando en el aire la decisión entre la cirugía tradicional Tommy John y un procedimiento alternativo como un corsé interno.

El plazo de recuperación típico para un jugador de posición que se somete a una operación Tommy John, según ha mencionado el entrenador Aaron Boone, oscila entre nueve y diez meses. Esta estimación permitiría a Domínguez volver a los terrenos de juego en torno a junio o julio de la próxima temporada. Sin embargo, es crucial reconocer que Domínguez es un joven talento, y es probable que los Yankees extremen la precaución en su proceso de rehabilitación. Las comparaciones con Bryce Harper y Shohei Ohtani, que regresaron relativamente rápido de lesiones similares pero como bateadores designados, pueden no ser del todo aplicables a la situación de Domínguez. Boone subrayó que el calendario lo dictarían la disposición de Domínguez y el consejo de los expertos médicos. La posibilidad de optar por un procedimiento de corsé interno podría ofrecer una recuperación más rápida, como ejemplifica la recuperación de siete meses del campocorto de los Medias Rojas Trevor Story. No obstante, Domínguez seguía evaluando sus opciones y no había tomado ninguna decisión.

Aunque no se esperaba que la lesión del ligamento cruzado anterior tuviera consecuencias a largo plazo para la carrera de Domínguez, complicó su futuro inmediato. Los Yankees lo habían subido a las Grandes Ligas el 1 de septiembre, en parte para evaluar sus posibles contribuciones en la siguiente temporada y calibrar su preparación para la lista del día de apertura. Ahora, con la incertidumbre que rodea a su plazo de recuperación, el papel de Domínguez con el equipo de grandes ligas para el próximo año seguía siendo una incógnita. Este escenario aumentó la probabilidad de que los Yankees buscaran una solución temporal para su puesto de jardinero central mientras Domínguez se recuperaba.

A pesar del contratiempo, Domínguez había dejado una huella imborrable durante su breve etapa de ocho partidos con los Yankees. Obtuvo una impresionante media de bateo de .258, cuatro jonrones y un OPS de .980, al tiempo que mostraba una notable compostura en el campo. El seleccionador Boone se mostró optimista sobre el futuro de Domínguez e instó a todos a centrarse en su recuperación y en la posibilidad de un regreso triunfal.

Jasson Dominguez, prospecto de los Yankees
AP

Un jugador que podía empatizar con la situación de Domínguez era Gleyber Torres. Torres ya había sufrido una lesión similar en el pasado, desgarrándose el LCA del codo no lanzador en junio de 2017, justo cuando estaba a punto de debutar en las grandes ligas. Se sometió a una cirugía Tommy John y posteriormente pasó un tiempo en Triple-A antes de debutar en la MLB en abril de 2018. Torres comprendía los retos físicos y emocionales que planteaba una lesión así, pero creía que Domínguez volvería aún más fuerte y sano. Alabó el excepcional talento de Domínguez y expresó su esperanza de volver a verle en el campo al menos durante parte de la próxima temporada.

La incertidumbre en torno a la lesión de Domínguez y la opción de la cirugía se cernía sobre los Yankees cuando contemplaban sus opciones para el joven y prometedor jardinero. Mientras el mundo del béisbol esperaba con impaciencia las novedades sobre el estado de Domínguez, seguía estando claro que su talento y su potencial eran innegables, y la esperanza de una recuperación satisfactoria ardía con fuerza tanto entre los aficionados como en la organización de los Yankees. Aunque el camino a seguir puede ser incierto, la fe en el futuro de Jasson Domínguez a rayas diplomáticas sigue siendo inquebrantable.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.