Un ex de los Yankees rechaza comparar a los hombres de Judge con los héroes de Mattingly de 1995

The New York Yankees in 1995 and 2023.

Después de que los Yankees tocaran fondo tras una derrota por 2-0 ante los Braves el 16 de agosto, el entrenador Aaron Boone les exhortó a luchar citando el ejemplo del equipo de 1995. Aquel equipo dirigido por Don Mattingly desafió los pronósticos ganando 19 de sus últimos 23 partidos, incluidos 11 de los últimos 12, para hacerse con un puesto en la postemporada. Aunque muchos han puesto sus esperanzas en ver un milagro similar, la leyenda de los Yankees Paul O’Neill, que estuvo en aquel equipo, rechaza cualquier comparación de ese tipo entre los hombres de Judge y los héroes de Mattingly de 1995.

Según O’Neil, ganar partidos era la mayor diferencia entre los dos equipos.

“El panorama de la temporada cambia a estas alturas, cuando cada partido es una especie de serie propia”, declaró a NJ Advance Media. “No es: ‘Tenemos que ganar una serie’. Es: ‘Tienes que ganar hoy'”.

Los Yankees del 95 se beneficiaron de unas expectativas más bajas, utilizándolas como ventaja para coger desprevenidos a sus rivales. Esto contrasta fuertemente con los actuales Yankees, que han sido considerados como una de las grandes decepciones de la MLB.

O’Neill comentó que en 1995 no se preveía necesariamente que los Yankees salieran vencedores. Mencionó la emoción que supone ganar impulso y superar las expectativas. Recordó su impresionante trayectoria en 1994, que desgraciadamente se vio ensombrecida por la huelga, lo que les impidió alcanzar los playoffs y lograr hitos significativos.

O’Neill señaló que su aparición en los playoffs en el 95 fue algo inesperado, mientras que, por el contrario, la situación actual presenta una dinámica diferente. Hizo hincapié en que este año se esperaba que los Yankees llegaran a las Series Mundiales, y este peso de las expectativas no cumplidas añade una presión significativa sobre los jugadores, creando una notable distinción entre los dos escenarios.

La historia de los Yankees en 1995

El 5 de septiembre de 1995, los Yankees experimentaron otro episodio de frustración tras una derrota decisiva contra los Seattle Mariners en el histórico Yankee Stadium. A lo largo de la temporada, habían luchado por progresar de forma significativa, y esta derrota supuso otra oportunidad perdida de avanzar en la carrera altamente competitiva por el primer puesto de wild-card en los playoffs de la Liga Americana.

Con un récord de 60-61, los Yankees luchaban con un sentimiento de decepción derivado de su incapacidad para capitalizar el progreso del año anterior. En la temporada anterior, habían conseguido el mejor récord de la Liga Americana antes de que una huelga pusiera fin abruptamente a la campaña en agosto, prolongando la pertinaz sequía de playoffs de la franquicia. El equipo estaba descorazonado no sólo por no haber podido mantener el impulso positivo, sino también por no estar a la altura de su venerado capitán.

Conscientes de que la temporada de 1995 marcaría probablemente el final de la carrera como jugador de Don Mattingly, los Yankees cargaron con el peso de su esquiva búsqueda del éxito en la postemporada durante todo su mandato. O’Neill, jardinero derecho del equipo, recuerda un cambio de enfoque cuando los Yankees cayeron por debajo de la marca de .500 en septiembre.

joe-torre-paul-oneill-new-york-yankees
AP Photo/Charlie Krupa

Reflexionando sobre ese periodo, O’Neill lo recordó como una época en la que el equipo estaba impulsado por el deseo de apoyar a Mattingly. Fue un tramo notable, impulsado por la comprensión de que ésta podría ser la última oportunidad de Mattingly para triunfar en la postemporada. Sirvió como punto de unión para el equipo, simbolizado por sus esfuerzos dentro y fuera del campo.

El profundo respeto que todos sentían por Donnie se tradujo en un impulso colectivo para ganar no sólo para los Yankees y la ciudad de Nueva York, sino también específicamente para él.

Tras la derrota contra Seattle, los Yankees se recuperaron rápidamente con una victoria contra los Mariners en el partido siguiente, seguida de una impresionante secuencia de cinco victorias consecutivas. Esta racha inicial de seis partidos se convirtió en una notable remontada: En el transcurso de sus últimos 24 partidos, los Yankees triunfaron en 19 ocasiones, asegurándose finalmente el puesto de comodín en la última jornada de la temporada.

Los Yankees del 95, dirigidos por Buck Showalter, se reforzaron con estrellas notables durante la última temporada. Mattingly, a pesar de lidiar con problemas crónicos de espalda, mantuvo un promedio de bateo de .288 mientras jugaba en primera base a la edad de 34 años. Wade Boggs, futuro miembro del Salón de la Fama, exhibió una media de bateo de .324 mientras ocupaba la tercera base. El talento emergente Bernie Williams contribuyó con 18 jonrones y 82 carreras impulsadas desde su posición de jardinero central. O’Neill exhibió sus proezas con una media de bateo de .300, 22 jonrones y 95 carreras impulsadas. Tony Fernández destacó como un sólido shortstop, mientras que esa temporada también se produjo el breve debut de Derek Jeter.

Don Mattingly, de los New York Yankees, en 1995.

Su rotación era fiable, con un ganador de 15 partidos como Jack McDowell, una exitosa adquisición a mitad de temporada como David Cone, que registró un récord de 9-2 en 13 salidas, y la presencia de los novatos Andy Pettitte y Sterling Hitchcock, que juntos consiguieron 23 victorias. El novato Mariano Rivera, aunque con un ERA de 5,31, contribuyó al equipo como titular y como relevista. John Wetteland, que actuó como cerrador, convirtió 31 de las 37 oportunidades de salvamento.

O’Neil quiere que los actuales Yankees sigan la historia de 1995

Casi 30 años después, O’Neill trabaja como locutor de los Yankees en YES. Curiosamente, los Yankees actuales se encontraron por debajo de la marca de .500 con su derrota en Atlanta el miércoles por la noche, marcando la primera vez que la organización ha experimentado tal escenario tan tarde en una temporada desde su récord de 1995 de 60-61. Sorprendentemente, los Yankees de este año tenían el mismo récord al entrar en el partido del viernes contra los Red Sox.

En 1995, a los Yankees sólo les separaban dos partidos de la posición de comodín, pero disponían de menos de un mes para salvar su temporada debido a los efectos persistentes de la huelga que había acortado la temporada del año anterior a 144 partidos.

Los actuales Yankees vuelven a la acción tras una jornada de descanso, ya que el viernes fueron derrotados por los Red Sox (8-3 ). Los Red Sox son uno de los tres equipos que actualmente están por delante de ellos en la carrera por el tercer puesto de comodín de la AL. Toronto mantiene una ventaja de siete partidos, seguido de Seattle a seis partidos y medio, y los Red Sox a tres partidos y medio. El reto de remontar este déficit parece considerable, aunque a los Yankees aún les quedan 40 partidos por jugar.

O’Neill quiere que los Yankees se centren en el momento presente, independientemente del resultado del día anterior. Según él, se trata de una coyuntura crucial en la que uno puede reflexionar y ver que es posible lograrlo.

Sugiere que los Yankees adopten un cambio de mentalidad similar al de su equipo en 1995. La leyenda señaló que el próximo calendario incluye una serie de tres partidos contra Boston y otra contra los Nationals. O’Neil hizo hincapié en la importancia de afrontar estos partidos con una actitud dominante, especialmente contra los Red Sox, que van por delante en la clasificación. Además, destacó la necesidad de conseguir victorias contra los Nacionales debido a su menor nivel de rendimiento.

Sin embargo, subrayó que basarse en las victorias globales de la serie, como podría haber sido el caso en abril, ya no es eficaz. En cambio, hizo hincapié en la necesidad de centrarse en cada partido individual dentro de estas series. La clave es evitar adoptar una perspectiva a largo plazo y priorizar el éxito inmediato en cada enfrentamiento.

Dados los constantes problemas a los que se han enfrentado los Yankees a lo largo de la temporada, O’Neill se muestra pesimista sobre su capacidad para lograr esta hazaña, al igual que muchos aficionados que han observado de cerca su rendimiento. Reflexionó sobre la dinámica de su racha de victorias en el 95, expresando que había un afán por saltar al campo cada día para ver si podían progresar. Sin embargo, O’Neill no percibe el mismo nivel de entusiasmo en el actual equipo de los Yankees. Cree que tiene que haber un momento en el que acepten el reto que tienen por delante, aunque ahora les parezca desalentador.

Aaron Judge, bateador de los Yankees, batea un jonrón de 464 pies en LoanDepot Park, Miami, el 11 de agosto de 2023.
AP

Según O’Neill, el rendimiento de los Yankees no ha cumplido las expectativas iniciales que se habían fijado, lo que ha llevado al debate actual. Sin embargo, reconoce la presencia de jugadores de talento en el equipo, incluyendo superestrellas como Aaron Judge y Gerrit Cole, así como un bullpen fuerte.

O’Neill sugiere que sigue habiendo posibilidades de que el equipo logre la victoria. Sin embargo, insiste en que, para ello, los jugadores deben mostrar una clara intención de ganar partidos cuando saltan al campo.

Haciendo una comparación entre los Yankees del 95 y el equipo de 2023, O’Neill comentó: “Cuando lo miras, ¿es su bullpen más fuerte que el nuestro en el 95? Es probable. ¿Tienen sus lanzadores titulares el mismo nivel de salud que teníamos nosotros en aquella época? Es dudoso”.

La perspectiva de O’Neill destaca el cambio en la dinámica del equipo, pero subraya que el problema principal reside en el ataque. Observando las estadísticas ofensivas, cree que Gerrit Cole ya debería haber acumulado aproximadamente 15 victorias. Sin embargo, la falta de producción de carreras le ha impedido conseguirlo.

La situación actual parece reflejar un sentimiento de preocupación entre los lanzadores por el ataque, mientras que los bateadores están igualmente preocupados por el estado de los lanzamientos. La atención debe centrarse, en cambio, en saltar al campo y encontrar la manera de asegurar una victoria para el equipo en esa noche concreta.

O’Neill cree que si los Yankees consiguen un puesto en los playoffs, tendrán el potencial para convertirse en un rival formidable. Si consiguen hacerse con la tercera plaza de comodín, se enfrentarían en una serie al mejor de tres contra el tercer cabeza de serie de la AL, probablemente los Twins, que lideran la relativamente más débil AL Central. A pesar de la difícil situación actual, subrayó que las circunstancias podrían cambiar rápidamente.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.