Marcus Stroman deja al descubierto lo que le falta a Boone para encender a los Yankees

Yankees' Marcus Stroman makes an emotional outburst in the fifth after Torres' defensive error in Toronto on June 28, 2024.

Los Yankees de Nueva York pusieron fin el viernes a su racha de cuatro derrotas consecutivas con una espectacular remontada, derrotando a los Blue Jays de Toronto por 16-5 en el Rogers Centre. El punto de inflexión del partido se produjo en una tensa quinta entrada con Marcus Stroman en el montículo. Toronto anotó su segunda carrera gracias a una bola por los suelos al campocorto Anthony Volpe, que la pasó al segunda base Gleyber Torres. Pero el lanzamiento de Torres fue tardío, permitiendo que Vladimir Guerrero Jr. llegara a primera base e impidiendo una doble jugada.

Cuando Guerrero señaló safe, el lanzador de los Yankees Marcus Stroman mostró visiblemente su frustración y enfado en el montículo y continuó con ello en el banquillo. Este crudo arrebato emocional demostró ser un punto vital, ya que los Yankees, en lugar de deshacerse, se reagruparon para desatar un aluvión ofensivo que arrolló a los Blue Jays, asegurándose una victoria muy necesaria.

Juan Soto lideró la respuesta con un crucial jonrón de tres carreras, mientras que Torres contribuyó con su propio jonrón. El equipo remontó hasta una victoria por 16-5, estableciendo el récord de la temporada en carreras anotadas y poniendo fin a su racha de cuatro derrotas consecutivas.

Este dramático giro de los acontecimientos ilustró cómo un momento de tensión puede a veces catalizar el resurgimiento ofensivo de un equipo, transformando una situación potencialmente negativa en una fuerza unificadora para los Yankees.

Marcus Stroman mostró algo de fuego en el montículo en la victoria de los Yankees sobre los Blue Jays el viernes.
New York Daily News

Marcus Stroman establece el estímulo

Marcus Stroman se sintió visiblemente frustrado cuando Torres retrasó su lanzamiento a primera base, permitiendo a los Blue Jays tomar una ventaja de 2-1. Al final de la entrada, Toronto había ampliado su ventaja a 3-1. Su reacción fue vehemente, con aparentes improperios dirigidos a la jugada de campo, seguidos de un enérgico lanzamiento de la bolsa de colofonia.

El lanzador de los Yankees pareció gritar: “”¡Joder! Lanza la puta bola!”

El incidente siguió a la posterior retirada del partido de Marcus Stroman. Pero su frustración persistió en el banquillo, donde pidió en voz alta más intensidad a sus compañeros. Este arrebato hizo que el capitán de los Yankees , Aaron Judge, interviniera para calmar los ánimos.

Inesperadamente, la emotiva exhibición de Marcus Stroman pareció dar energía a los Yankees, que se redimieron con una tormenta ofensiva y pasaron a dominar, anotando un récord de la temporada de 16 carreras en una victoria por 16-5 en el Rogers Centre, rompiendo su racha de cuatro derrotas consecutivas.

El lanzador de los Yankees Marcus Stroman abordó su arrebato emocional durante el partido contra los Blue Jays, reconociendo que el béisbol puede evocar sentimientos intensos. Destacó su pasión por ganar y su compromiso con el equipo y la ciudad. Marcus Stroman explicó que su frustración procedía de la emoción bruta, que a veces aflora durante el juego. Mencionó que había hablado con sus compañeros después del partido para abordar el incidente.

“En este partido puede salir mucha emoción cruda”, dijo el lanzador de los Yankees. “Soy muy apasionado. Me importa mucho ganar por este equipo y por la ciudad. A veces, la emoción aflora. Me puse en contacto con todos los que tenía que ponerme después del partido. Todo está dirigido a ganar y a ser grande ahí fuera, y a veces es frustrante”.

Marcus Stroman expresó su decepción reflexionando sobre la jugada concreta que desencadenó su reacción. Creyó que había hecho un buen planteamiento en un momento crucial y se sintió frustrado cuando no se materializó el resultado deseado.

“Fue frustrante”, continuó la estrella de los Yankees. “Sentí que había hecho un buen lanzamiento. Ese fue un gran punto. Quería que eso se convirtiera allí, y no lo hicimos.

El abridor de los Yankees Marcus Stroman grita en el banquillo después de abandonar el montículo tras la quinta entrada en el Roger Center el 28 de junio de 2024.
R.J. Johnston/Toronto Star

El efecto alimenta la gran victoria de los Yankees

En un momento crucial, la ardiente salida de Marcus Stroman del montículo en la quinta entrada pareció encender el banquillo de los Yankees. Su apasionado llamamiento a los compañeros para que aumentaran la intensidad pareció provocar un cambio de rumbo.

En la sexta entrada, la respuesta fue inmediata: Jahmai Jones anotó un sencillo y Anthony Volpe bateó. Juan Soto, que había estado de capa caída últimamente, asestó entonces el golpe que cambió el partido. Después de trabajar una cuenta de 3-0 contra el abridor de los Blue Jays, Yusei Kikuchi, Soto machacó una bola rápida para conseguir un jonrón de tres carreras, su 20º de la temporada.

Esta espectacular explosión no sólo dio a los Yankees una ventaja de 4-3, sino que también marcó un punto de inflexión en el partido, transformando la frustración anterior de Stroman en un grito de guerra para el equipo.

La actuación de Soto siguió impresionando, ya que su cuadrangular decisivo supuso su octava aparición en el plato en la sexta entrada o más tarde esta temporada, líder de las Grandes Ligas según James Smyth, de YES Network. Esta explosión dio a los Yankees su primera ventaja de la serie, rompiendo una racha de nueve partidos en los que se habían quedado atrás pronto.

El rally de la sexta entrada no terminó con Soto. J.D. Davis contribuyó con su primer hit como Yankee con un doblete que anotó una carrera, seguido por el octavo jonrón de la temporada de Gleyber Torres, un disparo de dos carreras ante Nate Pearson. Esta explosión ofensiva ayudó a los Yankees a superar su reciente tendencia de comienzos lentos y demostró la resistencia y potencia de fuego del equipo.

La celebración del jonrón de Torres estuvo marcada por una amplia sonrisa mientras rodeaba las bases. En particular, Marcus Stroman fue uno de los primeros en salir del banquillo y saludó a Torres con un apretón de manos y un abrazo, señal de una reconciliación tras la tensión que habían vivido anteriormente.

Más tarde, Torres expresó su comprensión por la frustración anterior de Marcus Stroman, reconociendo los retos del juego. Subrayó que esas interacciones forman parte de la dinámica del equipo cuando los jugadores tienen una relación estrecha.

“Lo entiendo de verdad”, dijo el segundo base. “No tengo ningún problema con eso. Sé lo duro que es [the game is], así que creo que forma parte del juego cuando tienes ese tipo de relación con tus compañeros de equipo”.

A pesar de los jonrones en solitario del ex yanqui Isiah Kiner-Falefa y Vladimir Guerrero Jr. en la sexta y séptima entradas, respectivamente, los Blue Jays no pudieron remontar. Los Yankees ampliaron su ventaja en el octavo, con sendos dobles RBI de Alex Verdugo y DJ LeMahieu. Para LeMahieu, supuso su primer golpe extrabase de la temporada.

La ofensiva de los Yankees continuó en las últimas entradas. Aaron Judge anotó dos carreras con un sencillo en la novena entrada, seguido de un doblete RBI de Oswaldo Cabrera. Gleyber Torres añadió un fly de sacrificio, Alex Verdugo contribuyó con un sencillo RBI y José Treviño, que hasta entonces no había bateado, aportó un doble RBI. Jahmai Jones culminó la goleada con un sencillo RBI, elevando el total de los Yankees a un máximo de 16 carreras en la temporada.

Marcus Stroman de los Yankees hace un arrebato emocional en el quinto tras el error defensivo de Torres en Toronto el 28 de junio de 2024.

Marcus Stroman explica su arrebato

Antes, los Blue Jays se habían adelantado con un sencillo de George Springer en la primera entrada. Los Yankees no consiguieron anotar hasta la cuarta, cuando una inteligente jugada de baserunning durante un rundown en el que estaba involucrado Judge permitió a Juan Soto anotar.

La salida de Marcus Stroman contra su antiguo equipo duró 4,1 entradas, durante las cuales permitió cinco hits, tres carreras remolcadas y tres bases por bolas, mientras ponchaba a tres. Su número de lanzamientos alcanzó los 88, y su ERA de la temporada es ahora de 3,29.

El mánager Aaron Boone se refirió a la exhibición emocional de Marcus Stroman, expresando su confianza en la mentalidad, el compromiso y la concentración del lanzador. Al parecer, el lanzador habló con Torres después del partido para resolver cualquier tensión. En una publicación en las redes sociales, Marcus Stroman reconoció que la emoción y la pasión son parte integrante del juego.

Al reflexionar sobre la actuación del equipo, Marcus Stroman señaló que la explosión ofensiva de los Yankees estaba pendiente. Sugirió que el equipo había estado en un estado pasivo recientemente, experimentando una calma durante la última semana o dos. El lanzador de los Yankees expresó su satisfacción por ver a sus compañeros recuperar su forma de batear, dando a entender que este resurgimiento era inevitable dado el potencial del equipo.

“No se puede retener a este equipo mucho tiempo”, dijo Marcus Stroman. “Siento que era algo que iba a ocurrir pronto. Últimamente ha habido un poco de parón, pero ha sido bueno ver a los chicos dándole caña otra vez. Hemos estado un poco pasivos y en un pequeño parón esta última semana, dos semanas”.

¿Qué te parece? Deja tu comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.