Los Yankees deben evitar que Aaron Judge se convierta en otro Don Mattingly

Yankees Aaron Judge and Don Mattingly

Don Mattingly, que pasó la friolera de 13 temporadas completas vistiendo el uniforme de los Yankees, tiene el honor de ser el mejor Yankee que nunca ha pisado unas Series Mundiales. Por el contrario, Aaron Judge ha llegado a la Serie de Campeonato de la Liga Americana en tres ocasiones, una hazaña que se le escapó a Mattingly a lo largo de su ilustre carrera. Sin embargo, las siete temporadas de Aaron Judge con los Yankees significan que ya ha recorrido más de la mitad del camino para convertirse en una figura similar a Mattingly en cuanto a su permanencia en el equipo.

Ahora, al perderse la postemporada, Aaron Judge se encuentra en una situación parecida a la de Mattingly durante toda su carrera hasta octubre de 1995. Fue durante esa postemporada cuando Mattingly, incluso en el ocaso de su carrera, se enfrentó a futuros miembros del Salón de la Fama como Ken Griffey Jr, Edgar Martínez y Randy Johnson. En esa serie, Mattingly demostró lo que octubre se había estado perdiendo todo el tiempo al no incluirlo en su historia.

La carrera de Aaron Judge y la trayectoria de los Yankees

Aaron Judge debutó como novato en 2017, un año en el que los Yankees aventajaron a los Astros en la ALCS por tres partidos a dos antes de sucumbir finalmente. Su derrota se atribuyó, en parte, al bajón de Aaron Judge en el plato, una lucha que reflejaron sus compañeros de equipo a rayas. Al final, los Yankees perdieron la serie en siete partidos. Dos años más tarde, fueron derrotados en seis partidos por los Astros. Luego, en la temporada siguiente, sufrieron una dura barrida.

En la actualidad, Aaron Judge se encuentra a sólo una temporada de un asombroso contrato de 360 millones de dólares,el compromiso financiero más importante que los Yankees han hecho nunca con un solo jugador. Es evidente que está firmemente anclado en la organización. Sin embargo, persisten las dudas sobre la trayectoria de los Yankees. Por el contrario, equipos como los Braves han logrado el éxito en los campeonatos, e incluso los jóvenes Orioles han exhibido su potencial en la cúspide del Este de la Liga Americana. En vista de ello, puede que Hal Steinbrenner o Brian Cashman tengan que asegurar a Aaron Judge que tendrá la oportunidad de participar en unas Series Mundiales antes de que se le pasen los años.

Aaron Judge - El capitán de los New York Yankees
Charles Wenzelberg/New York Post

Si Steinbrenner y Cashman intentan convencerse de que la caída de los Yankees al cuarto puesto en el Este fue simplemente el resultado de circunstancias desafortunadas, se están engañando a sí mismos. Olvidan los elevados estándares que una vez fueron la norma para su equipo, un marcado contraste con la realidad actual de los Yankees, que llevan 14 temporadas sin aparecer en las Series Mundiales, a pesar de haber invertido más de 4.000 millones de dólares en jugadores de béisbol.

Si Steinbrenner sucumbiera a la persuasión de Cashman de que el departamento de análisis cargue con la culpa del rendimiento del equipo, con algunos miembros sirviendo de chivos expiatorios, de forma similar al ex entrenador de bateo Dillon Lawson, el propietario de los Yankees parecería más fuera de su alcance que nunca…”.

Se habla mucho de la trayectoria de Cashman con los Yankees, y es innegablemente impresionante, a pesar de que al principio heredó equipos que no construyó personalmente. Sin embargo, a pesar de su racha ininterrumpida de temporadas ganadoras y tres apariciones en la Final Four en los últimos siete años, los Yankees no han ostentado la distinción de ser el mejor equipo desde 2009. Siguen atribuyendo su decepción en la postemporada de 2017 al robo de fichajes, aunque nadie ha explicado adecuadamente cómo el robo de fichajes puede explicar la escasa producción de una carrera de los Yankees en los Juegos 6 y 7 de ese año.

Ha pasado una década completa desde los días de Derek Jeter y Mariano Rivera, miembros integrales del legendario Core Four que apuntaló la última dinastía de los Yankees. Sus hechos e identidades se han vuelto tan distantes y tan irrelevantes como evocar los nombres de iconos como Mickey, Whitey y Yogi de los años 50 y 60. De cara al futuro, su historia no ofrece más ayuda a los Yankees que el propio historial de Cashman.

Aaron Judge tiene grandes esperanzas puestas en los Yankees

El propio Aaron Judge, capitán del equipo, expresó la siguiente opinión en una entrevista reciente con NJ Advance Media:

“Hay un par de soluciones rápidas y luego hay otras cosas que van a requerir algunas conversaciones difíciles y algunas largas charlas con mucha gente en la sala. No voy a entrar en eso ahora. Puedo sentarme aquí y hablar de ello todo lo que quiera, pero se trata de que nos sentemos y lo resolvamos y lo hagamos. Va a hacer falta mucha gente. Una temporada como ésta abre los ojos a algunas personas. Ganando puedes enmascarar algunas cosas. Esta temporada nos pone bajo una luz diferente. Nos va a dar la oportunidad de hacer algunas cosas bien”.

Es importante reconocer que la responsabilidad de enderezar las cosas no recae sobre los hombros de Aaron Judge, ni tampoco sobre los de Aaron Boone. La responsabilidad recae directamente sobre los hombros de Cashman: él fue quien dio luz verde al traspaso de Giancarlo Stanton, absorbiendo lo que quedaba del abultado contrato de más de 300 millones de dólares de Stanton con los Marlins. También es el artífice del contrato de siete años de Aaron Hicks y de las adquisiciones de Josh Donaldson y Joey Gallo, por nombrar sólo algunas decisiones que han levantado ampollas en las últimas temporadas.

El meollo de la cuestión gira en torno a la incapacidad de los Yankees para desarrollar y mantener un lanzador titular de primera línea desde los tiempos de Andy Pettitte, otro ilustre miembro del Núcleo de los Cuatro. El equipo ha envejecido y se ha ralentizado, mientras que sus rivales de división se han vuelto más jóvenes y rápidos. Si los Yankees creen que sus victorias de final de temporada ofrecen algún atisbo de lo que podría haber sido, se están engañando a sí mismos. En realidad, dejaron de jugar partidos importantes ya en agosto, a pesar de derrotar a algunos aspirantes a los playoffs por el camino. Todo era esencialmente parte de lo que el legendario Marv Albert solía llamar “tiempo basura extendido”.

Así, los Yankees lograron evitar terminar en último lugar, a diferencia de los Red Sox, que repitieron ese destino. Sin embargo, los Red Sox han ganado cuatro Series Mundiales desde 2004, mientras que los Yankees sólo han ganado una en el mismo periodo de tiempo. Incluso hace dos años, los Red Sox estaban a punto de ganar otro campeonato.

Aunque Aaron Judge no está rejuveneciendo y ha tenido su ración de lesiones esta temporada, sigue siendo una figura fundamental. Gerrit Cole, otro de los jugadores más importantes del equipo con un enorme contrato de más de 300 millones de dólares, cumplirá 34 años la próxima temporada. Es legítimo preguntarse cuánto tiempo de máxima audiencia le queda. Para reiterar, Aaron Judge está aquí para quedarse. Sin embargo, Cole se reserva el derecho a retirarse después de la próxima temporada.

En última instancia, es Aaron Judge quien tiene la clave. El presente y el futuro de los Yankees giran en torno a él, que se ha comprometido a dedicar al equipo el resto de sus mejores años. Lleva siete años en los Yankees, lo que marca la mitad de su camino para convertirse en otra figura legendaria como Don Mattingly.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.