Analizando las posibilidades de que los Yankees den un giro en la segunda vuelta

The Yankees logo is highlighted during an All-Star meet.

A falta de 71 partidos para el final de la temporada, los Yankees se encuentran a ocho partidos del líder en la AL Este y a sólo uno de asegurarse un puesto en los playoffs. Ante esta situación, el equipo no puede permitirse perder el tiempo y debe aprovechar al máximo cada oportunidad, si está dispuesto a repetir lo de 1978 y remontar.

Los Yankees siguen sin saber con certeza si Aaron Judge volverá de la lista de lesionados y cuál será su rendimiento a su regreso. Además, se están adaptando a un nuevo entrenador de bateo, Sean Casey. A pesar de estos retos, el equipo sigue confiando en que puede dar un fuerte empujón para alcanzar la postemporada en octubre.

Esta semana, el director general Brian Cashman habló de la situación actual tras el despido del entrenador de bateo Dillon Lawson después de la primera mitad de la temporada. Mencionó la posibilidad de un sprint e hizo hincapié en la oportunidad que se presenta. Cashman expresó su convencimiento de que el equipo cuenta con jugadores con importantes capacidades que pueden elevar su rendimiento y lograr mejores resultados en la segunda mitad de la temporada.

El próximo calendario de los Yankees incluye una serie de tres partidos contra los Rockies, el tercer peor equipo de las Grandes Ligas. A continuación, viajarán para jugar contra los Angels, en apuros, antes de volver a casa para enfrentarse a los Royals, que actualmente poseen el segundo peor récord de la liga.

A medida que avance la temporada, los Yankees también verán acercarse la fecha límite para realizar traspasos, el 1 de agosto. Esta fecha límite ofrece al equipo la oportunidad de realizar los movimientos necesarios y reforzar potencialmente su plantilla, sobre todo abordando su importante laguna en el jardín izquierdo. Estas incorporaciones podrían suponer un valioso impulso para su rendimiento.

Sin embargo, para que los Yankees tengan un fuerte repunte y desafíen a los equipos que tienen por delante, como los Rays, Orioles y Blue Jays en el Este, y los Astros en la clasificación de comodines, dependen en gran medida de los veteranos que no han rendido a la altura de su potencial hasta ahora. Es crucial que estos jugadores de bajo rendimiento que ya están en la plantilla del equipo den un paso al frente y contribuyan de manera significativa.

El ataque de los Yankees es el principal problema

Uno de los principales factores que contribuyeron a que los Yankees no se aseguraran un puesto en los playoffs en la primera mitad de la temporada fue su difícil ataque. El rendimiento ofensivo del equipo se situó entre los 12 peores en carreras anotadas por partido (4,40), el 10 peor en OPS (,710), el quinto peor en porcentaje de bases (,300) y el tercero peor en promedio de bateo (,231). Estas estadísticas desempeñaron un papel importante en la decisión de despedir a Lawson de su puesto como entrenador de bateo.

Los Yankees se enfrentaron a desafíos ante la ausencia de Judge durante los últimos 31 partidos, lo que perjudicó su rendimiento. Además, las mediocres contribuciones ofensivas de DJ LeMahieu, Giancarlo Stanton y Anthony Rizzo, que experimentaron un descenso significativo en su bateo, perjudicaron aún más al equipo. Además, la inconsistente actuación de Josh Donaldson, que o bateaba jonrones o luchaba por causar impacto con sólo 15 hits en 112 apariciones en el plato, se sumó a sus males ofensivos.

Aaron Judge de los Yankees en el Dodger Stadium el 3 de junio de 2023.

El enfoque ofensivo actual de los Yankees gira en torno a los principios del bateo potente y el porcentaje de bases. El equipo cree que, al tener más jugadores en base, pueden maximizar su potencial anotador con sus fuertes bateadores. Sin embargo, esta estrategia se ha traducido en un elevado número de strikeouts y una falta de consistencia en el bateo cuando hay corredores en posición de anotar u hombres en base.

En la pausa del All-Star, el rendimiento de los Yankees en cuanto a carreras anotadas les sitúa en la zona media de la liga. Sin embargo, su promedio de bateo de equipo de .231 está empatado con Detroit, lo que lo convierte en el segundo más bajo de la Liga Americana. Asimismo, comparten con Detroit el segundo peor porcentaje de bases con .300. Los Yankees también ocupan el segundo puesto por la cola en hits, con 690, y el cuarto por la cola en paseos, con 279. El único equipo con peores estadísticas son los Oakland A’s, que actualmente tienen un récord de 25-67.

Excepto por la Volpe que juega de shortstop, la ofensiva de los Yankees permanece prácticamente igual a la de la temporada anterior. El año pasado, acabaron con un récord de 38-40 tras un impresionante comienzo de 61-23. Sin embargo, su actuación en la postemporada fue decepcionante, ya que fueron barridos por los Astros en la ALCS tras una complicada serie de cinco partidos contra un equipo menor de Cleveland en la ALDS.

El director general de los Yankees, Brian Cashman, tomó una decisión sorprendente al despedir al entrenador de bateo Dillon Lawson durante la temporada en curso, lo que reflejaba un movimiento a menudo asociado con el propietario del equipo, George Steinbrenner. Cabe destacar que Cashman no había realizado anteriormente un cambio de este tipo a mitad de temporada. Sin embargo, debido a las importantes dificultades del ataque de los Yankees, Lawson se convirtió en el chivo expiatorio del mediocre rendimiento del equipo.

El ex jugador de la MLB Sean Casey ha sido contratado como nuevo entrenador de bateo de los Yankees, a pesar de que no ha ejercido anteriormente como entrenador en las Grandes Ligas. El equipo espera que Casey pueda aportar una nueva perspectiva y utilizar su experiencia para revitalizar su maltrecho ataque. Sin embargo, existen dudas sobre si este ataque puede remontar con éxito y recuperar su antigua fuerza.

Hay interrogantes en torno a la posible mejora de este ataque. Muchos se preguntan si los jugadores veteranos rendirán al nivel previsto, dados sus antecedentes y las estadísticas que figuran en el reverso de sus tarjetas de béisbol.

Sin duda, tener a Aaron Judge de vuelta en la alineación supondría un impulso para los Yankees. Sin embargo, incluso cuando el equipo contaba con una plantilla relativamente sana a principios de temporada, experimentó periodos en los que su capacidad para anotar carreras era inconsistente. Por lo tanto, si los jugadores de apoyo no contribuyen eficazmente, el regreso de Judge puede no tener un impacto significativo en el rendimiento general del equipo esta temporada.

A ello se añaden cuestiones secundarias

Un aspecto especialmente descorazonador de esta temporada es la incapacidad de los Yankees para sacar provecho de sus buenos lanzamientos.

Gracias a las excelentes actuaciones de Gerrit Cole, que tiene un récord de 9-2 con un ERA de 2,85, los Yankees ocupan actualmente el quinto puesto de la liga por su ERA de equipo de 3,80. Además, es el segundo equipo de la liga que menos golpes permite y el quinto que menos carreras permite.

Las dificultades del equipo van más allá del ataque. Los Yankees también han cometido varios errores y despistes en las bases, que les han hecho perder algunos partidos esta temporada.

Los Yankees han encontrado dificultades con su defensa, especialmente en el outfield, donde los jugadores han estado jugando fuera de posición. Esto ha dificultado la ejecución de jugadas con balones lanzados al campo, ya que algunos jugadores carecen de la experiencia necesaria para manejar estas situaciones con eficacia.

Gerrit Cole lanza mientras otros titulares de los Yankees lo miran.
Helvin Rojas

El entrenador Aaron Boone ha recibido numerosas críticas por el decepcionante rendimiento del equipo esta temporada. Aunque ha tomado decisiones cuestionables, es importante reconocer que ha conseguido mantener la competitividad del equipo en medio de los desafíos. Por otro lado, los esfuerzos del Director General Brian Cashman por construir una plantilla de campeonato han sido recibidos con cierto escepticismo. Tanto Boone como Cashman son muy conscientes de las expectativas y exigencias que conllevan sus funciones dentro de la organización.

El jardín izquierdo ha demostrado ser un problema persistente para los Yankees esta temporada, ya que han luchado por encontrar una producción ofensiva consistente desde esa posición. Hasta ahora han empleado a nueve jugadores diferentes en el campo izquierdo. De forma similar, la gestión de la posición de receptor por parte de José Trevino y Kyle Higashioka ha sido sólida en el manejo del cuerpo de lanzadores, pero carece de destreza ofensiva. Aunque su principal contribución reside en su capacidad para dirigir el juego, cualquier producción ofensiva de Trevino e Higashioka se considera un plus para el equipo.

Si examinamos la historia de los 27 campeonatos de los Yankees, probablemente descubriremos que su alineación contaba sistemáticamente con bateadores zurdos impactantes, a menudo más de uno. Sin embargo, desde que Robinson Cano se marchó tras la temporada 2013, los Yankees han carecido de un bateador zurdo que pueda tener un impacto significativo. Jugadores como Greg Bird, Didi Gregorius y Brett Gardner no poseían el mismo nivel de impacto que los temidos bateadores zurdos, que pueden crear una sensación de inquietud entre los lanzadores diestros rivales.

Los Yankees han intentado cubrir su necesidad de bates zurdos impactantes con jugadores como Joey Gallo y el bateador Aaron Hicks. Desgraciadamente, estas adquisiciones no dieron los resultados deseados, sobre todo con Hicks luchando cuando bateaba desde el lado izquierdo. En la temporada anterior, el equipo incorporó a Matt Carpenter y Andrew Benintendi, que se mostraron prometedores pero se vieron lastrados por las lesiones. El intento de Carpenter de regresar tras una lesión a principios de agosto le dejó rindiendo por debajo de su nivel habitual, mientras que Benintendi se perdió las últimas semanas de la temporada regular y la postemporada. Aunque Anthony Rizzo es una valiosa adición a la alineación, ya no posee el mismo nivel de impacto que solía tener desde el lado izquierdo, posiblemente debido a su lesión en el cuello sufrida contra los Padres.

El factor Sean Casey

La nación de los Yankees aún está por ver hasta qué punto la llegada de Casey puede revitalizar el rendimiento de los veteranos bateadores. Sin embargo, las perspectivas de los Yankees para la segunda mitad de la temporada pueden depender en gran medida de este rejuvenecimiento.

Los Yankees contratan al analista de TV Sean Casey como entrenador de bateo en sustitución del despedido Dillon Lawson
AP

Sean Casey expresó su confianza en su capacidad para tener un impacto significativo en el equipo. Mencionó su entusiasmo por las altas expectativas puestas en él y la oportunidad de trabajar estrechamente con los jugadores a diario. Casey pretende infundir confianza a los jugadores, mejorar sus swings y contribuir a que el equipo se convierta en uno de los mejores ataques del béisbol. Acepta con entusiasmo el reto que le espera.

Sean Casey transmitió una sensación de seguridad, afirmando que no había experimentado ningún tipo de intimidación. Expresó su convencimiento de que no encontraría una curva de aprendizaje significativa en su función. Casey se sentía preparado y confiado en su capacidad para establecer contactos con los bateadores de las grandes ligas.

El año anterior, los Yankees tuvieron una primera mitad de temporada excepcional. Lograron un récord extraordinario, superando a sus rivales en 36 partidos y asegurándose una cómoda ventaja de 13 partidos en la AL Este antes de la pausa del All-Star. Sin embargo, su rendimiento en la segunda mitad de la temporada no fue tan notable, ya que jugaron a un nivel de 0,500, ganando y perdiendo el mismo número de partidos.

Esta temporada, los Yankees tienen la esperanza y el objetivo de cambiar la trayectoria de su rendimiento.

Según el mánager Aaron Boone, creía que, al entrar en la segunda mitad de la temporada, el equipo tenía ante sí una oportunidad prometedora. Subrayó que era su responsabilidad alcanzar el éxito y reconoció que actualmente se encontraban en una posición favorable para lograrlo. Boone reconoció que, a pesar de las dificultades encontradas, esperaban con impaciencia la oportunidad de sacar provecho de esta oportunidad.

Una segunda parte difícil

A medida que se acerca la segunda mitad de la temporada, los Yankees tienen actualmente un récord de 49-42 y ocupan la cuarta posición en la división Este. Van siete partidos por detrás de los Rays en la columna de derrotas. Actualmente, los Yankees ocupan la sexta y última plaza de Comodín. Sin embargo, están seis partidos por detrás de los Orioles, que ocupan el primer puesto de comodín. Esto sugiere que sólo quedan dos plazas de Wild Card disponibles para la contienda. Es muy probable que el equipo de Tampa Bay se asegure un puesto en la postemporada, aunque no consiga el título de división contra los Orioles.

Los Yankees se encuentran muy cerca de los Astros y los Blue Jays, a sólo un partido de la última plaza de Comodín. Al mismo tiempo, mantienen una ventaja de sólo un partido sobre los Red Sox, con otros cuatro equipos en liza. Entre estos equipos se encuentran Seattle, Cleveland, Minnesota y los Angels, que están a cuatro partidos de los Yankees pero podrían tener problemas debido a sus lesiones.

Es probable que Cleveland o Minnesota se proclamen vencedores de la División Central, dejando al otro equipo como firme aspirante a una plaza de Comodín. Se prevé que los Astros se aseguren finalmente el primer puesto de la División Oeste. En consecuencia, Texas se convierte en uno de los principales competidores por una plaza de Wild Card. Cabe destacar que los Yankees perdieron la serie de la temporada contra los Rangers, lo que da a estos últimos la ventaja de desempate. Es importante recordar que ya no hay eliminatorias a un partido para determinar el ganador de la división o el puesto de Comodín.

Si miramos el calendario, los Yankees se enfrentan a un camino lleno de retos. Todavía les quedan siete partidos contra los Astros, un equipo que ha demostrado ser formidable esta temporada. Además, tienen próximos partidos fuera de casa en Miami y Atlanta, donde se enfrentarán a una dura competencia. Además, los Yankees tienen programadas series en casa contra los Brewers de Milwaukee, primeros, y Arizona, que han demostrado su fortaleza y no serán rivales fáciles. El resto de la temporada será una dura prueba para el equipo.

A los Yankees aún les quedan 13 partidos contra equipos de la División Central, concretamente Detroit y Kansas City. Sin embargo, los Yankees han tenido problemas para sacar el máximo partido de enfrentarse a rivales supuestamente más débiles, ya que su récord contra equipos como Minnesota, Cleveland y Chicago es de 8 victorias y 8 derrotas.

Todavía quedan 22 partidos de división para los Yankees, que hasta ahora tienen un récord de 13 victorias y 17 derrotas contra equipos de la AL Este. Esto incluye cuatro partidos de siete en Boston, donde todavía no han conseguido una victoria, así como tres partidos en Baltimore. Además, habrá series en casa y fuera contra Tampa Bay y Toronto. Es importante señalar que durante el partido de las estrellas, Jordan Romano, el cerrador de los Blue Jays, sufrió una contractura lumbar tras lanzar sólo cinco veces.

Los seis próximos partidos contra los Blue Jays se jugarán en los últimos 12 días de la temporada regular, y tienen una importancia significativa para determinar qué equipo se asegurará un puesto en la postemporada y qué equipo será eliminado.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.