Los Yankees luchan por encontrar respuestas a cinco problemas clave esta temporada baja

Aaron Judge, Anthony Rizzo, and Giancarlo Stanton at Yankees dugout in the Bronx.

Cuando los Yankees cayeron a un nuevo mínimo en agosto, Brian Cashman expresó su decepción, calificando la temporada de ” desastre” y “vergüenza”. Hizo estas declaraciones durante una rueda de prensa celebrada en el Yankee Stadium, que duró aproximadamente 22 minutos y se asemejó a un discurso de concesión.

Teniendo en cuenta las constantes ambiciones de campeonato de los Yankees, Cashman consideró que la temporada no estaba a la altura de las expectativas y la consideró inaceptable. Anticipó que sería necesario evaluar a todas las partes implicadas, incluido él mismo. Estas evaluaciones están actualmente en curso, pero también lo están los preparativos para el año próximo. La organización está decidida a invertir una trayectoria descendente que persiste desde hace al menos tres temporadas.

A medida que los Yankees ponen sus miras en un resultado diferente en 2024, se enfrentan a cinco preguntas clave.

¿Harán los Yankees algún movimiento por grandes nombres?

Sin duda, debería haber un movimiento en marcha. Los Yankees se enfrentaron a una grave escasez de potencia ofensiva la temporada pasada, como indica su 25º puesto en las Mayores con sólo 673 carreras anotadas. Además, su OPS de .701 les situó en el puesto 24 de la liga. La ausencia de bateadores zurdos de potencia es desconcertante, sobre todo si se tiene en cuenta que juegan 81 partidos en el Yankee Stadium, un estadio propicio para los bateadores.

Mientras que perseguir a Shohei Ohtani parece poco práctico, dada la presencia de Giancarlo Stanton como bateador designado y un número significativo de contratos de alto valor ya en los libros, Cody Bellinger emerge como un candidato atractivo. Podría ser el bateador zurdo que tanto necesitan para llenar el vacío en el jardín izquierdo, una posición que los Yankees llevan años intentando cubrir. La perspectiva de un traspaso por Juan Soto también es tentadora; aparte del hipotético fichaje de Ohtani, podría ser el movimiento más importante que podrían hacer para revitalizar la confianza de los aficionados.

Se va a liberar una importante cantidad de dinero de la nómina, y Steinbrenner ha expresado constantemente su compromiso de reinvertirlo en el equipo. Si se tienen en cuenta los contratos que expiran y las compras de jugadores, así como el hecho de que se espera que Domingo Germán no sea traspasado, más de 50 millones de dólares de la nómina de la temporada pasada deberían estar disponibles para la temporada 2024. Además, el probable traspaso de Gleyber Torres podría aumentar aún más los fondos disponibles.

¿Podrán los Yankees solucionar sus problemas de lesiones?

En 2020, los Yankees llevaron a cabo una revisión integral de su sistema de formación, con la incorporación de Eric Cressey como consultor externo. Hicieron hincapié en que las mejoras serían un proceso gradual y no darían resultados inmediatos. Sin embargo, más de tres años después, el equipo sigue luchando contra las lesiones. Según Spotrac, los Yankees destinaron más de 82 millones de dólares durante la temporada pasada para cubrir a 28 jugadores en la lista de lesionados, acumulando un total de 2.154 días perdidos por lesiones. El gasto de 82 millones de dólares encabezó las Grandes Ligas, y los 2.154 días perdidos en la lista de lesionados ocuparon el tercer lugar, tras los Dodgers (2.470) y los Angels (2.378).

Mientras que algunas lesiones, como la colisión de Aaron Judge con una barrera de hormigón en el Dodger Stadium, eran en gran medida inevitables, otras, como la del receptor José Treviño, se produjeron por jugar sin estar totalmente recuperado o por el factor edad. Sin embargo, hay motivos de preocupación que merecen un escrutinio más profundo, como el hecho de no haber descubierto a tiempo el síndrome postconmoción cerebral de Anthony Rizzo, que llevaba meses afectando a su rendimiento.

Una de las principales preocupaciones es el estado de salud de Giancarlo Stanton. Es evidente que el año pasado limitó su velocidad de carrera para evitar nuevas lesiones en la parte inferior del muslo. Con $98 millones restantes en su contrato, los Yankees pueden aceptar a Stanton como bateador designado estacionario, pero no si continúa luchando con un promedio de bateo de .191 y lanzamientos de alta velocidad. La cuestión acuciante es cómo devolver su rendimiento a los niveles anteriores.

¿Permitirán los Yankees que Judge o Cole intervengan en la toma de decisiones?

Aaron Judge y Steinbrenner acordaron una importante ampliación de contrato de nueve años y 360 millones de dólares el pasado diciembre, y la estrecha relación de Judge con los dirigentes del equipo sigue siendo fuerte, sobre todo después de haber sido nombrado capitán. Es probable que Judge haga valer aún más su influencia para dirigir la trayectoria del equipo; ha expresado su intención de mantener conversaciones con Steinbrenner y Cashman durante el invierno. Cole, que viene de una temporada en la que su actuación, probablemente merecedora del premio Cy Young, se vio dilapidada por el récord de 82-80 del equipo, también se asegurará de que sus puntos de vista sean escuchados.

Un probable tema de debate es la observación realizada por Judge sobre algunos de los jugadores jóvenes que descuidan los entrenamientos adicionales previos a los partidos. Judge subrayó la importancia de la mejora continua, haciendo hincapié en que el mero hecho de llegar a las grandes ligas y jugar en Nueva York no significa que los jugadores puedan dejar de esforzarse por mejorar. El compromiso de Judge de seguir jugando, incluso después de que se desvanecieran las débiles esperanzas del equipo en los playoffs, no fue una coincidencia.

¿Pueden los Yankees reforzar su rotación?

Como se mencionó anteriormente, Cole está listo para entrar en la temporada fresca de su primer Cy Young Award. Sin embargo, la temporada 2023 reveló que no puede llevar solo la carga de lanzamientos. Uno de los principales objetivos para reforzar la rotación es Yoshinobu Yamamoto, sobre todo después de que Cashman viajara a Japón y presenciara su impresionante partido sin hit el 9 de septiembre. Sin embargo, habrá una dura competencia para el apreciado diestro de 25 años.

Carlos Rodón buscará recuperarse de un decepcionante debut a rayas durante la temporada 2023, un periodo marcado por continuas luchas tras sus problemas de lesiones en primavera.

Michael King hizo una transición exitosa desde el bullpen, y Boone ya ha expresado su expectativa de que King asuma un papel de titular en 2024. Néstor Cortés está en vías de recuperarse de sus lesiones, y Clarke Schmidt ha demostrado su fiabilidad como titular con 159 entradas, el mejor registro de su carrera. Estos lanzadores están preparados para formar el quinteto titular, aunque existe la posibilidad de que Cortés o Schmidt pasen a desempeñar funciones de suplentes si los Yankees consiguen a Yamamoto o a otro titular de primer nivel.

¿Está Steinbrenner ansioso por rescatar a los Yankees?

Todo apunta a que Cashman y el entrenador Aaron Boone continuarán en sus puestos en 2024. El contrato de Cashman se extiende hasta 2026, ya que recientemente consiguió una prórroga en diciembre. A Boone le queda al menos una temporada garantizada en su contrato de tres años, que incluye una opción de equipo para 2025. El entrenador de bateo Sean Casey también ha expresado su interés en regresar.

En junio, Steinbrenner mencionó que, en caso de una temporada infructuosa, haría preguntas de sondeo, incluido un examen del departamento de operaciones de béisbol. Esta revisión, a menudo denominada “auditoría”, implica compartir información con una empresa externa para evaluar y perfeccionar sus procesos. La atención se centrará probablemente en las decisiones que condujeron a los traspasos de jugadores como Josh Donaldson y Frankie Montas.

Steinbrenner sabe bien lo infame que es el departamento de análisis del equipo, que también se ha enfrentado al escrutinio desde dentro de la casa club. Recientemente, Aaron Judge señaló que, aunque los análisis del club son sólidos, puede que necesiten explorar diferentes métricas que a menudo están infravaloradas. Subrayó la importancia de tener en cuenta otros datos que podrían ser significativos. La división de ojeadores del equipo, tanto a nivel nacional como internacional, también puede ser objeto de escrutinio como parte de la evaluación.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.