Juan Soto se eleva por encima del lamentable intento de los Astros en los juegos mentales del vestuario

New Yankees star Juan Soto
Amanda Paula
sábado marzo 30, 2024

Juan Soto es sin duda uno de los jugadores más destacados durante la primera semana de la MLB, pero parece que se tomó la frase “Cuando la vida te da limones, haz limonada” bastante en serio. Se informó de que los Astros se burlaron de Juan Soto, que ahora juega en los Yankees de Nueva York, regalándole una taquilla rota, pero él se lo tomó con calma. Y lo que es más importante, brilló con los Yankees y fue la estrella principal en la victoria por 5-4 sobre los Astros de Houston.

¿Qué ha pasado?

El debut del jardinero estrella de los Yankees de Nueva York, Juan Soto, transcurrió sin contratiempos, a pesar de las burlas de los Astros de Houston, que le regalaron una taquilla rota.

Juan Soto dejó su impronta en el partido con un precioso lanzamiento al home con un out en la novena entrada, atrapando lo que habría sido la carrera del empate. También provocó un rally con un sencillo que anotó una carrera en la quinta entrada, su primer hit con los Yankees.

Antes del partido, la taquilla entregada a Juan Soto por los Astros venía con un cajón roto, según Jon Heyman de The New York Post. La estrella de 25 años se lo tomó con calma y sonrió. Cuando se le señaló que la taquilla que le habían regalado -un jugador de 30 millones de dólares- contenía un cajón roto, se limitó a sonreír. “Es buena suerte”, dijo.

Juan Soto se fue 1-por-3 con un sencillo anotador y dos bases por bolas durante su debut con los Yankees. Al estilo típico de Soto, vio 25 lanzamientos en sus cinco apariciones en el plato, igualado con Anthony Volpe como la mayor cantidad de lanzamientos vistos por el equipo durante el partido.

Ese partido fue tan significativo para Juan Soto que hizo historia para los New York Yankees. De acuerdo con OptaSTATS en X, Soto se convirtió en el primer jardinero que impulsó una carrera, consiguió varias bases por bolas y expulsó a la carrera del empate en la novena entrada en el mismo partido desde que la estadística de carreras impulsadas se hizo oficial en 1920. Una forma impresionante de empezar una temporada con un equipo nuevo.

Los Yankees se aseguraron a Soto a principios de esta temporada baja cuando se desprendieron de los lanzadores diestros Michael King, Jhony Brito y Randy Vasquez, junto con el mejor lanzador en perspectiva Drew Thorpe y el receptor Kyle Higashioka. A cambio, los Yankees recibieron a Soto y al jardinero Trent Grisham de los Padres de San Diego.

Potencialmente, Juan Soto y la estrella de los Yankees Aaron Judge ya están siendo considerados como uno de los dúos más formidables de la historia de la MLB, a pesar de que acaban de empezar la temporada. El jueves no defraudaron. Soto, bateando en el segundo puesto, hizo 1 de 3 con dos bases y un sencillo que anotó una carrera. Judge, bateando en el tercer puesto justo detrás de Soto, se fue 1-por-4 con un doble y una caminata. Los Yankees remontaron una desventaja de 4-0, anotando cinco carreras seguidas para entrar en la novena entrada con una ventaja de 5-4. Luego, cuando los Astros pusieron corredores en primera y segunda base con un out, fue Soto quien acudió de nuevo al rescate.

El plan estratégico de Juan Soto condujo a su momento histórico

El fulgurante comienzo de Juan Soto con los Yankees de Nueva York no es del todo sorprendente. Sus acciones durante la pretemporada dejaron entrever a un jugador centrado no sólo en el éxito personal, sino también en dejar una huella positiva.

Su primer movimiento oficial como yanqui se saltó la típica rutina de los entrenamientos de primavera. En cambio, en febrero, Soto peregrinó apasionadamente a una hora al este de Santo Domingo, a la Academia Dominicana de los Yankees. No se trataba de una visita obligatoria, sino de un testimonio de la dedicación de Soto a inspirar a la próxima generación de estrellas del béisbol. Recuerda vívidamente la posible influencia que la visita de una estrella dominicana habría tenido en él cuando era un joven jugador.

Fiel a su palabra, el 7 de febrero Soto pasó horas en la academia, conectando con cada jugador, entrenador, profesor y miembro del personal. Incluso interactuó con miembros de la embajada estadounidense que se encontraban de visita ese día.

Este gesto tan sincero despertó la intriga. Tal vez, en medio de las bromas con los Astros (que se burlaron de él con una “taquilla rota”), Soto ya poseía una tranquila confianza, una premonición de la histórica temporada que se avecinaba.

Las estadísticas dominantes alimentan la narrativa

Mirando hacia atrás, las señales estaban ahí. La temporada pasada, el dominio de Soto fue elocuente: una media de bateo estelar de [.313], un porcentaje de bateo de [.462], líder de la liga, y un porcentaje de bateo de [.578]. Incluso añadió un Guante de Oro de la Liga Nacional a su creciente vitrina de trofeos.

Esta pretemporada, Soto siguió perfeccionando sus habilidades durante los entrenamientos de primavera, con unos números impresionantes que dejaban entrever que estaba preparado para reescribir los libros de récords.

Las acciones de Juan Soto dibujan la imagen de un jugador que supera las expectativas, un líder dedicado no sólo a su propio rendimiento, sino al futuro del juego. Con su fulgurante arranque y su innegable pasión, parece que la premonición de Soto de una temporada histórica podría hacerse realidad.

Los Yankees pudieron vislumbrar el tipo de impacto que Soto aporta a la plantilla, y resultó tener un cambio sísmico en la rivalidad con los Astros. Sobre todo cuando la rotura de la taquilla fue quizás el factor que impulsó aún más a la estrella dominicana.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.