¿Cuál es la mejor clase del draft para los Yankees?

The Yankees' 1990 draft class includes  Andy Pettitte, Jorge Posada, and Mariano Rivera

Los Yankees de Nueva York tuvieron en 1990 el mejor draft de su historia. Ayudados por el cazatalentos Gene Michael, reclutaron a tres de los cuatro principales jugadores de los Yankees: Andy Pettitte, Jorge Posada y Mariano Rivera, que desempeñaron un papel fundamental en la formación de la dinastía más famosa, que ganó cinco títulos de la Serie Mundial. Derek Jeter fue elegido en 1992.

Breves datos sobre las selecciones del draft de 1990 de los Yankees

Jugadores clave reclutados:

  • Andy Pettitte, lanzador inicial
  • Jorge Posada, receptor
  • Carl Everett, jardinero, DH
  • Shane Spencer, jardinero
  • Ricky Ledee, jardinero
  • Mariano Rivera, cerrador

WAR de carrera: 129.9

Los rayos brillantes en las horas más oscuras de los yanquis

Los primeros días de junio de 1990 fueron un período arduo para los Yankees, plagado de circunstancias sombrías. Se encontraron con el peor récord de toda la Major League Baseball y se encaminaron hacia un mediocre final de 67-95, el porcentaje de victorias más bajo de la franquicia desde 1913. Además, el propietario George Steinbrenner estaba siendo investigado por la oficina del comisionado, mientras que el equipo funcionaba sin un director general designado oficialmente hasta el nombramiento de Michael en agosto.

Sin embargo, las mareas empezaron a cambiar, sentando las bases de un impresionante resurgimiento que se traduciría en cuatro campeonatos de las Series Mundiales en un lapso de cinco temporadas, de 1996 a 2000. Podría decirse que esta transformación se remonta a la selección fundamental de Pettitte y Posada, facilitada por la antigua regla del “draft and follow”, y reforzada por el fichaje de Mariano Rivera en febrero por los Yankees.

Hace unos años, Brian Cashman, actual Director General de los Yankees, reconoció las contribuciones a menudo ignoradas de Bill Livesey y Brian Sabean, describiéndolos como los héroes anónimos detrás de la dinastía del equipo. Sabean obtuvo reconocimiento más tarde como GM de los Giants durante sus exitosas campañas en las Series Mundiales, pero durante los primeros años de la década de 1990, tanto Sabean como Livesey fueron responsables de dirigir el departamento de ojeadores de los Yankees.

Los Yankees draftearon a Andy Pettitte en la 22ª ronda

En la 22ª ronda del draft, los Yankees hicieron un movimiento significativo al seleccionar a Andy Pettitte, un lanzador zurdo de talento que lanzaba constantemente en el rango de 85-87 mph, procedente del Deer Park High School de Texas. Si Pettitte hubiera optado por asistir a una universidad de cuatro años, los Yankees habrían perdido sus derechos sobre él. Sin embargo, decidió asistir al San Jacinto Junior College, lo que permitió a los Yankees negociar con él hasta una semana antes del draft del año siguiente. El ojeador local Joe Robison siguió apostando por Pettitte, que progresó notablemente en su acondicionamiento y comenzó a lanzar con mayor velocidad. Inicialmente, los Yankees ofrecieron a Pettitte una suma de 55.000 dólares, pero Pettitte contraatacó con una petición de 80.000 dólares, y los Yankees aceptaron sus condiciones.

Andy-Pettitte-new-york-yankees

En un notable ascenso, Andy Pettitte se convirtió rápidamente en uno de los jugadores más prometedores de los Yankees en sólo cuatro años, a pesar de haber sido elegido en la 22ª ronda del draft. Al final de la temporada de 1994, Baseball America clasificó al talentoso lanzador zurdo como el tercer mejor prospecto del equipo y el 49º en la clasificación general de béisbol. Con su arsenal de lanzamientos zurdos por encima de la media, su excepcional movimiento de salida y su enfoque intrépido en situaciones de alta presión (¿te suena?), Pettitte debutó en las Grandes Ligas en 1995, desempeñando un papel fundamental en el éxito de los Yankees, que consiguieron la primera plaza de comodín de su historia.

De su extraordinaria carrera de 18 años en las Grandes Ligas, Andy Pettitte dedicó la impresionante cifra de 15 temporadas a vestir el emblemático uniforme de los Yankees. Sus contribuciones al éxito del equipo son evidentes en sus notables clasificaciones dentro de la historia de la franquicia. La longevidad y regularidad de Pettitte le permitieron asegurarse una posición entre los tres primeros en categorías cruciales como la de partidos iniciados, en la que está empatado en el primer puesto. También ocupa el tercer puesto en victorias y entradas lanzadas, mientras que su impresionante récord de strikeouts lo sitúa firmemente en lo más alto de la tabla de los Yankees.

Los Yankees draftearon a Jorge Posada en la 24ª ronda

Jorge-Posada-new-york-yankees

Puede resultar sorprendente para muchos aficionados de los Yankees que Jorge Posada, en sus inicios, tuviera cierta experiencia jugando en segunda base en las ligas menores antes de pasar a desempeñar el papel de receptor. Curiosamente, durante el draft de 1990, fue catalogado oficialmente como shortstop. Sin embargo, cabe señalar que Posada nunca jugó de shortstop a ningún nivel después de embarcarse en su carrera profesional. Circunstancias tan peculiares pueden darse a veces en el mundo del béisbol.

La trayectoria de Posada en las Grandes Ligas es bien conocida por todos nosotros. Se convirtió en uno de los mejores receptores de su época, con una impresionante línea de bateo de .273/.374/.474 en sus 17 temporadas en las grandes ligas. Como bateador de cambio, exhibió su potencia con 275 jonrones y más de mil carreras. Teniendo en cuenta que fue elegido en el puesto 646 de la clasificación general, se puede afirmar con seguridad que la adquisición de un receptor del calibre de Posada sería un sueño hecho realidad para cualquier equipo. Sus credenciales le sitúan incluso en la cúspide del Salón de la Fama.

Curiosamente, los Yankees seleccionaron inicialmente a Posada en la 43ª ronda nada más salir del instituto en Puerto Rico en 1989. Sin embargo, Jorge Posada padre, que también era ojeador de béisbol, creía que su hijo necesitaba más experiencia y educación, por lo que le animó a ir a la escuela en Estados Unidos. Posada se matriculó entonces en el Calhoun Community College de Alabama, donde demostró sus habilidades en el campo. En el draft de 1990, los Yankees volvieron a apostar por Posada, esta vez en la 24ª ronda. Inicialmente, Posada jugó como shortstop durante su estancia en el colegio comunitario, pero durante un partido semiprofesional, asumió el papel de catcher por un día. El cazatalentos Leon Wurth se fijó en su potencial y, haciendo caso al consejo de Livesey de considerar a jugadores para diferentes posiciones, los Yankees ficharon a Posada por 30.000 dólares, asegurándose un jugador versátil con un inmenso potencial.

Entrada de Mariano Rivera

Mariano Rivera

En un campo de pruebas de los Yankees organizado por el ojeador Chico Heron en Ciudad de Panamá, Mariano Rivera recibió una invitación para mostrar sus habilidades. A pesar de carecer de entrenamiento formal como lanzador, pesar apenas 70 kg (155 libras) y lanzar a una modesta velocidad de 137-140 kilómetros por hora (85-87 millas por hora), el atletismo natural de Rivera y su fluido movimiento como lanzador llamaron la atención de los Yankees. Reconociendo su potencial sin explotar, el equipo decidió ficharlo como agente libre amateur. El contrato de Rivera incluía una prima de fichaje de 2.500 dólares, lo que equivale a unos 5.600 dólares en la moneda actual.

Los Yankees consiguieron tres de Core Four en 1990

Al evaluar los logros de estos tres miembros de The Core Four, queda claro que su trayectoria es excepcional. En conjunto, acumularon la asombrosa cifra de 14 campeonatos de las Series Mundiales. Además, otros dos jugadores de la promoción de 1990, Ricky Ledee y Shane Spencer, contribuyeron al éxito del equipo, consiguiendo otros cinco campeonatos. Esto significa que un notable total de 19 anillos de campeón pueden atribuirse a las selecciones del draft de ese año. Además, sus logros individuales son igualmente dignos de mención. Posada, por ejemplo, fue seleccionado cinco veces para el All-Star y ganó el Silver Slugger Award, que le reconoce como el mejor receptor de bateo en cinco ocasiones. En 2003, se convirtió en el primer receptor de los Yankees desde Yogi Berra en lograr la hazaña de batear 30 jonrones en una sola temporada.

Pettitte ostenta el preciado título de líder de ponches de todos los tiempos de los Yankees, con un impresionante total de 2.020 ponches. Además, comparte el récord de mayor número de partidos como Yankee con el legendario lanzador Whitey Ford, ambos con 438 partidos con el equipo. La contribución de Pettitte al éxito de los Yankees queda aún más patente por su notable logro en 2001, cuando se hizo con el premio MVP de la ALCS. Este galardón se lo ganó gracias a su excepcional actuación, asegurando dos victorias cruciales, incluido el decisivo quinto partido de la serie.

Profundicemos ahora en la extraordinaria carrera de Rivera. Con la impresionante cifra de 13 apariciones en el All-Star, cinco premios Rolaids Relief Man y un récord inigualable de 652 paradas, el dominio de Rivera como cerrador no tiene parangón. Sus excepcionales contribuciones en el montículo le valieron el reconocimiento como el mejor relevista de la historia del béisbol, según el Director General Brian Cashman. El impacto de Rivera se extendió mucho más allá de sus logros sobre el terreno de juego, ya que se convirtió en sinónimo del legado de los Yankees, dejando una huella indeleble que será recordada por las generaciones venideras. Su legado se ha entrelazado para siempre con el icónico logotipo de los Yankees, consolidando su estatus de figura inolvidable en los anales del béisbol.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.