100 años de la casa de los Yankees que construyó Ruth: Momentos históricos en el viejo estadio de los Yankees

El 18 de abril de 1923, los Yankees se mudaron a su nuevo hogar en el Bronx, ahora llamado Old Yankee Stadium. Fue una ocasión trascendental y anunció una nueva era para los hombres de raya diplomática y sus aficionados. Exactamente 100 años después, los Yankees jugarán el martes contra los Ángeles Angels en el nuevo estadio de los Yankees, construido enfrente de donde una vez estuvo el original.

Ese día, hace un siglo, el lanzador de los Yankees Bob Shawkey hizo el primer lanzamiento al receptor de los Yankees Wally Schang a las 15:30 de un miércoles. Babe Ruth bateó el primer jonrón ante 74.200 espectadores, el mayor público que jamás haya presenciado un partido de béisbol, en una victoria por 4-1 sobre Boston.

El edificio, un monolito de tres plantas de hormigón Edison y tejado de amianto Johns-Manville, se mantuvo en pie durante 50 años, fue renovado durante dos años a mediados de la década de 1970 y, a continuación, sirvió como meca del béisbol durante otros 33 años antes de cerrar definitivamente y ser demolido en 2008.

Entre aquella noche histórica y su último partido, el 21 de septiembre de 2008, el Viejo Estadio de los Yankees fue testigo de 11 no-hitters, incluidos tres partidos perfectos, albergó 100 de los 601 partidos de las Series Mundiales y fue testigo de las hazañas de leyendas como Ruth, Lou Gehrig, Joe DiMaggio, Mickey Mantle, Yogi Berra, Reggie Jackson, Derek Jeter y Mariano Rivera.

¿Por qué fue la casa que construyó Babe Ruth?

El 6 de febrero de 1921, Babe Ruth cumplió 26 años. Ese mismo día, los aficionados al béisbol de Nueva York se despertaron con la noticia de que los Yankees habían comprado 10 acres de terreno en el Bronx, donde construirían el Yankee Stadium. A partir de entonces, Ruth y el parque de béisbol estarían siempre vinculados.

Cuando se inauguró el Yankee Stadium en 1923, un escritor deportivo llamado Fred Lieb lo llamó “La casa que construyó Ruth”. En los años siguientes, el equipo se convirtió en uno de los mejores del béisbol, y Ruth fue la razón principal de ello. El primer año que el parque estuvo abierto, Nueva York ganó su primer título de las Series Mundiales. En 1927, 1928 y 1932, el equipo ganó tres más. Tras el final de la carrera de Ruth, los Yankees siguieron ganando, y el Yankee Stadium fue escenario de muchos acontecimientos deportivos memorables e importantes a lo largo de los años, hasta 2009, cuando el equipo se trasladó a un nuevo parque con el mismo nombre.

He aquí algunos de los mejores momentos relacionados con el béisbol que han tenido lugar en el viejo estadio de los Yankees.

Ruth bautiza el Yankee Stadium, 18 de abril de 1923

Los Yankees ganan 4-1 a los Red Sox en su primer partido en su nuevo estadio. Esta fue la primera victoria de la temporada de 1923. Ruth (¿quién si no?) hizo el primer home run en el parque. En la parte baja de la tercera entrada, bateó un cañonazo de tres carreras al jardín derecho ante Howard Ehmke. Los Yankees también ganaron su último partido de la temporada, derrotando a los Giants en seis partidos para ganar su primer campeonato de las Series Mundiales.

Babe Ruth en su último día en el Yankee Stadium.
SI

Discurso de Gehrig “El hombre más afortunado”, 4 de julio de 1939

Lou Gehrig se retiró de la alineación de los Yankees el 2 de mayo de 1939, cuando su rendimiento empeoraba y su cuerpo envejecía. Había jugado 2.130 partidos seguidos, lo que le convertía en el “Hombre de Hierro”. El día de su 36 cumpleaños, el 19 de junio de 1939, le comunicaron que padecía ELA. Poco después, los Yankees anunciaron que Gehrig dejaría el equipo. El 4 de julio, el equipo rindió homenaje al Caballo de Hierro en el Yankee Stadium, donde 61.808 aficionados vieron a Gehrig pronunciar su famoso discurso “Luckiest Man” (El hombre más afortunado) muy emocionado. El 2 de junio de 1941, menos de dos años después, falleció.

Bambino se despide, 13 de junio de 1948

El día en que los Yankees celebraban el 25 aniversario de la inauguración del Yankee Stadium, Ruth, enfermo de cáncer, hizo su última aparición en el estadio del Bronx y se le retiró el número 3. En ese momento, el otrora poderoso bateador había perdido mucho peso y tenía problemas para caminar. Usaba su bate como bastón. El 16 de agosto, después de dos meses, Ruth murió. “The Babe Bows Out”, el título de la fotografía de Nat Fein sobre Ruth en la ceremonia, ganó un Premio Pulitzer.

Los Dodgers ganan el primer título, 4 de octubre de 1955

En 1941, 1947, 1949, 1952 y 1953, los Dodgers de Brooklyn y los Yankees de Nueva York disputaron las Series Mundiales. Siempre perdían. Pero en 1955, los “Dem Bums” vencieron por fin a sus rivales del centro de la ciudad. Ganaron su primer título de las Series Mundiales con una victoria por 2-0 en el séptimo partido en el Yankee Stadium, gracias a una blanqueada de Johnny Podres.

Juego perfecto de Larsen, 8 de octubre de 1956

En 1956, los Yankees y los Dodgers volvieron a enfrentarse en las Series Mundiales. Esta vez, fue otro clásico de siete partidos que ganaron los Yankees. En el quinto partido, Don Larsen lanzó uno de los mejores partidos de la historia. Se enfrentó a 27 bateadores y se deshizo de todos ellos, convirtiéndolo en un partido perfecto. Nunca se ha vuelto a hacer en los playoffs, y hasta que Roy Halladay lo hizo en 2010, fue el único no-hitter en los playoffs.

Maris batea su 61º HR, 1 de octubre de 1961

El duro trabajo de Roger Maris para batir el récord de Ruth de más jonrones en una sola temporada se redujo al último día de la temporada regular de 1961. Tras empatar a Ruth con su 60º jonrón de la temporada el 26 de septiembre, Maris bateó el nº 61 contra los Red Sox cinco días después. Esto estableció un nuevo récord histórico que se mantendría hasta 1998.

Mantle se une al club de los 500 jonrones, 14 de mayo de 1967

Durante la carrera de Mickey Mantle, los Yankees ganaron siete títulos de las Series Mundiales. Sin embargo, en 1967, Mantle se acercaba al final de su carrera y Nueva York ya no aspiraba al título. El objetivo de Mantle de llegar a los 500 jonrones dio a los aficionados de los Yankees algo por lo que animarse, y el 14 de mayo, el bateador alcanzó la meta. Es el sexto jugador que lo consigue. Era la primera vez que se alcanzaba este hito en el Yankee Stadium. Ruth realizó los jonrones 500, 600 y 700, todos ellos lejos del estadio.

Chambliss se marcha, se desata el caos, 14 de octubre de 1976

El jonrón de Chris Chambliss en el quinto partido de la final de la ALCS de 1976 contra los Royals colocó a los Yankees en las Series Mundiales y dio comienzo a una alocada celebración, con los aficionados abarrotando el campo después de que la pelota saliera del parque. Chambliss estaba rodeado de gente mientras daba la vuelta a las bases, así que regresó a la casa club sin tocar la base. Más tarde, Chambliss volvió al campo para asegurarse de que se había contabilizado la carrera de la victoria, pero el home ya no estaba.

“Todavía llevaba el uniforme, pero me puse una chaqueta encima y me llevé a un par de policías conmigo al campo”, dijo Chambliss en 2016. “Nos abrimos paso entre la multitud y la gente no tenía ni idea de que era yo. Nos acercamos al home y, cuando miramos hacia abajo, no había nada. Alguien había cogido el home. Así que puse el pie donde solía estar y volvimos a entrar”.

Reggie va por 3, 18 de octubre de 1977

Reggie Jackson se dio a conocer como “Mr. Octubre” cuando conectó tres jonrones en el sexto partido de las Series Mundiales de 1977 contra los Dodgers. Lo hizo en tres lanzamientos consecutivos, lo que ayudó a Nueva York a ganar el título. Jackson salió del banquillo para cantar después de su tercer jonrón, una gran bambinazo que aterrizó en los asientos negros del bateador en el centro del campo. El público coreaba “Reggie, Reggie, Reggie” muy alto.

Guidry poncha a 18, 17 de junio de 1978

Ron Guidry blanqueó a los Angels mientras ponchaba a 18 bateadores, récord de los Yankees, en el partido que inició la tradición de que los aficionados se pongan en pie y aplaudan cuando hay dos strikes. Guidry tuvo una gran temporada en 1978. Logró 25 victorias y 3 derrotas, un ERA de 1,74, 248 bateadores ponchados en 273 2/3 entradas y ganó el premio AL Cy Young.

Murcer, los Yanks honran a Munson, 6 de agosto de 1979

Thurman Munson, capitán de los Yankees, murió en un terrible accidente aéreo el 2 de agosto de 1979. Tenía 32 años. Cuatro días después, los Yankees acudieron al funeral de Munson en Canton, Ohio. Horas más tarde, remontaron un 4-0 en contra para vencer a los Orioles por 5-4 en el Bronx. Bobby Murcer, que fue una de las personas que habló en el funeral de Munson, impulsó las cinco carreras y dio el golpe decisivo en la parte baja de la novena para ganar el partido.

El incidente de Pine Tar, 24 de julio de 1983

Después de que George Brett bateara un jonrón decisivo contra Rich Gossage con dos outs en la parte alta de la novena entrada, el entrenador Billy Martin se quejó de que el bate de Brett tenía demasiado alquitrán. Los árbitros estuvieron de acuerdo, así que Brett fue expulsado y los Yankees ganaron. La airada reacción de Brett ante la decisión es uno de los momentos más famosos de la historia del béisbol. Salió corriendo del banquillo para discutir y tuvo que ser retenido por otros jugadores. Después de que los Royals presentaran una protesta y de que el presidente de la AL, Lee MacPhail, dijera al partido que siguiera desde donde se había producido el jonrón, el futuro miembro del Salón de la Fama fue absuelto.

Agárrate al tejado 4 de octubre de 1995

Antes de que los Yankees llegaran a los playoffs por primera vez en 1995, habían pasado 14 años y toda la carrera de Don Mattingly. Los aficionados estaban listos para enloquecer cuando el primera base se acercó al plato en la parte baja de la sexta entrada del segundo partido de la ALDS contra los Mariners, después de que Rubén Sierra conectara un jonrón solitario para empatar el partido. A continuación, Mattingly bateó su propio home run, el único que ha bateado en la postemporada. El público enloqueció y el locutor Gary Thorne dijo: “¡Sujétense al techo!”.

El polémico jonrón de Jeter, 9 de octubre de 1996

En la parte baja de la octava entrada del primer partido de la ALCS de 1996, con los Yankees perdiendo por 4-3, Derek Jeter bateó una bola al jardín derecho que parecía ir a parar al guante de Tony Tarasco, de Baltimore. Sin embargo, un joven aficionado llamado Jeffrey Maier saltó el muro y empujó el balón a las gradas. A pesar de que se trataba de una interferencia, el árbitro Rich García lo consideró jonrón. Nueva York ganó el partido en 11 entradas y pasó a ganar la ALCS por 4-1. También vencieron a los Braves en las Series Mundiales, y el nombre de Maier siempre formará parte de la historia de los Yankees.

Triple de Girardi en el 6º partido, 26 de octubre de 1996

Los Yankees necesitaban una victoria más para ganar las Series Mundiales por primera vez desde 1978, pero para ello tenían que vencer a Greg Maddux. En el segundo partido, los Braves ganaron sin que se anotara ninguna carrera contra Maddux. En el sexto partido, sin embargo, Nueva York anotó tres carreras en la parte baja de la segunda entrada contra el diestro. El triple de Joe Girardi trajo a casa la primera carrera, y los vítores del público parecieron sacudir los cimientos del Yankee Stadium.

27 arriba, 27 abajo para Wells, 17 de mayo de 1998

En una tarde de domingo de 1998, David Wells hizo historia en el béisbol al ponchar a los 27 bateadores de los Twins en el primer partido perfecto de un Yankee desde el de Larsen en 1956.

Tino vapulea a los Padres, 17 de octubre de 1998

En el primer partido de las Series Mundiales contra San Diego, los Yankees perdían por 5-2 al final de la séptima entrada. El jonrón de tres carreras de Chuck Knoblauch empató el partido y, con dos outs, las bases estaban llenas para Tino Martínez. Después de recibir una buena llamada en una bola que parecía strike tres, Martínez golpeó el siguiente lanzamiento en la cubierta superior en el jardín derecho para un grand slam que rompió un empate y puso a Nueva York en el camino a una barrida de la serie que puso fin a la histórica temporada 1998 del equipo.

El perfecto de Cone, 18 de julio de 1999

David Cone lanzó un partido perfecto contra los Expos el mismo día en que los Yankees homenajearon a Yogi Berra haciendo que Don Larsen lanzara el primer lanzamiento ceremonial al catcher del Salón de la Fama. Fue una recreación del último out del juego perfecto de Larsen en 1956.

El tono perfecto de Bush, 30 de octubre de 2001

Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, el Presidente George W. Bush envió un mensaje de fortaleza a todos los estadounidenses subiéndose al montículo y lanzando un strike al receptor de los Yankees Todd Greene antes del tercer partido de la Serie Mundial entre los Yankees y los D-backs.

“Se pueden utilizar todas las palabras para describirlo. Fue espeluznante, diferente. Un momento de sanación impresionante para nuestro país”, dijo Greene en 2021.

Jeter es el Sr. Noviembre, 31 de octubre de 2001

En la parte baja de la novena entrada, Martínez bateó un jonrón de dos carreras ante Byung-Hyun Kim para empatar el partido y evitar que los Yankees tomaran una ventaja de 3-1 en la Serie Mundial. En la siguiente entrada, justo cuando el reloj marcaba la medianoche para comenzar noviembre, Jeter bateó el primer lanzamiento que vio de Kim para un cuadrangular que empató la serie a dos partidos. Y así es como vino al mundo el Sr. Noviembre.

Deja vu para los D-backs, 1 de noviembre de 2001

Un día después de que Martínez bateara un jonrón de dos carreras contra Kim con dos outs en la parte baja de la novena para empatar el partido, Scott Brosius hizo lo mismo, enviando el quinto partido de la Serie Mundial a la prórroga. El sencillo de Alfonso Soriano en la parte baja de la 12ª entrada dio a Nueva York una sorprendente ventaja de 3-2 en la serie, y el Clásico de Otoño volvió a Arizona. Aunque los Yankees perdieron los dos partidos siguientes, su magia en la novena entrada de los partidos 4 y 5 hizo que el Yankee Stadium fuera aún más especial.

Boone envía a los Yankees a las Series Mundiales, 16 de octubre de 2003

En el séptimo partido de la ALCS de 2003, los Red Sox tenían a los Yankees contra las cuerdas con una ventaja de 5-2 y cinco outs por jugarse. Sin embargo, Nueva York volvió a empatar el partido en la parte baja de la octava después de que el manager Grady Little decidiera mantener a Pedro Martínez en el montículo a pesar de que estaba cansado. Mariano Rivera impidió que los Red Sox anotaran en las tres entradas siguientes. En la parte baja de la duodécima, Aaron Boone conectó un jonrón ante Tim Wakefield para poner fin a la serie. Boone se convirtió en el tercer jugador, después de Bill Mazeroski y Greg Chambliss, en batear un jonrón en un partido de postemporada en el que el ganador se lleva todo.

Jeter vuela hacia las gradas, 1 de julio de 2004

El 1 de julio de 2004, los Yankees y los Red Sox jugaron un partido muy emocionante. Nueva York remontó para ganar 5-4 en la parte baja de la 13ª entrada. Al final de la parte alta de la 12ª, Jeter corrió desde el shortstop para atrapar el popup de Trot Nixon por la línea del jardín izquierdo y luego voló a toda velocidad hacia las gradas. Fue una de las mejores jugadas defensivas de su carrera. Jeter volvió ensangrentado y magullado. Tuvieron que darle siete puntos en la barbilla, pero al día siguiente pudo jugar.

Los Red Sox completan una remontada histórica, 20 de octubre de 2004

Tras perder los tres primeros partidos de la ALCS de 2004 contra los Yankees, los Red Sox empataron la serie con un robo de Dave Roberts en el cuarto partido, dos walk-off hits de David Ortiz y el “Bloody Sock Game” de Curt Schilling. Con el jonrón de dos carreras de Ortiz en la parte alta de la primera entrada y el grand slam de Johnny Damon en la segunda, Boston ganó el séptimo partido a domicilio y se convirtió en el primer equipo en la historia de la AL/NL en ganar una serie de postemporada después de ir perdiendo tres partidos a cero. La “Maldición del Bambino” se rompió por fin cuando los Red Sox barrieron a los Cardinals en las Series Mundiales.

Asombrosa actuación de Hamilton en el Derby, 14 de julio de 2008

El consumo de drogas y alcohol de Josh Hamilton estuvo a punto de arruinar su carrera, pero finalmente llegó a las Grandes Ligas en 2007 y empezó a demostrar por qué en su día fue el primer jugador elegido en el Draft. En 2008, Hamilton fue nombrado miembro del equipo All-Star por primera vez, y aceptó una invitación para participar en el Derby de Jonrones en el Yankee Stadium, donde ese año se celebraron los festejos del All-Star durante la última temporada del parque. El bateador zurdo ofreció un espectáculo memorable. En la primera ronda, logró la cifra récord de 28 jonrones, la mayor de la historia en una sola ronda. Su récord no fue batido hasta que el sistema de “outs” fue sustituido por un límite de tiempo en el Home Run Derby de 2015.

¿Qué le parece? Deje un comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.