Series Mundiales de 1961: Los chicos de M&M llevan a los Yankees al campeonato

Ralph Houk is talking to his Yankees team on the first day of their spring training in 1961. Inset the 1961 World Series ring of the Yankees.
El acontecimientoSeries Mundiales de 1961
El adversarioRojos de Cincinnati
La puntuaciónYankees de Nueva York (4)
Rojos de Cincinnati (1)
FechaDel 4 al 9 de octubre
SedesYankee Stadium (Nueva York)
Crossley Field (Cincinnati)
El MVPWhitey Ford
El partido más memorableJuego 3
Héroes del bateo de los YankeesMickey Mantle, Roger Maris, Johnny Blanchard y Yogi Berra
Héroes del pitcheo de los YankeesWhitey Ford, Ralph Terry y Luis Arroyo
Récord del equipo en la temporada regular109-53
Posición ALNo.1
Gerente de los YankeesRalph Houk

En las Series Mundiales de 1961, los New York Yankees diezmaron a los Cincinnati Reds y ganaron su 19º campeonato. Llegó a lomos de una temporada inolvidable para los Yankees. Fue el año en que Mickey Mantle y Roger Maris, dos de los mejores jugadores de los Yankees, intentaron hacer más jonrones que nadie en una sola temporada. Babe Ruth había logrado 60 jonrones en 1927, y Mantle y Maris se lanzaron a una racha de jonrones para batir ese récord. Maris lo hizo con 61 jonrones en esa temporada, y su récord se mantuvo en la Liga Americana hasta 2022, cuando el slugger de los Yankees Aaron Judge llegó a 62 jonrones.

Los Yankees eran muy buenos ese año. Ganaron 109 partidos y perdieron 53, lo que les dio el billete para las Series Mundiales. Jugaron contra los Cincinnati Reds. Tras cinco emocionantes partidos, los Yankees salieron vencedores y se proclamaron campeones por decimonovena vez con el triunfo en las Series Mundiales de 1961.

Mickey Mantle (izquierda) y Roger Maris (derecha) lideraron la ofensiva de los Yankees en 1961 y 1962, lo que condujo a la victoria en las Series Mundiales de 1961.
BaseballHall

El preludio de las Series Mundiales de 1961: La temporada regular récord de los Yankees

Media de bateo en temporada regular.263
Mejor marca individualRoger Maris (.269)
ERA de lanzadores en temporada regular3.46
Mejor marca individualWhitey Ford (3.21)

La temporada que condujo a las Series Mundiales de 1961 fue especial por la competencia entre Mickey Mantle y Roger Maris. Los chicos de M&M intentaron superar el récord de Babe Ruth de 60 jonrones en una temporada. Maris batió el récord al conectar su 61º jonrón el último día de la temporada, el 1 de octubre. También tuvo siete partidos en los que bateó más de un jonrón, y en un doble enfrentamiento contra los Medias Blancas de Chicago, bateó cuatro jonrones.

En 1961, la Liga Americana, donde jugaban los Yankees, añadió dos equipos más, lo que hizo un total de diez equipos en lugar de los ocho habituales. Era la primera vez que ampliaban la liga en sus 61 años de historia. También cambiaron el número de partidos que los equipos jugaban en una temporada. Antes eran 154 partidos, pero ahora son 162. Este cambio causó algunos problemas porque Roger Maris tuvo que intentar batir el récord de Babe Ruth jugando ocho partidos más que Babe Ruth cuando estableció el récord.

Cuando Roger Maris batió el récord de Babe Ruth en el 162º partido de la temporada, el jefe del béisbol, Ford Frick, añadió un símbolo llamado “El asterisco”. Este símbolo significaba que Maris había establecido el récord en una temporada más larga que la de Babe Ruth, y también significaba que la gente no podía decir realmente que Maris era el verdadero poseedor del récord. Esto provocó un gran debate. Luego, en 1991, otro comisario llamado Fay Vincent decidió quitar “El Asterisco”. Esto significaba que Maris era reconocido oficialmente como el poseedor del récord de más jonrones en una sola temporada. Lamentablemente, Maris ya había fallecido en 1985, por lo que nunca llegó a saber que era el verdadero poseedor del récord.

Roger Maris, leyenda de los Yankees de Nueva York

Aparte de los logros de Maris y Mantle, los Yankees de 1961 como equipo también consiguieron algo impresionante y eso se pudo ver en las Series Mundiales de 1961. Batieron el récord de 240 jonrones en una sola temporada. Este récord permaneció imbatido hasta 1996, cuando los Orioles de Baltimore, que contaban con el bateador designado en su alineación, consiguieron batear aún más jonrones como equipo, alcanzando un total de 257.

En 1961, la Liga Americana añadió dos equipos más, lo que hizo un total de diez equipos en la liga. Este cambio hizo que hubiera más equipos y lanzadores, lo que podría haber facilitado un poco la competición. Sin embargo, la potente alineación de los Yankees se mantuvo prácticamente sin cambios. Esto provocó un aumento de los jonrones de los Yankees. Hay una foto muy conocida de seis jugadores de los Yankees de 1961 juntos: Mantle, Maris, Yogi Berra, Elston Howard, Johnny Blanchard y Bill Skowron. Se les apodó “Murderers Row” (fila de asesinos) porque, juntos, batearon un total de 207 jonrones ese año. Este apodo, que se utilizó por primera vez en 1918, se asoció originalmente con los Yankees de finales de la década de 1920, a los que también se conocía como “Murderers Row” (fila de asesinos) debido a su potente alineación de bateadores.

A medida que se acercaba la mitad de la temporada, parecía que había muchas posibilidades de que Maris o Mantle, o incluso ambos, batieran el récord de jonrones de Babe Ruth, que se había mantenido durante 34 años. Pero a diferencia del concurso de jonrones de 1998 entre Mark McGwire y Sammy Sosa, que recibió mucha atención positiva de los medios de comunicación, en 1961 los periodistas deportivos empezaron a crear una rivalidad entre Maris y Mantle, aunque en realidad no la hubiera. Pero ayudó a que los Yankees entraran y ganaran la Serie Mundial de 1961.

La competición entre Maris y Mantle por conseguir el mayor número de jonrones en 1961 se convirtió en una película llamada “61*” en 2001. Billy Crystal dirigió la película.

Los tabloides publican la noticia de que Roger Maris, de los Yankees, batió el récord de la MLB con 61 jonrones en 1961.

Las Series Mundiales de 1961

El adversarioRojos de Cincinnati
La puntuaciónYankees de Nueva York (4)
Rojos de Cincinnati (1)
FechaDel 4 al 9 de octubre
SedesYankee Stadium (Nueva York)
Crossley Field (Cincinnati)
El MVPWhitey Ford
El partido memorableJuego 3
Juego 1Resultado: Yankees 2-0 Rojos
Lugar: Yankee Stadium
Asistentes: 62.397
Juego 2Resultado: Yankees 2-6 Red
Lugar: Yankee Stadium
Asistentes: 63.083
Juego 3Resultado: Yankees 3-2 Rojos
Lugar: Crosley Field
El público asistente: 32,589
Juego 4Resultado: Yankees 7-0 Rojos
Lugar: Crosley Field
El público asistente: 32,589
Juego 5Resultado: Yankees 13-5 Rojos
Lugar: Crosley Field
El público asistente: 32,589

La Serie Mundial de 1961 fue una serie de siete partidos entre los New York Yankees y los Cincinnati Reds. Los Yankees la ganaron en cinco partidos, convirtiéndose en campeones por 19ª vez en 39 temporadas. Whitey Ford, lanzador de los Yankees, fue nombrado Jugador Más Valioso de las Series Mundiales de 1961 por su extraordinaria actuación, en la que ganó dos partidos y no permitió ninguna carrera en 14 entradas.

Durante las Series Mundiales de 1961, hubo algunas bromas políticas juguetonas relacionadas con la Guerra Fría, comparando a los “Reds” (Rojos de Cincinnati) contra los “Yanks” (Yanquis de Nueva York). Sin embargo, la gran atención se centró en los “M&M Boys”, que eran Roger Maris y Mickey Mantle, ambos jugadores de los Yankees. A lo largo de la temporada, persiguieron el récord de Babe Ruth de más jonrones en una sola temporada, establecido en 1927. Al final, Mantle consiguió 54 jonrones, pero Maris logró batir el récord con 61 el último día de la temporada.

Ralph Houk, el nuevo mánager de los Yankees, que había sustituido a Casey Stengel, se hizo cargo de las Series Mundiales de 1961. Se aseguraron el campeonato de la Liga Americana al superar en ocho partidos a los Tigres de Detroit. Los Yankees lograron otro hito al conseguir 240 jonrones en una sola temporada, estableciendo un récord para las Grandes Ligas de Béisbol y reservándose un beth en las Series Mundiales de 1961. Además de Maris y Mantle, otros jugadores de los Yankees, como Yogi Berra, Elston Howard, Bill Skowron y Johnny Blanchard, también superaron los 20 jonrones. Ford, que ganó el premio Cy Young con un récord de 25 victorias y 4 derrotas y un promedio de carreras ganadas de 3,21, fue el lanzador principal del equipo.

Los no favoritos en las Series Mundiales de 1961 fueron los Cincinnati Reds, cuyo entrenador era Fred Hutchinson. Terminaron cuatro partidos por delante de los Dodgers de Los Ángeles en la clasificación de la Liga Nacional (NL). Los Reds tenían sus propios bateadores poderosos, con cuatro jugadores que batearon más de 20 jonrones: El Jugador Más Valioso de la Liga Nacional (MVP) Frank Robinson, Gordy Coleman, Gene Freese y Wally Post. El equipo utilizó pelotones para las posiciones de segunda base, campocorto y receptor. Vada Pinson, la jardinera central, encabezó la liga con 208 hits y tuvo el segundo promedio de bateo más alto, de 0,343. Junto con Jim O’Toole y Bob Purkey, Joey Jay (21-10, 3,53 ERA) era el líder de la plantilla de lanzadores.

Anillo de la serie mundial de 1961 de los New York Yankees
1961 New York Yankees World Series Ring – Crédito: Sports.ha.com

En el cuarto partido de las Series Mundiales de 1961, Whitey Ford tuvo que abandonar la sexta entrada por una lesión en el tobillo. Estableció un récord al lanzar sin permitir carreras en partidos de las Series Mundiales y llegar a 32 entradas consecutivas. Babe Ruth ya había ostentado el récord con los Medias Rojas de Boston, donde lanzó 29 entradas y dos tercios consecutivas sin anotar en 1916 y 1918. Ford amplió posteriormente este récord a 33 entradas y dos tercios en las Series Mundiales de 1962.

La Serie Mundial de 1961 duró sólo cinco partidos, convirtiéndose en la más corta desde 1954, cuando los Gigantes de Nueva York derrotaron a los Indios de Cleveland en cuatro partidos. Curiosamente, estos dos equipos volverían a enfrentarse 15 años más tarde en las Series Mundiales de 1976, en las que los Reds se impusieron por un claro tanteo en cuatro partidos.

Juego 1: Yankees 2-0 Red

En el Yankee Stadium, Whitey Ford logró su tercera victoria consecutiva en la Serie Mundial. El jonrón de Elston Howard en la cuarta entrada, dirigido a las gradas inferiores del jardín derecho, fue todo lo que Ford necesitó para la victoria. En la sexta entrada, Moose Skowron añadió otro cuadrangular en la parte baja del jardín izquierdo, poniendo el 2-0 en el marcador. El partido duró dos horas y once minutos y sólo hubo dos hits por parte de los Reds: un sencillo de Eddie Kasko en la primera entrada y otro sencillo de Wally Post en la quinta entrada del primer partido de las Series Mundiales de 1961. El único jugador de los Reds que alcanzó una base fue Frank Robinson, que caminó en la séptima entrada. Ford logró seis ponches, mientras que Jim O’Toole permitió seis hits en siete entradas.

Ford recibió la valiosa ayuda de su compañero de equipo, el tercera base Clete Boyer, que realizó dos jugadas defensivas. En la segunda entrada, Boyer atrapó con maestría una bola en el suelo de Gene Freese cerca de la base, se giró rápidamente y expulsó al bateador mientras seguía de rodillas. Luego, en la octava entrada, Boyer se lanzó hacia su izquierda y aterrizó boca abajo para atrapar una bola terrestre que bateó Dick Gernert. A pesar de estar en el suelo, Boyer consiguió derribar a Gernert, demostrando sus excepcionales habilidades defensivas, y contribuyó a la victoria en el primer partido de las Series Mundiales de 1961.

Partido 2: Yankees 2-6 Red

Los Reds remontaron con un excelente lanzamiento de Joey Jay, que les ayudó a ganar el segundo partido y empatar la Serie Mundial de 1961. En la cuarta entrada, el primera base de los Reds, Gordy Coleman, y el jardinero izquierdo de los Yankees, Yogi Berra, batearon sendos jonrones de dos carreras. El jonrón de Coleman entró en las gradas del jardín central derecho después de que Frank Robinson llegara a la base por un error del tercera base de los Yankees, Clete Boyer. Luego, en la mitad inferior de la misma entrada, Roger Maris comenzó con una caminata, y Berra igualó el marcador bateando un jonrón hacia la parte baja de las gradas del jardín derecho.

Después de eso, Jay sólo permitió dos hits más: un sencillo de Berra en la sexta entrada y otro sencillo de Tony Kubek al jardín central en la octava. Los Reds siguieron aumentando su marcador con una carrera en la quinta entrada, otra en la sexta y dos en la octava. El momento decisivo del segundo partido de las Series Mundiales de 1961 se produjo con dos outs en el quinto, cuando Elio Chacón se precipitó a home desde la tercera base tras un pase de Elston Howard que no llegó mucho más lejos de 15 pies. En la sexta, el abridor de los Yankees, Ralph Terry, permitió una carrera más cuando Wally Post bateó un doble y Johnny Edwards, el octavo bateador, lo impulsó con un sencillo. Terry fue retirado en la séptima para que el bateador Héctor López ocupara su lugar.

En la octava entrada, Luis Arroyo entró a lanzar. Hizo caminar a Robinson, luego permitió un sencillo de campo a Coleman, pero el lanzamiento de Arroyo a primera fue salvaje, y Robinson anotó una carrera. Coleman intentó alcanzar la tercera base, pero fue expulsado. Wally Post fue el siguiente bateador, y Berra jugó mal su bola volante que resultó en un error de tres bases. Con Post en tercera base, Gene Freese recibió un paseo intencional por segunda vez en el partido. Entonces apareció Edwards y bateó su segundo doble del partido, un blooper al jardín izquierdo, permitiendo a Post anotar. Jay, el lanzador de los Reds, aseguró la victoria retirando a seis de los últimos siete bateadores, con sólo un paseo a Clete Boyer en la novena entrada.

Los partidos de las Series Mundiales de 1961 se trasladaron a Cincinnati, y los Yankees estaban bajo presión. Recordemos que habían perdido contra un equipo al que debían vencer (los Pittsburgh Pirates) en las Series Mundiales de 1960. Esta derrota provocó el despido de su entrenador, Casey Stengel. La gente temía que la historia se repitiera, ya que los Yankees llegaron a Cincinnati con la serie empatada. En los dos primeros partidos, los Yankees sólo habían anotado cuatro carreras y conseguido 10 hits. A algunos de sus mejores bateadores, incluidos los “M&M Boys”, les costaba rendir bien.

Yankees contra Reds en las Series Mundiales de 1961. Primera imagen del primer partido en el Yankee Stadium. Segunda imagen del quinto partido.

Juego 3: Yankees 3-2 Reds

Cincinnati celebró las Series Mundiales de 1961, las primeras en 21 años en el Crosley Field. Un ex jugador de los Red Sox llamado Dummy Hoy, que tenía 99 años y era el ex jugador vivo de las Grandes Ligas de mayor edad en aquel momento, lanzó el primer lanzamiento de la serie. Lamentablemente, falleció dos meses después tras sufrir un derrame cerebral, justo cinco meses antes de cumplir 100 años.

En el tercer partido de las Series Mundiales de 1961, el diestro neoyorquino Bill Stafford, de 23 años, se enfrentó al experimentado nudillero Bob Purkey, de los Reds. Stafford lanzó muy bien durante 6 entradas y dos tercios. Purkey también demostró un gran control y dificultó que los bateadores de los Yankees encontraran su ritmo, pero al final, Nueva York se impuso con un jonrón de Maris en la novena entrada. A pesar de que la ofensiva de los Yankees seguía luchando, logró ser suficiente para la victoria.

En el partido, Cincinnati anotó su primera carrera en la parte baja de la tercera entrada. Elio Chacón consiguió llegar a segunda base tras un toque y un error de lanzamiento de Stafford. A continuación, Eddie Kasko cometió una falta sobre Bill Skowron, y Vada Pinson cometió una falta, con lo que Chacón pasó a tercera base. Entonces, Frank Robinson bateó un doble contra el muro del jardín izquierdo, llevando a Chacon a casa y dando a Cincinnati una ventaja de 1-0.

En la séptima entrada, los Yankees tuvieron un afortunado giro de los acontecimientos que les ayudó a empatar el partido. Tony Kubek comenzó con un sencillo al jardín central y luego avanzó a segunda base debido a un pase de Johnny Edwards. Después de que Mickey Mantle se ponchara, Yogi Berra bateó una bola poco profunda al jardín derecho. Sin embargo, ni el segunda base Chacón ni el jardinero derecho Robinson se comunicaron eficazmente, lo que provocó una colisión y la caída de la pelota. Esto permitió a Kubek marcar y empatar el partido. Más tarde, en la misma entrada, los Reds lograron recuperar la ventaja. Edwards bateó un doble en la esquina del jardín derecho y acabó anotando gracias a un sencillo de Kasko en el jardín izquierdo. Bud Daley entró entonces para sustituir a Stafford como lanzador y terminó la entrada haciendo que Pinson volara al jardín derecho.

Los Reds no mantuvieron su ventaja durante mucho tiempo porque los Yankees lograron igualar el marcador en la octava entrada. Cuando ya había dos outs, Johnny Blanchard entró como bateador suplente de Daley y bateó una bola de nudillos que Purkey había lanzado a las gradas del jardín derecho para un jonrón. Los Reds no hicieron mucho ruido en la parte baja de la entrada, y el marcador permaneció empatado a 2-2.

En la novena entrada, Maris consiguió sólo su segundo hit de la serie, pero éste fue un potente batazo que se fue por encima de las gradas del jardín derecho, dando ventaja a los Yankees con un jonrón. Con su mejor relevista, Luis Arroyo, en el montículo del lanzador en la novena, los Yankees estaban en una posición fuerte. Los Rojos tuvieron una última oportunidad de remontar. Después de que Gene Freese se ponchara, Leo Cárdenas, que bateaba por Johnny Edwards, bateó un doble que rebotó en el marcador del jardín central izquierdo. Dick Gernert, que había sustituido a Purkey, bateó una pelota al campocorto y Cárdenas se quedó en segunda base. El tercer bateador emergente de la entrada, Gus Bell, puso fin al intento de remontada de los Reds bateando una bola a tierra hacia el montículo del lanzador, y Arroyo se la lanzó a Skowron en primera base. Esto puso fin al emocionante partido y dio a los Yankees una ventaja de dos partidos en la Serie Mundial de 1961.

Juego 4: Yankees 7-0 Reds

En el cuarto partido de las Series Mundiales de 1961, Whitey Ford subió al montículo por los Yankees. Su objetivo era continuar su racha de no permitir ninguna carrera en los playoffs y, lo que es más importante, ayudar a los Yankees a tomar una ventaja de 3-1 en la Serie. Consiguió ambos objetivos. Ford comenzó el partido retirando a los nueve primeros bateadores a los que se enfrentó. Cuando Elio Chacón bateó una bola molida a Bobby Richardson en segunda base para el último out en la tercera entrada, Ford superó el récord de Babe Ruth de 29+2⁄3 entradas consecutivas sin anotar. Ford siguió jugando hasta el final de la quinta entrada, cuando tuvo que abandonar debido a una posible lesión de tobillo. Su nuevo récord se situó en 32 entradas consecutivas sin anotar, incluido el cuarto partido de las Series Mundiales de 1961. Jim Coates entró a lanzar en la sexta entrada y siguió impidiendo que los Reds anotaran durante las cuatro entradas siguientes.

Los Yankees consiguieron su primera carrera del partido en la cuarta entrada. Roger Maris comenzó con una caminata y avanzó a tercera base después de que Mickey Mantle bateara un sencillo al jardín central izquierdo. A continuación, Elston Howard bateó una bola al suelo que dio lugar a una doble jugada, pero Maris consiguió anotar. En la quinta entrada, los Yankees anotaron otra carrera. Después de recibir una caminata, Bobby Richardson bateó un sencillo al jardín central derecho para Whitey Ford. Tony Kubek bateó entonces un sencillo que llevó a Ford a casa, aumentando el marcador de los Yankees.

Jim Brosnan, que se encontraba en una situación difícil, ocupó el lugar de O’Toole en la sexta entrada. Con un out, Howard bateó un doble al jardín central derecho. Después de una caminata intencional de Yogi Berra, Skowron llegó a las bases bateando un rodillo lento a tercera. Clete Boyer siguió con un doblete a la izquierda, trayendo dos carreras para los Yankees. Los Yankees intentaron una jugada de seguridad, pero el toque de Ford fue directo al primera base de los Reds, Gordy Coleman, que tocó la primera base. Boyer había avanzado a tercera y Skowron había arrancado hacia home antes de detenerse. Coleman sacó rápidamente a Skowron, lo que resultó en una doble jugada sin asistencia.

En la séptima entrada, los Yankees anotaron tres carreras más para asegurar su victoria. Las siete carreras que anotó Nueva York en este partido fueron el mismo número de carreras que consiguió anotar en sus tres primeros partidos combinados. Los Reds contaban con un fuerte lanzamiento inicial, y con un Mantle lesionado, el ataque de los Yankees tuvo problemas en los partidos anteriores. Sin embargo, las cosas iban a cambiar en el quinto partido de las Series Mundiales de 1961.

Compañeros de equipo dan la bienvenida a Roger Maris al banquillo de los Yankees después de que conectara un jonrón contra los Reds en el Crosley Field en el segundo partido de las Series Mundiales de 1961 el 7 de octubre de 1961.
Yates Marín

Juego 5: Yankees 13-5 Reds

En el quinto partido, Yogi Berra y Mickey Mantle, que más tarde se convertirían en miembros del Salón de la Fama, no jugaron debido a las lesiones. Berra tenía un hombro rígido, mientras que Mantle seguía lidiando con un absceso en la cadera. Sin embargo, sus sustitutos, Hector López y Johnny Blanchard, dieron un gran paso adelante. López contribuyó significativamente al impulsar cinco carreras con un triple, un jonrón y un toque de sacrificio. Blanchard también tuvo una gran actuación con tres hits, incluidos un doble y un jonrón.

En los cuatro primeros partidos de las Series Mundiales de 1961, los Yankees sólo consiguieron anotar nueve carreras contra los lanzadores titulares de Cincinnati. Sin embargo, en el quinto partido, Nueva York dio un giro extraordinario al anotar cinco carreras en la primera entrada. Joey Jay, conocido por sus 14 partidos completos durante la temporada regular, sorprendentemente tuvo problemas y fue retirado tras registrar sólo dos outs. El partido comenzó con un sencillo de Bobby Richardson, seguido de fly-outs de Tony Kubek y Roger Maris. A continuación, Johnny Blanchard bateó un cuadrangular de dos carreras en la grada del jardín derecho, iniciando la racha anotadora.

El bateo de Elston Howard pasó por una abertura en el marcador del jardín central izquierdo, resultando en un doblete por tierra. Un largo sencillo de Bill Skowron desde la valla del jardín izquierdo llevó a Howard a casa. Cuando Jim Maloney se hizo cargo de los lanzamientos, Héctor López conectó un triple que permitió anotar a Skowron. Clete Boyer mantuvo el impulso en el último partido de las Series Mundiales de 1961 al hacer un doblete y llevar a López a casa. El lanzador de los Yankees, Ralph Terry, terminó la entrada con un strikeout, pero no antes de que cinco Yankees hubieran cruzado con éxito el home plate.

Nueva York siguió aumentando su ventaja en la segunda entrada con un sencillo de Kubek y un doble de Maris que se quedó justo dentro de la línea del jardín izquierdo. Los Reds consiguieron reducir la ventaja en la parte baja de la tercera entrada, lo que provocó la sustitución de Terry. Tras el sencillo de Kasko a la izquierda, Blasingame inició el juego con un sencillo al centro. El fly de Pinson movió a Blasingame a tercera. Entonces, Robinson conectó un jonrón de tres carreras por encima de la valla del jardín central derecho, acercando a los Reds. Daley sustituyó a Terry e impidió con eficacia que los Reds siguieran marcando.

La ofensiva de los Yankees amplió su ventaja anotando cinco carreras en la cuarta entrada. Los momentos clave incluyeron el sencillo de dos carreras de Skowron y el jonrón de tres carreras de López que fue directo al centro. Los Reds consiguieron reducir la diferencia anotando dos carreras en la parte baja de la quinta entrada, gracias al jonrón de dos carreras de Wally Post, lo que puso el marcador 11-5. Los Yankees sellaron su victoria añadiendo dos carreras más en la sexta entrada a través de sacrificios de López (un squeeze play) y Daley (un fly ball).

Ralph Houk está hablando con su equipo que ganó las Series Mundiales de 1961, en el primer día de su entrenamiento de primavera en 1961.
MLB

Fuera de la senda ganadora

No cabe duda de que las Series Mundiales de 1961 entre los New York Yankees y los Cincinnati Reds siguen siendo un acontecimiento memorable en la historia del béisbol. La superioridad de los Yankees fue total, pero también lo fueron los esfuerzos individuales y de equipo que hacen del béisbol un deporte tan fascinante.

La emocionante competición entre Mickey Mantle y Roger Maris, que querían batir el récord de jonrones en una temporada de Babe Ruth, definió la temporada de 1961. Maris se impuso y logró 61 jonrones, una hazaña que consolidó su estatus de leyenda del béisbol. Con 240 jonrones, los Yankees batieron el récord de jonrones de la Liga Americana y ganaron el campeonato de liga gracias a su extraordinario trabajo en equipo bajo la dirección del entrenador Ralph Houk.

El quinto partido de las Series Mundiales de 1961 marcó el final de los partidos de las Series Mundiales en el Crosley Field, y también se convirtió en el último partido de postemporada en Cincinnati hasta que el equipo se trasladó al Riverfront Stadium en 1970. Houk logró una hazaña extraordinaria al convertirse en el tercer entrenador de la historia en ganar las Series Mundiales en su primera temporada.

Los Yankees y los Reds de Cincinnati se enfrentaron en las Series Mundiales de 1961. Tras cinco intensos partidos, los Yankees se proclamaron campeones de las Series Mundiales por decimonovena vez. Whitey Ford ganó el premio al Jugador Más Valioso gracias a su brillante actuación como lanzador, en la que permaneció invicto durante 14 entradas y obtuvo dos victorias. A pesar de perder a Berra y Mantle, la alineación de los Yankees demostró resistencia gracias al juego de Héctor López y Johnny Blanchard, entre otros.

Tanto el béisbol como los Yankees estaban experimentando cambios significativos durante las Series Mundiales de 1961. Una temporada más larga y la incorporación de dos clubes más a la Liga Americana llevaron a los jugadores al límite de su resistencia y talento. La cobertura mediática de la rivalidad entre Mantle y Maris, representada en la película “61*”, aumentó la intensidad de una temporada de béisbol ya de por sí emocionante. La victoria de los Yankees en las Series Mundiales de 1961 caló hondo entre los aficionados y puso de relieve el verdadero significado del béisbol al mostrar el poder de la colaboración, la resistencia y la dedicación.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.