Series Mundiales de 1958: Los Yankees arrebataron el campeonato de las fauces de la derrota

The Yankees run to mob Casey Stengel after beating the Milwaukee Braves in Game 7 of the World Series on Oct 9, 1958.
El acontecimientoSeries Mundiales de 1958
El adversarioBravos de Milwaukee
La puntuaciónYankees de Nueva York (4)
Bravos de Milwaukee (3)
FechaDel 1 al 9 de octubre
SedesEstadio del Condado (Milwaukee)
Yankee Stadium (Nueva York)
El MVPBob Turley
El partido más memorableJuego 7
Héroes del bateo de los YankeesHank Bauer, Yogi Berra, Mickey Mantle y Gil McDougald
Héroes del pitcheo de los YankeesWhitey Ford, Bob Turley y Don Larsen
Récord del equipo en la temporada regular92-62
Capitán de los YankeesLos Yankees no tenían capitán oficial
Posición ALNº 1
Gerente de los YankeesCasey Stengel

Las Series Mundiales de 1958 fueron el 55º campeonato que enfrentó a los Yankees de Nueva York con los Bravos de Milwaukee, que se alzaron como líderes de la Liga Nacional.

En 1958, las cosas cambiaron con respecto al año anterior. Los Yankees vencen a los Braves en una serie de siete partidos y se proclaman campeones por 18ª vez. El título de las Series Mundiales de 1958 fue su séptima victoria en los últimos 10 años. Esta victoria fue memorable porque fue el segundo equipo en la historia del béisbol en ganar las Series Mundiales tras ir perdiendo 3-1 en una serie al mejor de siete. El primer equipo en hacerlo fueron los Pittsburgh Pirates en 1925. Los Boston Americans de 1903 también remontaron un 3-1, pero fue en una serie más larga de nueve partidos.

Después de 38 años, estos dos equipos se enfrentaron en el gran escenario de las Series Mundiales de 1958. Pero esta vez, los Bravos se habían trasladado a Atlanta. Hasta 2023, esta es la última Serie Mundial en la que se enfrentaron estos dos equipos que habían ganado anteriormente.

El equipo de los New York Yankees de 1958
Scorum

Preludio de las Series Mundiales de 1958: La temporada regular

Media de bateo en temporada regular.268
Mejor marca individualHank Bauer (.266)
ERA de lanzadores en temporada regular3.2
Mejor marca individualWhitey Ford (2.10)

La temporada regular de 1958 marcó otro capítulo en la historia de los New York Yankees. El equipo estaba decidido a reafirmar su dominio en la Liga Americana y competir por el codiciado banderín. Liderados por una plantilla repleta de estrellas y veteranos, los Yankees iniciaron una temporada que pondría a prueba su temple y demostraría su capacidad para superar retos y que culminaría con la victoria en las Series Mundiales de 1958.

En el corazón del éxito de los Yankees estaba su potente alineación ofensiva, que contaba con jugadores legendarios como Mickey Mantle, Yogi Berra y Enos Slaughter. Mantle, en particular, era una fuerza a tener en cuenta. Aportó constantemente golpes decisivos e impulsó el ataque del equipo. Su capacidad para batear tanto con potencia como con promedio le convirtió en una pieza clave en la carrera de los Yankees por el banderín.

El cuerpo de lanzadores de los Yankees, encabezado por Whitey Ford, proporcionó una base sólida en el montículo. El gran dominio de Ford y su capacidad para mantener a raya a los bateadores rivales le convirtieron en un as de la fuerza y en un activo crucial en la búsqueda del banderín por parte del equipo. Su liderazgo en el cuerpo de lanzadores marcó la pauta de toda la rotación hasta bien entrada la Serie Mundial de 1958.

A lo largo de la temporada, los Yankees se enzarzaron en una feroz competición con sus rivales de la Liga Americana. Cada partido fue una batalla, en la que se puso de manifiesto la resistencia y la determinación del equipo. El compromiso de los jugadores con la excelencia, unido a su arraigado deseo de recuperar el primer puesto de la liga, les llevó a dar constantemente lo mejor de sí mismos en el campo y a triunfar en las Series Mundiales de 1958.

A medida que avanzaba la temporada regular, los Yankees se enfrentaban a momentos cruciales y a enfrentamientos críticos que, en última instancia, darían forma a su lucha por el banderín. La capacidad del equipo para ejecutar bajo presión, aprovechar las oportunidades de gol y realizar jugadas defensivas clave contribuyó a su éxito en partidos cruciales. Sus resueltas actuaciones en las competiciones de alto riesgo demostraron su preparación para luchar por el banderín.

La culminación de sus esfuerzos llegó al final de la temporada regular. El juego consistente de los Yankees, combinado con su capacidad para conseguir victorias contra rivales difíciles, los situó como firmes aspirantes al banderín de la Liga Americana. La dedicación de los jugadores, la orientación del cuerpo técnico y el apoyo inquebrantable de los aficionados convergieron para crear un entorno propicio al éxito.

Al final, la consecución del banderín de la Liga Americana de 1958 por parte de los New York Yankees fue un testimonio de su compromiso con la excelencia, su resistencia ante los retos y su deseo colectivo de recuperar su lugar en lo más alto de la liga. Gracias a sus hábiles actuaciones, sus jugadas decisivas y su implacable determinación, los Yankees se ganaron el derecho a levantar con orgullo el banderín y consolidar su condición de campeones de la Liga Americana.

Yogi Berra, Mickey Mantle y otras estrellas de los Yankees posan para una fotografía durante las Series Mundiales de 1958.
goldinauctions

Las Series Mundiales de 1958

El adversarioBravos de Milwaukee
La puntuaciónYankees de Nueva York (4)
Bravos de Milwaukee (3)
FechaDel 1 al 9 de octubre
SedesEstadio del Condado (Milwaukee)
Yankee Stadium (Nueva York)
El MVPBob Turley
El partido memorableJuego 7
Juego 1Resultado: New York Yankees – 3, Milwaukee Braves – 4
Lugar Estadio del Condado
El público asistente: 46,367
Juego 2Resultado: New York Yankees – 5, Milwaukee Braves – 13
Lugar Estadio del Condado
El público asistente: 46,367
Juego 3Resultado: Milwaukee Braves – 0, New York Yankees – 4
Lugar: Yankee Stadium
Asistentes: 71.599
Juego 4Resultado: Milwaukee Braves – 3, New York Yankees – 0
Lugar: Yankee Stadium
Asistentes: 71.563
Juego 5Resultado: Milwaukee Braves – 0, New York Yankees – 7
Lugar: Yankee Stadium
Asistentes: 65.279
Juego 6 Resultado: New York Yankees – 4, Milwaukee Braves – 3
Lugar Estadio del Condado
El público asistente: 46,367
Juego 7Resultado: New York Yankees – 6, Milwaukee Braves – 2
Lugar Estadio del Condado
El público asistente: 46,367

Esta vez, los Yankees no eran los claros favoritos porque habían perdido dos de los tres últimos campeonatos. Esto era nuevo e inusual para los Yankees, dirigidos por Casey Stengel, y estaban ansiosos por igualar las cosas. Muchos escritores deportivos de Nueva York habían cambiado su opinión sobre el equipo local. Algunos incluso dijeron que la era de la mayor dinastía del béisbol podría haber terminado.

En el primer partido de las Series Mundiales de 1958, Warren Spahn se enfrentó a Whitey Ford, y el partido inaugural terminó con una victoria por 4-3. El segundo partido fue un poco diferente. Lew Burdette, de los Braves, que ya había ganado tres partidos completos en 1957, demostró su habilidad en el montículo del lanzador cuando bateaba. Bateó un jonrón que trajo tres carreras. Esto le hizo rematar un gran empuje de siete carreras en la primera entrada. Mantuvo su buena actuación limitando a los Yankees a sólo dos carreras y tres hits hasta la novena entrada.

Milwaukee acabó ganando a lo grande, con un marcador final de 13-5 en el segundo partido de las Series Mundiales de 1958. Pero el tercer partido de las Series Mundiales de 1958 fue diferente. Don Larsen y Ryne Duren unieron sus fuerzas para evitar que se anotara ninguna carrera, lo que se tradujo en una victoria por 4-0.

El equipo de Nueva York estuvo a punto de perder las Series Mundiales de 1958 por tres partidos a uno. Esto significaba que estaban cerca del final de una época en la que les iba bien. En el otro bando, los Braves aspiraban a ganar su segundo campeonato consecutivo en las Series Mundiales de 1958.

En el siguiente partido de las Series Mundiales de 1958, los Yankees anotaron seis carreras y consiguieron una victoria por 7-0. Al día siguiente, los Yankees siguieron haciéndolo bien. Ganaron el sexto partido de las Series Mundiales de 1958 con un resultado de 4-3, tras jugar diez entradas. Esto les ayudó a empatar la serie. Por segundo año consecutivo, Larsen fue elegido como lanzador titular de los Yankees en el séptimo partido y, por suerte para los Yankees de Nueva York, la buena suerte de los Braves terminó en las Series Mundiales de 1958.

La inesperada remontada no sólo devolvió a los Yankees a su antiguo nivel de éxito, sino que igualó un récord. Se convirtieron en el segundo equipo en remontar un 3-1 en contra en las Series Mundiales y ganarlo todo. El único otro equipo que lo hizo fue el Pittsburgh Pirates de 1925.

Hank Bauer, que había participado en nueve Series Mundiales, lideró la clasificación con más carreras anotadas (seis), más hits (diez), más jonrones (cuatro) y más carreras impulsadas (ocho). También fue el mejor entre los bateadores fuertes de los Yankees, con un promedio de 0,323. Aunque su rendimiento en sus cuatro primeras Series Mundiales no fue excelente (sólo consiguió siete hits de cincuenta y siete bateos, lo que supone un promedio de 0,123), le fue mucho mejor contra los Braves en 1957 y 1958. En esos dos años, consiguió dieciocho hits, conectó seis jonrones, impulsó catorce carreras y tuvo un promedio de.290.

Partido 1: Yankees 3-4 Braves

En el primer partido de las Series Mundiales de 1958, Casey Stengel, el entrenador, eligió a Whitey Ford, que había ganado 14 partidos durante la temporada regular con un buen ERA de 2,01, para ser el lanzador titular. Aunque otro jugador, Bob Turley, había ganado más partidos en la temporada regular (21-7), Ford tenía mucha experiencia y había ganado cinco partidos en temporadas anteriores. El entrenador del otro equipo, Fred Haney, eligió a su lanzador zurdo, Warren Spahn, que había ganado 22 partidos durante la temporada regular.

Bill Skowron puso las cosas en marcha con un jonrón en la cuarta entrada. Sin embargo, los Braves respondieron con fuerza anotando dos carreras en la misma entrada. Hank Aaron caminó y llegó a segunda base por un error de Yogi Berra, que era el catcher. Cuando Joe Adcock golpeó la pelota y salió, Aaron pasó de la segunda a la tercera base. Entonces, Wes Covington golpeó la pelota y salió, lo que permitió a Aaron permanecer en tercera. Después, tres jugadores batearon sencillos, uno tras otro. Del Crandall bateó la pelota al jardín izquierdo, lo que ayudó a Aaron a anotar. Andy Pafko golpeó la pelota hacia el centro del campo, y Warren Spahn la golpeó hacia la zona entre los campos izquierdo y central. Esto dio lugar a Crandall y Spahn puntuación, y los Bravos tomó la delantera por una carrera.

En la quinta entrada, Spahn, el lanzador de los Braves, sacó a Tony Kubek haciéndole batear una bola volante que fue atrapada por el jugador del jardín izquierdo. Pero entonces Spahn terminó dando un paseo al lanzador del otro equipo, Ford. El primer jugador en la alineación de los Yankees, Hank Bauer, bateó un lanzamiento rápido de Spahn, y acabó siendo un jonrón en la zona del jardín izquierdo. Esto puso el marcador 3-2, con los Yankees a la cabeza.

En la octava entrada, los Bravos lograron empatar el partido. Eddie Mathews llegó a primera base porque le dieron walk. Entonces, Hank Aaron golpeó bien la pelota y pudo alcanzar la segunda base. El siguiente jugador, Wes Covington, bateó un fly profundo al outfield, y aunque fue atrapado por Mickey Mantle, Aaron pudo pasar de la segunda base al home. Esto volvió a empatar el partido.

La novena entrada no trajo ninguna carrera, así que tuvieron que jugar la prórroga. En la prórroga, los Yankees tuvieron a sus tres jugadores al bate, pero no fueron capaces de anotar ninguna carrera. Spahn seguía lanzando para los Braves.

En la 10ª entrada, le tocó batear a Ryne Duren. Había empezado a lanzar en la octava entrada. Pero esta vez, él grounded a la jarra, por lo que estaba fuera. Cuando los Braves salieron a batear en la parte baja de la 10ª, Hank Aaron fue el primero en salir. Por desgracia, se ponchó. Después, intentó correr a primera base tras el tercer strike, pero Yogi Berra, que era el catcher de los Yankees, lanzó rápidamente la pelota a primera base, y Aaron fue expulsado por los pelos.

Después de eso, Adcock bateó un sencillo al centro del campo, que lo llevó a salvo a primera base. Pero entonces Covington, que era el siguiente bateador, bateó un fly que fue atrapado por el jugador del jardín izquierdo, convirtiéndose en el segundo out. Siguiendo a Covington, Crandall conectó un sencillo golpeando la bola por el centro, y esto hizo que Adcock pasara a segunda base.

Además, había un jugador llamado Bill Bruton que no empezó el partido pero entró más tarde para batear por otro jugador llamado Pafko. Cuando le tocó batear, Bruton golpeó bien la pelota, que entró en la zona comprendida entre el jardín derecho y el central. Gracias a este golpe, Adcock pudo correr desde la segunda base y anotar la carrera ganadora del partido.

Partido 2: Yankees 5-13 Braves

Lew Burdette, que había ganado 20 partidos y tenía un promedio de 2,91 en la temporada regular, fue elegido para lanzar con los Braves en el segundo partido de las Series Mundiales de 1958. Fue famoso por ganar tres partidos en las Series Mundiales de 1957. En el otro bando, los Yankees eligieron a Bob Turley, que era lanzador diestro. Tuvo un récord de 21 victorias y 7 derrotas, con una media de 2,91 en la temporada regular. Fue la única vez en su carrera que ganó 20 partidos en una sola temporada.

Burdette no empezó muy fuerte el partido. Permitió que Hank Bauer bateara un sencillo en la primera jugada. Entonces, cuando Gil McDougald golpeó la pelota en el suelo, Eddie Mathews intentó lanzarla a primera base, pero la lanzó demasiado lejos, lo que significó que los corredores pudieron avanzar a segunda y tercera bases. Mickey Mantle, un buen bateador, fue caminado intencionadamente, lo que significa que se le permitió llegar a primera base a propósito. Esto llenó las bases de corredores para Elston Howard, que era el cuarto bateador y un fuerte bateador.

Cuando Howard golpeó la pelota en el suelo, hizo que Mantle saliera en segunda base, pero Bauer pudo anotar desde tercera base, dando a los Yankees su primera carrera del partido. Entonces, Burdette, el lanzador, consiguió que el siguiente bateador, Yogi Berra, golpeara la pelota en el suelo, y los Braves pudieron convertirla en una doble jugada para terminar la entrada. La doble jugada fue hecha por Red Schoendienst, quien lanzó la pelota a Johnny Logan, y luego a Frank Torre en primera base.

Bob Turley tuvo problemas al principio del partido y sólo pudo lanzar un tercio de entrada. Los Braves anotaron rápidamente siete carreras en la primera entrada. Todo empezó con un jonrón de Bill Bruton justo al principio de la entrada, lo que fue sorprendente porque sólo había bateado tres jonrones en toda la temporada.

Entonces, Schoendienst golpeó la pelota y terminó en segunda base. Después de eso, Hank Aaron fue dado un paseo, lo que significaba que llegó a la primera base. Wes Covington, que era un jugador fiable, golpeó la pelota e impulsó una carrera desde el jardín central derecho. Como Turley lo estaba pasando mal, Duke Maas entró a lanzar a mitad de la entrada. Maas consiguió que Frank Torre, jugador de los Braves, golpeara la pelota, que fue atrapada por el jugador del jardín derecho, lo que supuso el segundo out.

Después de eso, Del Crandall fue dado un paseo, que cargó las bases con los jugadores de los Bravos. Entonces apareció Johnny Logan y bateó un sencillo, que permitió anotar dos carreras a los Braves.

El marcador ya era de 4-1, y el lanzador, Burdette, hizo algo extraordinario al batear un jonrón que trajo tres carreras. Howard, que jugaba en el jardín izquierdo, pensó que podría atrapar la pelota, pero acabó estrellándose contra la valla. Fue un momento especial porque Burdette se convirtió en el sexto lanzador de la historia de las Series Mundiales en conseguir un home run.

Después de esta jugada, Norm Siebern entró en sustitución de Howard, y Johnny Kucks entró a lanzar por los Yankees para intentar evitar que el otro equipo anotara más. El décimo bateador de la entrada, Bill Bruton, bateó la pelota al campocorto, pero aunque salió, los Braves ya habían hecho mucho daño. Con todas estas carreras anotadas, los Braves ganaban ahora por un marcador de 7-1.

Milwaukee aumentó su ventaja en la segunda entrada cuando Covington bateó otro sencillo que llevó a Eddie Mathews a casa para anotar. El juego se ralentizó un poco después de eso. Mickey Mantle consiguió conectar un jonrón por encima de la valla del jardín central en la cuarta entrada, que fue la única vez que alguien marcó hasta la séptima. En la séptima, los Braves marcaron dos veces más, y luego anotaron tres veces más en la octava.

Sin embargo, los Yankees no se rindieron. En la parte alta de la novena entrada, cuando el partido estaba casi acabado, anotaron tres carreras contra un cansado Burdette. Hank Bauer comenzó con un jonrón, y luego Gil McDougald bateó un sencillo al jardín izquierdo. Después de eso, Mantle conectó su segundo jonrón del partido, esta vez a las gradas del jardín central izquierdo, y el marcador se convirtió en 13-5.

A pesar de que los Yankees intentaron remontar, Burdette se las arregló para terminar fuerte sacando a Berra, Skowron y Richardson en orden. Esto aseguró la victoria de los Braves y les dio una ventaja de 2-0 en la serie.

Juego 3: Yankees 4-0 Braves

Cuando los equipos se trasladaron al Bronx para los partidos 3 a 5 de las Series Mundiales de 1958, los Yankees jugaban en su campo y querían conseguir su primera victoria en las Series. Milwaukee tuvo dificultades para golpear la pelota porque Don Larsen lanzó bien, y Ryne Duren, que entró más tarde a lanzar, también ayudó a evitar que Milwaukee anotara.

Los Yankees necesitaban esta victoria para tener una oportunidad de alcanzar a los Braves, que lideraban hasta el momento las Series Mundiales de 1958. Hank Bauer fue la estrella de los Yankees, consiguiendo tres hits en cuatro turnos e impulsando cuatro carreras. También anotó una carrera. Los golpes de Bauer fueron importantes: un sencillo que dio entrada a Norm Siebern y Gil McDougald en la quinta entrada, que también amplió a 17 partidos su racha de buenos bateos en las Series. Luego, en la séptima entrada, conectó un jonrón de dos carreras que voló 400 pies y aterrizó en las gradas del jardín izquierdo.

Don Larsen, el as de los Yankees en las Series Mundiales de 1958, desempeñó un gran papel lanzando durante siete entradas y cediendo sólo seis hits. Ponchó a ocho bateadores y caminó a tres. Ryne Duren terminó el partido para los Yankees, y ésta fue su primera vez salvando un partido. Lanzó dos entradas sin permitir que los Braves anotaran, aunque caminó a tres bateadores y ponchó a uno.

Bob Rush, que lanzaba para los Braves, hizo un buen trabajo, pero desgraciadamente perdió el partido. Esta derrota ayudó a los Yankees a volver a las Series Mundiales de 1958 y a mantenerse en liza.

Juego 4: Yankees 0-3 Braves

Warren Spahn hizo un gran partido, importante para su equipo. Ganó el cuarto partido de las Series Mundiales de 1958 por 3-0. Lo hizo lanzando bien y permitiendo sólo dos hits a los Yankees. En el otro lado, el mejor lanzador de los Yankees, Whitey Ford, no fue capaz de impedir que los Braves anotaran.

En el partido, los Yankees tenían a Norm Siebern jugando en el jardín izquierdo en lugar de Elston Howard, que estaba lesionado. Siebern lo pasó mal porque el sol brillaba con fuerza por la tarde. Perdió de vista la pelota mientras estaba en el aire durante la sexta y la octava entradas, y esto provocó dos de las tres carreras que anotaron los Braves.

Se esperaba que el partido tuviera un gran enfrentamiento entre los lanzadores, lo que significa que se esperaba que los lanzadores de ambos equipos lo hicieran bien. Sin embargo, en la parte alta de la sexta entrada, las cosas cambiaron. Red Schoendienst golpeó la pelota lejos y rápido en el área entre el jardín central izquierdo. La pelota pasó entre Mickey Mantle, que jugaba en el centro del campo, y Siebern, que jugaba en el jardín izquierdo. Este golpe fue tan bueno que Schoendienst acabó en tercera base.

Entonces, Tony Kubek, que había cometido 28 errores durante la temporada, no fue capaz de detener un golpe de Johnny Logan. La pelota pasó entre sus piernas, y este error permitió que los Braves anotaran la primera carrera del partido.

En la séptima entrada, Spahn, que era lanzador de los Braves, golpeó la pelota hacia un lugar donde nadie podía atraparla, y esto llevó a Del Crandall a home para anotar. Crandall estaba en tercera base porque Andy Pafko había golpeado la pelota en un buen lugar y terminó en segunda base.

En la octava entrada, volvió a ocurrir algo parecido. Johnny Logan golpeó la pelota y Norm Siebern, que jugaba en el jardín izquierdo, perdió la pista debido al sol. Los árbitros decidieron que el golpe de Logan contó como doble porque la pelota cayó fuera del terreno de juego. Justo después, Eddie Mathews golpeó la pelota contra la pared entre el jardín derecho y el central, lo que permitió a Logan anotar. Esta fue la última carrera del cuarto partido de las Series Mundiales de 1958.

Juego 5: Yankees 7-0 Braves

Los lanzadores que empezaron el segundo partido de las Series Mundiales de 1958, con la derrota de Bob Turley y la victoria de Lew Burdette, tuvieron resultados muy diferentes esta vez. Elston Howard, que jugaba en el jardín izquierdo, también regresó al equipo tras ser sustituido por Norm Siebern, que no estaba jugando bien.

El comienzo del partido no pintaba bien para los Yankees porque los seis primeros bateadores que enviaron al plato fueron rápidamente eliminados sin mucha emoción. Los Braves, por su parte, no lo hicieron mucho mejor, ya que sólo consiguieron un paseo y un sencillo de Schoendienst en la tercera entrada.

Fue en la parte baja de la tercera entrada cuando los Yankees se hicieron finalmente con el marcador. Gil McDougald, que jugaba como segunda base, conectó un jonrón que pasó por encima del poste de foul del jardín izquierdo y golpeó la pantalla.

Bob Turley, el lanzador de los Yankees, lo estaba haciendo bien en las Series Mundiales de 1958. Retiró en orden a los bateadores de los Braves durante la cuarta y la quinta entradas. Luego, en la sexta entrada, el bateo de los Yankees explotó y anotaron seis carreras. El lanzamiento de Turley ayudó a evitar que los Braves anotaran más. Sin embargo, cuando le tocó a Burdette lanzar para los Braves en la sexta entrada, tuvo problemas. Sólo pudo sacar un out y cedió cinco carreras antes de ser sacado del partido y sustituido por Juan Pizarro.

Hank Bauer fue el primer bateador en batear, y se las arregló para golpear la bola con seguridad a la parte izquierda del campo para un solo. Después de eso, Jerry Lumpe subió a batear, pero no fue capaz de golpear bien la bola y acabó ponchándose. Sin embargo, Mickey Mantle fue capaz de golpear la bola en la zona entre el jardín izquierdo y el central, y esto permitió a Bauer pasar a tercera base. Entonces, Yogi Berra golpeó la pelota en la esquina del jardín derecho, y esto trajo Bauer casa para anotar. Mantle también avanzó a tercera base.

Elston Howard fue el siguiente bateador, y el entrenador del otro equipo decidió darle un paseo intencionado. Esto cargó las bases, lo que significa que las tres bases estaban ocupadas por jugadores de los Yankees. A pesar de esta presión, Moose Skowron supo manejarla bien. Golpeó la pelota, y no fue un golpe muy largo, pero fue lo suficientemente bueno como para llegar al campo derecho, y esto permitió a Mantle anotar.

Tras Burdette, que había permitido a todos los jugadores en las bases, entró Pizarro como nuevo lanzador. Cuando Pizarro empezó a lanzar, Gil McDougald golpeó bien la pelota, que llegó hasta el bullpen de Milwaukee. Este golpe permitió anotar dos carreras. Había corredores en segunda y tercera base, y aunque Tony Kubek se ponchó, consiguió llegar a primera base por una acción de Del Crandall. Entonces, Turley, que seguía siendo el lanzador, tuvo la oportunidad de batear, y golpeó bien la pelota. El golpe fue suficiente para que Turley corriera a primera base, y esto permitió que se anotaran la sexta carrera, que fue Skowron, y la séptima, que fue McDougald.

Aunque Hank Bauer se ponchó, y era la tercera vez que esto ocurría en la entrada, los Yankees pudieron anotar un total de seis carreras. Los Braves tuvieron oportunidades de anotar en la séptima, octava y novena entradas, pero no pudieron anotar ninguna carrera. Esto dio a los Yankees una victoria por 7-0. Aunque los Braves seguían ganando la serie por 3-2, esta victoria mantuvo a los Yankees en las Series Mundiales de 1958.

Juego 6: Yankees 4-3 Braves

Milwaukee tenía que ganar al menos dos partidos jugando en casa para ganar las Series Mundiales de 1958. Sin embargo, su entrenador, Fred Haney, parecía preocupado, como si su equipo estuviera en una situación difícil. En lugar de dar a su lanzador Spahn los tres días de descanso habituales antes de ponerlo de titular, lo pusieron a jugar un día antes de lo habitual. Spahn tenía 37 años, pero era experimentado y fuerte, como un caballo de batalla.

Esto también significaba que Burdette haría algo similar si la serie llegaba a un séptimo partido. Al hacerlo, Haney decidió no utilizar al experimentado Bob Rush, que tenía un muy buen registro de 4 victorias y 2 derrotas, junto con un bajo promedio de carreras ganadas de 1,81, en los dos últimos meses de la temporada regular. Rush también tuvo una buena actuación en el tercer partido de las Series Mundiales de 1958, a pesar de que su equipo perdió.

Al principio del partido, Spahn sacó rápidamente a dos jugadores. Entonces salió a batear Hank Bauer, que resultó ser el mejor bateador de la serie con un promedio de bateo de .323, cuatro jonrones y ocho carreras impulsadas. Bateó su cuarto jonrón hacia las gradas del jardín izquierdo, dando a su equipo una ventaja de 1-0. En respuesta, los Braves anotaron un punto en la misma entrada. Red Schoendienst bateó un sencillo, Johnny Logan se sacrificó y Hank Aaron bateó un sencillo al jardín izquierdo que llevó a Schoendienst a casa. Después de eso, Spahn lo hizo bien y no permitió que los Yankees consiguieran ningún hit en la segunda entrada.

Ford, que también lanzaba tras sólo dos días de descanso, empezó a tener problemas en la segunda parte del partido. Consiguió ponchar a Del Crandall, pero entonces Wes Covington bateó un sencillo al centro del campo, y Mickey Mantle, que estaba jugando en el centro del campo, no pudo atrapar bien la pelota. Esto permitió a Covington llegar a salvo a la base. Después de eso, Andy Pafko bateó un sencillo al lado derecho del campo, y Covington avanzó a tercera base. Luego, Spahn bateó un sencillo a la zona entre el jardín derecho y el central, que anotó Covington y dio a su equipo una ventaja de 2-1.

Ford estaba cansado y terminó caminando Schoendienst, que llenó todas las bases de jugadores. En ese momento, Casey Stengel, el entrenador, decidió que era hora de hacer un cambio y llamó al lanzador de relevo Art Ditmar desde el bullpen. Ditmar sólo se enfrentó a un bateador, Logan, que lanzó la pelota al aire y Elston Howard la atrapó. Entonces, Howard hizo un lanzamiento perfecto a Yogi Berra en el home, y consiguieron sacar a Pafko, que intentaba anotar una carrera al marcar tras un fly.

Después de esto, Spahn bateó un sencillo que trajo una carrera, pero esa sería la última carrera que Ford permitió en la Serie Mundial durante mucho tiempo, concretamente 33 entradas y dos tercios.

Ford estaba cansado y caminó Schoendienst, que llenó todas las bases de jugadores. En ese momento, Casey Stengel, el entrenador, decidió hacer un cambio y llamó a Art Ditmar, un relevista, desde el bullpen. Ditmar sólo se enfrentó a un bateador, Logan, que lanzó la pelota al aire. Elston Howard atrapó la pelota y se la lanzó perfectamente a Yogi Berra en el home. Esta jugada logró sacar a Pafko, que intentaba anotar una carrera al marcar tras un fly.

Después de esto, Spahn bateó un sencillo que trajo una carrera. Pero ésta sería la última carrera que Ford permitió en las Series Mundiales durante mucho tiempo, concretamente 33 entradas y dos tercios.

Milwaukee iba ganando el partido hasta la sexta entrada, cuando los Yankees se pusieron al día y empataron el marcador debido a un error en la sustitución de jugadores en defensa. Bill Bruton entró en el partido para jugar en el centro del campo en lugar de Pafko. Luego, Mantle bateó un sencillo justo fuera del alcance del guante del shortstop Logan. Justo después, Howard bateó un sencillo al centro. Pero Bruton cometió un error y no atrapó bien la pelota, por lo que Mantle llegó a tercera base debido al error. Entonces, Berra bateó un fly al centro, y después de que la pelota fuera atrapada, Mantle anotó una carrera, lo que hizo que el marcador fuera dos.

Spahn seguía siendo el lanzador de los Braves al comenzar la 10ª entrada, a pesar de que ya había lanzado 290 entradas en la temporada regular y 28 más en los playoffs hasta ese momento. Gil McDougald, que también estaba jugando bien en la serie, fue el primero en batear y bateó un lanzamiento rápido de Spahn por encima de la valla del jardín izquierdo para conseguir un jonrón. Bauer casi batea otro jonrón justo después, pero Bruton, que estaba jugando en el centro del campo, consiguió atrapar la pelota.

Mantle golpeó la pelota al segunda base y salió, lo que supuso el segundo out de la entrada. Pero entonces Howard y Berra batearon sencillos, así que ahora había jugadores en primera y tercera base. Haney, el manager, decidió traer a Don McMahon para sustituir a Spahn como lanzador. A continuación, Moose Skowron bateó un sencillo al lado derecho del campo, y Howard logró correr a home, dando a su equipo una ventaja de dos carreras. El lanzador, Ryne Duren, se quedó en el partido para batear, pero se ponchó, lo que puso fin a la entrada.

Los Braves intentaron remontar en la parte baja de la 10ª entrada, pero no pudieron hacer lo suficiente para superar la ventaja de los Yankees. Logan caminó y llegó a primera base con dos outs. Luego pasó a segunda base, no por una base robada sino porque la defensa de los Yankees no intentó detenerlo. Aaron, que siempre se mostró fiable, bateó un sencillo al lado izquierdo del campo, y Logan consiguió correr a home, haciendo que los Braves estuvieran más cerca de empatar el partido.

Después de eso, Joe Adcock bateó un sencillo, que hizo que Aaron pasara a tercera base. Bob Turley entró en sustitución de Duren como lanzador, y Felix Mantilla sustituyó a Adcock como corredor. Con dos jugadores en base y dos outs, Frank Torre entró a batear por Del Crandall. Torre golpeó la pelota, pero McDougald, el jugador de los Yankees en el outfield, la atrapó justo en el borde del césped, poniendo fin al partido y haciendo necesario jugar el séptimo partido de las Series Mundiales de 1958.

Juego 7: Yankees 6-2 Braves

Una vez más, como en los cuatro años anteriores, las Series Mundiales de 1958 se decidieron en el último y decisivo partido. Casey Stengel, el manager de los Yankees, eligió a Don Larsen para empezar el séptimo partido. Pero a Larsen no le fue bien en el anterior séptimo partido de las Series Mundiales de 1957, ya que sólo jugó dos entradas y un tercio. Y ahora, en 1958, también sólo jugó en la segunda y tercera entradas. En el otro bando, los Braves tenían a Lew Burdette, que había lanzado todo el partido y ganó en el segundo, pero en el quinto cedió seis carreras y perdió. Era la tercera vez que lanzaba en las Series Mundiales de 1958.

Los Yankees no anotaron en la primera entrada, pero los Braves consiguieron una carrera debido a que Larsen no controló totalmente sus lanzamientos. Red Schoendienst comenzó con un hit al jardín izquierdo. Entonces, Bill Bruton consiguió un paseo, y Frank Torre se sacrificó para mover a ambos corredores hacia adelante. Jerry Lumpe pasó la pelota a Gil McDougald, que estaba cubriendo la primera base. Hank Aaron también consiguió una caminata, que cargó las bases e hizo que las cosas se vieran bien para los Braves. Wes Covington golpeó la pelota al primera base y salió, pero Schoendienst consiguió anotar una carrera durante esta jugada. Eddie Mathews consiguió una caminata especial donde querían que estuviera en base, pero Del Crandall se ponchó, lo que puso fin a la amenaza de los Braves de anotar más.

En la tercera entrada, dos jugadores batearon sencillos para los Braves, lo que hizo que el manager Casey Stengel decidiera sustituir a Larsen por Bob Turley, a pesar de que Turley no tenía mucho tiempo para descansar. Turley, que era un fuerte lanzador diestro, consiguió salir de una situación difícil en la que las bases estaban llenas, y lanzó bien durante el resto del partido. Al igual que en el sexto partido, el marcador estaba empatado a dos después de seis entradas.

Pero entonces, en ese momento crítico, Del Crandall bateó un jonrón a las gradas del jardín izquierdo con dos outs. Esto dio a los seguidores de los Braves una razón para animar y esperar otro título de campeón.

Sin embargo, ese sentimiento de esperanza no duró mucho porque, en la parte alta de la octava entrada, cuando era el turno de batear de los Yankees, ocurrió algo inesperado. A pesar de que Lew Burdette, que llevaba tiempo lanzando y se estaba cansando, quería ganar el partido con otra actuación completa, los Yankees consiguieron iniciar un sorprendente rally con dos outs.

Después de que McDougald saliera bateando una fly ball y Mantle no hiciera swing a un lanzamiento que se llamó strike, Berra golpeó la pelota y ésta rebotó en la pared de la esquina del área del jardín derecho.

Luego, Howard bateó una bola molida que fue al jardín central y logró anotar una carrera. Después de eso, Andy Carey golpeó la pelota, y tocó el guante de Eddie Mathews, pero aún así contó como un solo. Justo después, Bill Skowron conectó un importante jonrón en la zona entre el jardín izquierdo y el central. Este jonrón abrió el partido y completó una buena remontada de los Yankees en la final de las Series Mundiales de 1958.

Aparte de Eddie Mathews caminando como primer bateador y Joe Adcock consiguiendo un sencillo con dos outs en la novena entrada, el equipo de Milwaukee no hizo mucho ruido. No anotaron más carreras, y esto permitió a los Yankees ganar su 18º Campeonato del Mundo.

Hank Bauer, un jugador con mucha experiencia en las Series Mundiales (participó en nueve de ellas), tuvo éxito en ésta. Fue el que más carreras anotó (seis), el que más bateó (diez), el que más jonrones pegó (cuatro) y el que más carreras impulsó (ocho) para su equipo. También tuvo la media de bateo más alta de todos los jugadores de su equipo, con .323.

Aunque su rendimiento no fue sobresaliente en sus cuatro primeras Series Mundiales (sólo consiguió 7 hits de 57 bateos y tuvo un promedio de 0,123), le fue mucho mejor contra los Braves en 1957 y 1958. En estos dos años combinados, consiguió 18 hits, seis home runs, 14 carreras impulsadas y una media de 0,290.

Sin embargo, Bob Turley, que no era lanzador titular sino que entró para ayudar más tarde en el partido, se convirtió en el jugador más valioso de las Series Mundiales de 1958. Ganó 2 de los 3 partidos que jugó y también consiguió una parada. Hasta 2023, ésta fue la última vez que cuatro Series Mundiales consecutivas llegaron al máximo de 7 partidos, lo que ocurrió de 1955 a 1958.

Fuera de la senda ganadora

Las Series Mundiales de 1958 son una gran parte de la historia del béisbol, ya que demuestran lo competitivos y fuertes que eran los Yankees de Nueva York. Su entrenador, Casey Stengel, los dirigía con mucho respeto. Los Yankees eran buenos jugando al béisbol, y demostraron su habilidad, determinación y trabajo en equipo. Las Series Mundiales de 1958 no fueron sólo un gran partido; representaron el amor por el béisbol y la fuerte conexión entre el equipo y sus seguidores. La historia de los Yankees desde 1958 sigue siendo importante en el béisbol hasta el día de hoy.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

 

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.