Aaron Judge en racha de jonrones, pero rara vez camina – ¿Qué está pasando?

Yankees slugger Aaron Judge reacts after hitting his 32nd home run of the season against the Reds at Yankee Stadium on July 2, 2024.
X-Yankees Treehouse

Cuando un jugador de béisbol consigue cifras que se comparan con las de leyendas como Barry Bonds, es señal de que estamos presenciando algo realmente especial. Aaron Judge, con sus altísimos jonrones y sus asombrosas estadísticas, no es una excepción. En 2024, su OPS+ alcanzó la increíble cifra de 214 (actualmente está en 217), reflejando los mejores años de Bonds. Sin embargo, a pesar de ello, los lanzadores siguen desafiándole con strikes en lugar de darle el “tratamiento Barry Bonds”, una evitación casi estratégica. ¿El motivo? La colocación estratégica y la actuación de sus compañeros de equipo, especialmente Juan Soto.

La lógica de lanzar a Aaron Judge

El meollo de la cuestión no radica en la falta de habilidad de Judge o en su temible destreza; más bien, son las circunstancias que le rodean las que dictan esta inusual elección por parte de los lanzadores rivales. Al principio de la temporada, Anthony Volpe, que bateaba por delante de Judge, estaba en racha, llegando con frecuencia a la base. Sin embargo, mientras el rendimiento de Volpe se enfriaba, Juan Soto seguía siendo la máquina consistente de poner bases, lo que complicaba cualquier estrategia que implicara dar un pase libre a Judge.

En la actualidad, la alineación de los Yankees muestra un descenso significativo en la producción ofensiva una vez superados Judge y Soto. Los bates circundantes, como Alex Verdugo y el frecuentemente lesionado Giancarlo Stanton, no han proporcionado el apoyo necesario, debilitando la amenaza general de la alineación. Este escenario presenta un desafío menos desalentador para los lanzadores rivales, ya que hacer caminar a Aaron Judge simplemente haría avanzar a los corredores sin la amenaza inminente de una gran entrada, dada la forma actual de los bateadores que le siguen.

A pesar de sus impresionantes estadísticas, Aaron Judge está viendo más lanzamientos en la zona de strike que nunca: un 49% esta temporada, el máximo de su carrera. En cambio, durante los años de apogeo de Bonds, los lanzadores le evitaban en grado extremo, no sólo por miedo a Bonds, sino también debido a los potentes bateadores que le rodeaban en la alineación, lo que no es el caso de Judge. Los puntos limpios de los Yankees han sido notablemente débiles, a menudo los peores de las Grandes Ligas, con una puerta giratoria de bateadores de bajo rendimiento como J.D. Davis, que recientemente fue designado para asignación.

aaron-judge-new-york-yankees

A pesar de las monumentales actuaciones de Aaron Judge, que recuerdan a las de Barry Bonds en su mejor momento, la dinámica en juego dentro de la alineación de los Yankees conduce a una estrategia de lanzamiento contrastada. Aaron Judge no está siendo evitado por los lanzadores como antes lo fue Bonds. En cambio, su tasa de paseos ha disminuido del 19,2% al 16,5%. Sorprendentemente, tampoco está acumulando paseos intencionados a un ritmo elevado, con sólo seis esta temporada, comparable al de bateadores menos intimidatorios como Josh Naylor o Salvador Pérez. Además, dos de estos paseos son menos indicativos de miedo o estrategia, ya que se produjeron en prórrogas con un corredor ya colocado en segunda base.

Además de los índices estáticos de paseos, Aaron Judge está viendo más lanzamientos en la zona de strike, con un índice de zona que ha pasado del 46% el año pasado a casi el 49% esta temporada, lo que supone el máximo de su carrera. Este aumento de strikes lanzados a Judge puede atribuirse, paradójicamente, no a la ausencia de amenazas detrás de él, sino más bien a la presencia constante en la base de Juan Soto, que ha asumido el papel de principal máquina de hacer bases de los Yankees.

En 2024, el porcentaje de apariciones en plato de Aaron Judge con corredores en base ha aumentado drásticamente al 49% desde el 39% de 2023. Este repunte se debe en gran medida a Soto, cuyo excepcional porcentaje de bases es líder en las Grandes Ligas. La habilidad de Soto para llegar a la base no sólo aumenta las oportunidades de Judge de conseguir carreras impulsadas, sino que también complica estratégicamente la decisión de los lanzadores de caminarle intencionadamente. En pocas palabras, el riesgo de hacer caminar a Judge aumenta con la probabilidad de que Soto ya esté en la base, lo que podría provocar que se anotaran varias carreras en lugar de sólo una.

MLB.com

Este enigma estratégico queda aún más ilustrado por el mayor rendimiento de Judge cuando batea con corredores en base. No sólo ve una mayor proporción de lanzamientos en la zona de strike en estas situaciones, sino que también recibe más bolas rápidas dentro de la zona, sobre todo en el primer lanzamiento. Este patrón sugiere que los lanzadores le desafían cada vez más, quizá por necesidad más que por elección. En consecuencia, Judge tiene 203 puntos más de slugging con corredores en base, una ventaja que se debe a la frecuencia y posición de sus bateos y no a una disminución de la calidad de los lanzamientos a los que se enfrenta.

El efecto Juan Soto

La presencia de Juan Soto en la alineación es fundamental. Bateando justo por delante de Judge, Soto ha mantenido un porcentaje de bateo líder en la liga, asegurando que Judge batee frecuentemente con corredores en base. Este año, el 49% de las apariciones en plato de Aaron Judge se han producido con corredores en base, un aumento significativo respecto al año pasado. La probabilidad de que Soto esté en base hace que sea más arriesgado caminar a Judge, ya que sólo añadiría más corredores en los caminos, con una mayor probabilidad de que anoten, incluso con la alineación en apuros de los Yankees.

Jugador de los Yankees de Nueva York: Aaron Judge y Juan Soto
SL.com

Además, las estadísticas revelan una estrategia más amplia. En 2024, Judge ha visto el mayor índice de strikes de su carrera durante los meses de mayo y junio. La idea parece ser desafiar a Judge con la esperanza de que el resto de la alineación no aproveche las oportunidades que pueda crear. Este planteamiento no hace sino subrayar el papel fundamental que desempeña Soto; su capacidad para llegar a la base no sólo aumenta las oportunidades de Judge de conseguir carreras impulsadas, sino que también reduce las posibilidades de que los lanzadores dejen libre intencionadamente a Judge. En pocas palabras, la estrategia de lanzar a Judge, por arriesgada que parezca, está muy influida por la presencia y el rendimiento de Juan Soto.

Para Aaron Judge, su racha histórica continúa, no a pesar de que le piten, sino quizás a causa de ello. Mientras Soto siga llegando a la base y el resto de la alineación tenga problemas, los lanzadores se arriesgarán con Judge, con la esperanza de que el riesgo dé sus frutos la mayoría de las veces. Además, con sólo Judge produciendo e impulsando a Soto, los Yanks sólo pueden hacer esto. Las últimas semanas han revelado importantes lagunas en esta alineación de los Yankees, a pesar de que tanto Aaron Judge como Soto se encuentran en el mejor momento de su carrera, lejos de cualquier bajón o depresión. No es inimaginable considerar la posibilidad de que Judge pronto sea caminado sin nadie razonablemente caliente en el puesto limpio, y tanto Soto como Judge queden en base… ¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.