Soto y Volpe protagonizan la victoria, pero la brillantez colectiva de los Yankees llama más la atención

Juan Soto is with Aaron Judge after hitting a home run in the Yankees' 7-0 win vs. the Marlins at Yankee Stadium on April 8, 2024.

Los Yankees pintaron una obra maestra de dominio el lunes por la noche, sus bates y brazos convergieron en una brillantez sinfónica para dominar a los Miami Marlins con una contundente victoria por 7-0 en el ilustre Yankee Stadium.

Juan Soto y Anthony Volpe, dos pilares de la ofensiva de los Yankees, lanzaron sendos jonrones de tres carreras en la cuarta entrada ante el asediado Jesús Luzardo. Sus poderosas explosiones reverberaron por los sagrados terrenos de la capital del béisbol en el Bronx.

Sin embargo, este triunfo no fue una obra maestra solitaria, sino un lienzo de colaboración elaborado por una multitud de jugadores de los Yankees. Néstor Cortés, el magistral director de orquesta en el montículo, tejió un tapiz de ocho entradas sin goles, hipnotizando a los Marlins con su arte. Giancarlo Stanton, Alex Verdugo, Anthony Rizzo y Jon Berti aportaron vibrantes pinceladas a la obra maestra de los Yankees, y sus talentos se entrelazaron a la perfección.

Y en un momento de profunda importancia, Josh Maciejewski, convocado desde los exaltados salones de Triple-A Scranton/Wilkes-Barre, hizo su debut en las Grandes Ligas en la novena entrada, añadiendo la guinda final a esta obra magna de los Yankees con un marco sin goles.

Juan Soto celebra Anthony después de batear un jonrón en la victoria de los Yankees 7-0 contra los Marlins en el Yankee Stadium el 8 de abril de 2024.
NYY

La victoria del lunes fue un mosaico resplandeciente, una mezcla armoniosa de potencia, delicadeza y determinación inquebrantable, un presagio de grandeza que dejó a los fieles de los Yankees con la firme convicción de que el relato de este año sería triunfal, una historia redentora que desterraría la angustia de las decepciones de la temporada pasada.

Aaron Boone, el entrenador de los Yankees, vio en este triunfo un reflejo de la férrea determinación de su equipo, un compromiso colectivo de no sucumbir a las agonías del pasado, sino de forjar un nuevo legado, pincelada a pincelada.

“Creo que hay un elemento de eso”, dijo. “Creo que ha servido para que todo el mundo se concentre en el invierno y, desde luego, en los entrenamientos de primavera y en la seriedad con la que nos preparamos. Estamos haciendo todo lo posible para que no vuelva a ocurrir lo del año pasado [again].”

Los yanquis asumen responsabilidades como equipo

Cuando los Miami Marlins entraron en el sagrado recinto del Yankee Stadium con un triste récord de 1-9, el escenario parecía preparado para un partido desigual a favor de los poderosos Bombarderos del Bronx. Y a medida que se desarrollaba el partido, el desajuste se hizo aún más pronunciado.

Bajo las brillantes luces del Bronx, Juan Soto, el jardinero estrella de los Yankees, inscribió su nombre en los anales de la historia de los Yankees con su primer jonrón en el emblemático estadio. La majestuosa explosión salió de su bate a una velocidad vertiginosa de 107,7 millas por hora y se elevó 384 pies antes de encontrar su lugar de descanso, provocando una estruendosa ovación de los fieles.

Anthony Volpe corre tras batear un jonrón en la victoria de los Yankees por 7-0 contra los Marlins en el Yankee Stadium el 8 de abril de 2024.
NYY

El ritual de Soto previo al partido, consistente en firmar autógrafos para los aficionados en el jardín derecho, apenas había terminado antes de que se lanzara el primer lanzamiento, tal era la expectación que se respiraba en el ambiente. Y Néstor Cortés, el pitcher titular de los Yankees, no perdió tiempo en imponer su dominio, permitiendo sólo un corredor de base en seis entradas – un sencillo de un out a la derecha en la cuarta por Bryan De La Cruz.

La magistral actuación de Cortés culminó con un brillante partido de ocho entradas y dos hits, la mejor salida de un lanzador de los Yankees en lo que va de temporada.

El momento decisivo del partido llegó en la cuarta entrada, cuando los bates de los Yankees estallaron con una explosión de seis carreras, rompiendo el empate a cero que se había producido hasta entonces. Los fuegos artificiales se encendieron con las estruendosas explosiones de Anthony Volpe y Soto.

Giancarlo Stanton inició el ataque con un sencillo, y Anthony Rizzo bateó a la derecha para llevar a Stanton a la tercera base sin outs.

Con corredores en las esquinas, Volpe, que ya había deslumbrado con un par de joyas defensivas estelares en el shortstop, trabajó la cuenta a 1-2 antes de lanzar el slider de Jesús Luzardo profundamente en los asientos del jardín izquierdo para su segundo jonrón de la campaña.

Alex Verdugo mantuvo la línea en movimiento con un doble por la línea del jardín izquierdo, y José Treviño dibujó un paseo de cuatro lanzamientos. Jon Berti realizó un toque de sacrificio para el primer out de la entrada, preparando el terreno para más daños.

Tras la embestida de la cuarta entrada, los Yankees continuaron su ataque implacable. Gleyber Torres lanzó un fly al jardín derecho, cuya trayectoria era demasiado superficial para permitir el sprint de Verdugo desde la tercera base. Sin embargo, el indomable Juan Soto aprovechó el momento para lanzar una gran bala de tres carreras que se elevó majestuosamente hasta los asientos del jardín derecho, ampliando la ventaja de los Yankees a un imponente 6-0.

La mala actuación de Cortés dejó florecer a los yanquis

Mientras los fieles del Bronx rugía su aprobación, Néstor Cortés mantuvo su compostura inquebrantable en el montículo, cruzando a través de la alineación de los Marlins con consumada facilidad. Retiró a los 10 primeros bateadores a los que se enfrentó con precisión quirúrgica antes de que el sencillo de Bryan De La Cruz en la cuarta entrada interrumpiera brevemente su ritmo. Sin inmutarse, Cortés recuperó rápidamente su dominio, derribando a otros ocho bateadores consecutivos tras el golpe de base, hasta que De La Cruz logró de nuevo una bengala al jardín central para iniciar la séptima entrada.

Nestor Cortes en acción durante ocho entradas en la victoria de los Yankees 7-0 contra los Marlins en el Yankee Stadium el 8 de abril de 2024.
NYY

En marcado contraste con sus anteriores salidas esta temporada, en las que había tenido problemas al principio, cediendo tres carreras en el primer periodo, Cortés exhibió un dominio total sobre la ofensiva de los Marlins, tanto al principio como al final. Su actuación estelar estuvo jalonada por seis ponches y un control impecable que impidió a la oposición un solo paseo a lo largo de su clase magistral de 102 lanzamientos.

Cuando el partido llegaba a su crescendo, Josh Maciejewski, recién llegado de los sagrados terrenos de Triple-A Scranton/Wilkes-Barre, hizo su esperado debut en las Grandes Ligas en la novena entrada. Con un aplomo que contradecía su condición de novato, Maciejewski culminó el triunfo de la noche con un marco sin goles, consolidando el dominio de los Yankees sobre sus rivales.

Con su tercera victoria en otros tantos intentos para comenzar la joven temporada, los Yankees esperan ahora con impaciencia los dos últimos enfrentamientos contra los Marlins de Miami, con la intención de ampliar su supremacía de principios de temporada en su feudo.

Aunque Aaron Boone, el capitán de los Yankees, se apresuró a moderar cualquier exuberancia prematura, reconociendo que la campaña se encontraba en sus primeras fases, los signos de grandeza mostrados por su equipo evocaron recuerdos de su triunfal campaña de 2021, encendiendo las esperanzas de un renovado viaje hacia la gloria.

“No nos gustó cómo acabamos el año pasado y entonces cogimos a Soto”, dijo Cortés sobre la motivación del equipo. “Empezamos con buen pie [in 2022]. Este equipo es capaz de mantener esto, especialmente cuando recuperemos a todos”.

Los Yankees generaron toda la ofensiva necesaria en la cuarta entrada. La Volpe, que tiene el promedio de bateo más alto de las Grandes Ligas con .417, mantuvo su buena racha al conectar un slider bajo del abridor de Miami Jesús Luzardo para un jonrón de tres carreras.

“Creo que es contagioso”, dijo Volpe. “Todo el mundo confía en que el siguiente lo consiga, así que queremos salir adelante”.

Los Yankees avanzaron a un récord de 9-2, reflejando el comienzo más fuerte de la franquicia en 11 partidos en la historia. Este logro se alinea con sus éxitos anteriores en otras siete temporadas: 1922, 1933, 1949, 1958, 1988, 2003 y 2020. Volpe destacó su observación clave como “los diversos métodos a través de los cuales podemos asegurar victorias”.

“Hemos ganado partidos viniendo de atrás, jugando por delante. La alineación ha mejorado, el bullpen ha mejorado, los titulares nos han dado continuidad. Ha sido bastante completo”, dijo Volpe.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.