Los Yankees vuelven a tener un defecto fatal, advierte un locutor de radio

aaron-judge-new-york-yankees

Una vez más, Hal Steinbrenner se encuentra a punto de comprometerse plenamente con los planes de temporada baja de los Yankees, navegando con cautela por las aguas de la reconstrucción de la plantilla. La temporada baja del equipo comenzó con un golpe de efecto, orquestando el monumental traspaso de Juan Soto para contrarrestar su alineación predominantemente diestra con un formidable bateador zurdo, solucionando una deficiencia flagrante.

Sin embargo, la mediocre actuación de los Yankees en 2023, con 82 victorias, dejó al descubierto varias áreas que necesitaban mejoras. Seguir una estrategia integral exige rectificar todos los puntos débiles significativos para llegar a la primavera con una plantilla robusta y resistente. Steinbrenner, sin embargo, parece conformarse con tapar una brecha y esperar que el equipo siga siendo competitivo.

La offseason de los Yankees no escapa al problema crónico

Aaron Judge y Juan Soto, jugadores de los New York Yankees
NY POST

Sin duda, la llegada de Soto inyecta potencia a la alineación, complementando a Aaron Judge y formando potencialmente uno de los dúos de bateo más formidables del béisbol. Sin embargo, las preocupaciones persisten más allá de la caja de bateo, en particular con respecto a la estabilidad de la rotación.

Néstor Cortés, que se recupera de una operación de hombro tras una temporada plagada de lesiones, representa un elemento imprevisible. Carlos Rodon, igual de propenso a las lesiones, tuvo una decepcionante temporada a rayas la temporada pasada. Clarke Schmidt, un fiable quinto titular, se enfrenta al reto de mantener el nivel de rendimiento tras soportar su carga de trabajo más exigente hasta la fecha.

Aunque el fichaje de Marcus Stroman representa una incorporación prudente, no aborda los problemas subyacentes que aquejan a la rotación. Con cuatro dudas tras Gerrit Cole, la necesidad de otro titular fiable es evidente. Lamentablemente, opciones de primer nivel como Corbin Burnes, ahora con un rival de división, y Blake Snell, el actual ganador del Cy Young de la Liga Nacional, siguen estando disponibles, pero los Yankees parecen contentos de abordar el entrenamiento de primavera con dudas persistentes.

Este patrón de indecisión es demasiado familiar. Recordemos el exitoso acuerdo de 324 millones de dólares por Cole en 2019, que aparentemente indica un enfoque integral para desafiar a los Astros. Sin embargo, persistían las dudas sobre la fiabilidad del resto de la rotación. ¿Podría James Paxton mantener su forma física? ¿Podría Jordan Montgomery recuperar la forma tras la operación Tommy John? Como se preveía, las deficiencias de lanzamiento les acosaron en los playoffs, personificadas en el nefasto episodio del abridor Deivi García.

En las temporadas posteriores, los Yankees optaron por no perseguir a estrellas como Corey Seager y, en su lugar, se conformaron con Isiah Kiner-Falefa y un envejecido Josh Donaldson. Mientras que los importantes contratos de Judge y Rodon aliviaron algunas preocupaciones, el jardín izquierdo seguía sin estar bien atendido, y la tercera base seguía sin resolverse tras la decepcionante temporada de Donaldson.

La repetitiva trampa que los yanquis nunca podrán eludir

El capitán de los Yankees Aaron Judge está con el GM Brian Cashman y el propietario Hal Steinbrenner.
Charles Wenzelberg / NYP

Aquí están una vez más, atrapados en su situación familiar: dando tímidos pasos hacia una aproximación total, sólo para retirarse a un lugar seguro al menor indicio de riesgo. Aunque el traspaso de Soto y su innovador acuerdo de arbitraje representan maniobras sustanciales, junto con los colosales contratos de Judge y Cole, son las acciones posteriores las que realmente significan un impulso concertado hacia un campeonato. Recordemos las adquisiciones de Mark Teixeira tras CC Sabathia o Roger Clemens después de una temporada de 125 victorias: fueron declaraciones de intenciones. En lugar de ello, los Yankees se sumergen con cautela en la piscina de los “todo incluido”, dudando en lanzarse a fondo.

Sin duda, los Yankees han hecho progresos esta temporada baja. Sin embargo, la pregunta persiste a lo largo de otra exasperante temporada baja: ¿han hecho suficientes mejoras para contender de verdad? Estas incertidumbres persistentes podrían haberse disipado con un par de maniobras más audaces. Sin embargo, los Yankees se encuentran una vez más tanteando el terreno con cautela, en lugar de lanzarse de cabeza en pos de la grandeza.

¿Qué le parece? deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.