Los cinco mejores segundas bases de la historia de los New York Yankees

Willie Randolph poses for photograph with a plaque he was awarded during opening ceremonies for the Old-Timers' Day baseball game Saturday, June 20, 2015, at Yankee Stadium in New York. Inset: Yankees second base defense in various years.
Joe Najarian
miércoles mayo 1, 2024

¿Quiénes son los mejores jugadores de segunda base que han tenido los Yankees de Nueva York?

Los Yankees tenían muchos destacados en la posición. Muchos, como Alfonso Soriano, destacaron por sus grandes bateos, mientras que otros, como Bobby Richardson, exhibieron una defensa ejemplar. También los hay extraordinarios, como Robinson Cano, con la máxima excelencia en ambas áreas.

Tener un segundo base fuerte ha sido valioso para el éxito del equipo durante años. Y sin embargo, salvo algunas excepciones, ha habido mucho movimiento en la posición, incluso durante los campeonatos, debido a que el equipo intercambiaba a sus jugadores de segunda base o los dejaba marchar en la agencia libre mientras los Yankees tenían un sustituto esperando entre bastidores. Esperemos que Gleyber Torres pueda evitar ese destino si consigue un contrato a largo plazo después de esta temporada.

He aquí la lista de cinco de los mejores yanquis que han defendido la segunda base.

#5. 400-HR club elit Alfonso Soriano (1999-2003, 2013-2014)

Ésta puede ser una elección sorprendente, ya que Alfonso Soriano sólo estuvo tres temporadas completas como Yankee antes de ser traspasado a los Rangers de Texas por Alex Rodríguez. Pero hay una razón por la que los Bombarderos del Bronx pudieron obtener una superestrella a cambio. Soriano se estaba convirtiendo en una estrella con los Yankees por derecho propio.

Es cierto que Soriano tenía puntos débiles en su juego. Era un terrible defensor en su posición; en sus tres temporadas completas con los Yankees, lideró a todos los jugadores de segunda base en errores. También era un bateador libre que tendía a fallar mucho, lo que le hacía muy propenso a los strikeouts, mientras que no solía dar muchos paseos, lo que limitaba su porcentaje de bases, especialmente como bateador inicial.

Pero incluso con esas debilidades, el bate dinámico de Soriano y su astucia le convirtieron en una de las mejores combinaciones de velocidad y potencia que los Yankees habían visto nunca.

En 2001, Soriano terminó tercero en la votación del Novato del Año de la AL tras batear .268/.304/.432 con 34 dobles, 18 jonrones, 77 carreras anotadas y 43 bases robadas. Aunque su wRC+ fue inferior a la media, 93, y sólo valió 0,1 fWAR, se consolidó como el principal bateador principal del equipo, y al año siguiente mostró una enorme mejoría.

La temporada 2002 de Soriano fue histórica. Con una línea de .300/.332/.547, el libre bateador de segunda base lideró las ligas mayores con 209 bateos y 128 carreras anotadas gracias a un récord de equipo de 696 bateos; el 44% de esos bateos fueron para extrabases, con 51 dobles, dos triples y 39 jonrones, mientras que sus 41 bases robadas lideraron la Liga Americana.

Se convirtió en el segundo yanqui de la historia en unirse al club de los 30-30 (el primero fue Bobby Bonds en 1975) y en el primer segunda base de la historia de la MLB en lograr esa hazaña; de hecho, sólo le faltó un jonrón para convertirse en el primer (y único) yanqui en batear 40 jonrones y robar 40 bases en una temporada. En total, registró un wRC+ de 131 y un fWAR de 5,6, y fue nombrado All-Star, ganó su primer Silver Slugger Award y terminó tercero en la votación del MVP de la AL, sólo por detrás de Miguel Tejada (ganador) y Alex Rodríguez.

2003 fue en gran medida un año de respiro, ya que Soriano tuvo otra temporada de 30-30, con 38 jonrones y 35 robos; 13 de esos jonrones fueron primeros de partido, estableciendo un récord en una sola temporada. También anotó 114 carreras mientras bateaba .290/.338/.525 con un wRC+ de 124 y un fWAR de 5,1.

Por supuesto, es imposible hablar de Soriano sin mencionar su extraordinariamente decisiva postemporada de 2001. En el ALCS contra los Mariners de Seattle, 116 victorias, conectó un jonrón en el cuarto partido que permitió a los Yankees dar la campanada. En las Series Mundiales contra los Diamondbacks de Arizona, sólo bateó 0,240 con un OPS de 0,600, pero tuvo un 14,5% de Probabilidad de Ganar el Campeonato gracias a un sencillo en el quinto partido y a un espectacular jonrón decisivo contra Curt Schilling en la octava entrada del séptimo partido; con esos dos golpes monumentales, Soriano tenía muchas posibilidades de ser el MVP de las Series Mundiales si Nueva York conseguía ganarlas.

Por supuesto, Soriano fue traspasado a los Rangers de Texas tras la temporada de 2003 en uno de los mayores traspasos de la historia del béisbol, y los Yankees recibieron a cambio a A-Rod. Más tarde se convertiría en jardinero y se convirtió en el cuarto miembro del club de los 40-40 en 2006 con los Washington Nationals; tras siete años en los Chicago Cubs, Soriano concluyó su carrera en el Bronx, añadiendo un último hurra a su carrera como jugador al protagonizar una racha histórica en agosto de 2013 y conseguir el cuadragésimo jonrón de su carrera el 27 de agosto.

Al final, Soriano pasó partes de siete temporadas con los Yankees, siendo 2001, 2002 y 2003 sus únicas temporadas completas. Aún así, bateó .276/.315/.492 con 147 dobles, 121 jonrones, 385 carreras anotadas, 343 carreras impulsadas y 130 bases robadas, totalizando 11,0 fWAR.

Fue una decisión difícil incluir a Soriano debido a que su permanencia en los Yankees fue comparativamente corta; otros jugadores de segunda base, como Bobby Richardson, fueron Yankees durante toda su carrera. Pero Soriano consiguió más fWAR sólo en sus temporadas de 2002 y 2003 (10,7) que Richardson en toda su carrera de 12 años (6,3), lo que en última instancia da al emocionante segunda base dominicano la ventaja en esta lista.

#4. Yankees’ fallen hero Robinson Cano (2005-2013)

Robinson Cano batea un jonrón de tres carreras para los Yankees contra los Diamondbacks el 16 de abril de 2013, en el Yankee Stadium.
AP

A pesar de firmar un lucrativo contrato para jugar en Seattle y de dos suspensiones por dopaje en los últimos años de su carrera, muchos aficionados de los Yankees recuerdan con cariño las nueve temporadas de Robinson Cano en el Bronx, y con razón.

Cano, un habilidoso jardinero con uno de los swings zurdos más bellos que jamás haya visto el juego, moldeó excelentes habilidades con el bate, potencia bruta y defensa para acumular un currículum realmente impresionante y recompensar a la organización de los Yankees por su fe en él. El equipo directivo lo consideraba un prospecto ineludible, con unas expectativas increíbles puestas en él, y las ha cumplido.

Cano marcó la pauta de su permanencia en los Yankees con tres fantásticas temporadas al comienzo de su carrera. En 2005, bateó .297/.320/.458 con 34 dobles y 14 jonrones, al tiempo que creaba un combo de doble juego de ensueño con Derek Jeter. En 2006 bateó .342/.365/.525 con 41 dobles, 15 jonrones y un wRC+ de 128, lo que le valió el premio Silver Slugger y una nominación al All-Star.

Aunque su media bajó a .306 en 2007, la producción ofensiva de Cano fue similar, con 41 dobles y 19 jonrones, mientras que su defensa, en rápido desarrollo, se tradujo en 23 carreras defensivas salvadas y un fWAR de 4,7. Y eso fue antes de que Cano entrara oficialmente en su mejor momento; tras un año flojo en 2008, se transformó en el mejor segunda base de la MLB durante la siguiente media década.

En 2009, Cano contribuyó a un equipo campeón con 204 bateos, 48 dobles y 25 jonrones para complementar una línea de .320/.352/.520. De 2010 a 2013, Cano ganó cuatro Silver Sluggers consecutivos y dos Guantes de Oro, con cuatro MVP consecutivos entre los seis primeros. La temporada 2009 fue la primera de sus cinco temporadas consecutivas con 25 o más jonrones.

En esos cinco años, consiguió 224 dobles, 142 jonrones, 496 carreras anotadas, 513 carreras impulsadas, una línea de .314/.369/.530, un wOBA de .384 y un wRC+ de 139. Con el guante, consiguió 18 y 15 carreras defensivas salvadas en sus respectivas temporadas de Guante de Oro en 2010 y 2012. Ese lapso de cinco años ascendió finalmente a 28,4 fWAR.

Lamentablemente, la temporada 2013 fue su última con rayas, ya que los Mariners le hicieron una oferta que no pudo rechazar: 10 años y 230 millones de dólares. Cano siguió jugando a un nivel de élite durante sus primeros años, pero luego recibió un par de suspensiones por no superar controles antidopaje durante su estancia en los Mariners y los Mets de Nueva York. Estas suspensiones, que incluían un castigo de un año en 2021, destruyeron efectivamente cualquier caso de Salón de la Fama que Cano pudiera haber tenido.

Pero incluso con el turbio final de su carrera en la MLB, Cano fue tan élite como cualquiera durante su etapa en los Yankees, con 35,7 fWAR, y su producción puede incluso merecer una placa en Monument Park algún día. Su media de bateo de .309, 375 dobles, 204 jonrones, porcentaje de slugging de .504 y 126 wRC+ son los mejores de un segunda base en la historia de los Yankees, y también tiene una gran vitrina de trofeos para respaldar esos números. Cano también merece reconocimiento por ser una de las pocas superestrellas locales que los Yankees desarrollaron durante la época del “Imperio del Mal”, aunque acabara fichando por otro equipo cuando llegó a la agencia libre.

Y sin embargo, Cano no llega al top 3 a pesar de todo lo que tiene a su favor, situándose por detrás de dos infravalorados miembros del Salón de la Fama y de un icono de la franquicia.

#3. Yankees’ Flash Joe Gordon (1938-1946)

Baseballhall.org

Joe Gordon, uno de los jugadores más infravalorados de la historia de los Yankees, no sólo se adelantó a su tiempo, sino que es un jugador que prosperaría absolutamente en el juego actual.

Combinando una excelente potencia y disciplina en el plato con una defensa del calibre de un Guante de Oro (si hubiera existido entonces), Gordon recibiría finalmente su merecido cuando fue elegido miembro del Salón de la Fama del Béisbol en 2009, 31 años después de su muerte. A pesar de jugar sólo 11 temporadas, siete con los Yankees, Gordon acumuló 60,4 fWAR gracias a una línea de slash de .268/.357/.466, un wRC+ de 120, 150 carreras zonales totales por encima de la media y 22,4 dWAR en el campo. Esas cifras podrían haber sido incluso mejores si no se hubiera perdido las temporadas de 1944 y 1945 para servir en el ejército.

Al debutar en 1938 con los Bombarderos del Bronx, Gordon consiguió 25 jonrones, no sólo estableciendo el récord de la MLB para jugadores de segunda base novatos, sino también el récord de la Liga Americana de mayor número de jonrones por un jugador de segunda base, independientemente de su experiencia. Superaría ese total cuatro veces más en su carrera, y el récord de novato se mantuvo hasta 2006, cuando Dan Uggla logró 27 jonrones. También bateó .400 con un porcentaje de bateo de .733 en las Series Mundiales de ese año para establecerse firmemente como una estrella en ciernes.

Incluso después de su gran campaña de novato, Gordon mejoró aún más en las cinco temporadas siguientes. Tuvo una fantástica temporada en 1939 que supuso una mejora en casi todas las estadísticas; aumentó su cuenta de jonrones a 28, bateó .284/.370/.506 con 111 RBI, y su porcentaje de strikeouts se redujo en un 5%. En defensa, valió 21 carreras zonales totales.

En 1942, tuvo la mejor temporada de la carrera de Gordon, ya que bateó .322/.409/.491 con un wRC+ de 151 y un wOBA de .424, al tiempo que bateaba 18 jonrones e impulsaba 103. Ted Williams, de los Medias Rojas de Boston, ganó la Triple Corona ese año, pero fue Gordon quien se llevó a casa los honores de MVP de la AL; aunque Williams debería haber ganado el premio con su Triple Corona y 11,5 fWAR, los 8,7 fWAR del propio Gordon siguen siendo una temporada brillante por derecho propio.

Tras una productiva temporada en 1943, Gordon se perdió todas las temporadas de 1944 y 1945 para servir en la II Guerra Mundial, y una combinación de lesiones y dos años alejado del juego dieron como resultado la peor temporada de su carrera, ya que su media cayó en picado hasta .210. No obstante, seguía teniendo valor comercial y, tras la temporada, los Yankees traspasaron a Gordon a los Indios de Cleveland a cambio de la lanzadora Allie Reynolds.

Aunque Reynolds sería una pieza clave en seis equipos de los Yankees ganadores de las Series Mundiales, el intercambio acabó siendo un raro acuerdo beneficioso para todos, ya que Gordon recuperó su forma de antes de la guerra y firmó dos brillantes temporadas con los Indios en 1947 y 1948; en esta última temporada, logró el récord de su carrera con 32 jonrones, que siguió siendo el récord de la Liga Americana para jugadores de segunda base hasta 2001, cuando Bret Boone superó finalmente la marca. También se estableció como líder del equipo y desarrolló una estrecha amistad con su compañero Larry Doby, que integró la Liga Americana en 1947. Gordon pasó cuatro temporadas en Cleveland antes de que su carrera llegara a su fin.

En total, los siete años de Gordon con los Yankees fueron realmente excepcionales; acumuló exactamente 1.000 hits en 1.000 partidos, logró 186 dobles y 153 jonrones a pesar de tener que lidiar con el infame “Valle de la Muerte” del Yankee Stadium en el jardín central izquierdo. Además, bateó .271/.358/.467 con 617 carreras impulsadas, convirtió 761 dobles jugadas con 103 carreras zonales totales y totalizó 39,9 fWAR mientras ganaba cuatro títulos de las Series Mundiales.

Es posible que Gordon haya sido pasado por alto por el Salón de la Fama durante tanto tiempo debido a los talentosos equipos en los que jugó, especialmente cuando tuvo que jugar junto a Joe DiMaggio. Pero con el tiempo, finalmente se comprendió que Gordon era una gran razón por la que los equipos en los que jugó eran grandes, y se le validaría con su selección póstuma para Cooperstown.

#2. “Poosh ‘Em Up Tony Lazzeri (1926-1937)

Otro miembro del Salón de la Fama eclipsado por una lista llena de leyendas, Tony “Poosh ‘Em Up” Lazzeri se ganaría finalmente su placa en Cooperstown en 1991, 45 años después de su muerte, cuando los votantes se dieron cuenta de que él era una razón importante por la que sus equipos eran tan grandes.

Componente clave de la legendaria alineación “Murderer’s Row” y más allá, Lazzeri pasó todas menos dos temporadas con los Bombarderos del Bronx y fue uno de los mejores segundos bases de su época. Fue notablemente consistente y decisivo en el plato, siendo un bateador de .293/.380/.467 con un wOBA de .387 y un wRC+ de 121 a rayas. Aunque nunca llegó a más de 18 jonrones en una temporada, tuvo tres temporadas con un wOBA superior a .400 y tres más por encima de .390, mientras que sus 1.157 RBI son la mayor cantidad por un segunda base en la historia de los Yankees.

Tras una legendaria temporada de 1925 en las ligas menores, con 60 jonrones y más de 200 carreras impulsadas y anotadas, Lazzeri debutó con los Yankees en 1926; tuvo una sólida temporada de novato al batear 18 jonrones e impulsar 114, mientras bateaba .275. Sin embargo, su segunda temporada fue su verdadera campaña de despegue, ya que llegó a la base con mucha más frecuencia. Una vez más, Lazzeri bateó 18 jonrones con 102 carreras impulsadas, y su línea de bateo mejoró a .309/.383/.482 para un wRC+ de 125 y un fWAR de 6,3; su presencia en el sexto puesto de la alineación hizo que la Fila del Asesino fuera efectivamente imposible de recorrer.

Lazzeri mejoró aún más en sus dos siguientes temporadas. Aunque se perdió 38 partidos por lesión en 1928, bateó 30 dobles, 11 triples y 10 jonrones, con un promedio de .332/.397/.535 y 144 wRC+; sus esfuerzos le permitieron terminar tercero en la votación para el MVP de la AL. 1929 fue la mejor temporada de la carrera de Lazzeri, que repitió su rendimiento de 1928 y se mantuvo sano; bateó .354/.429/.561 con 64 extrabases, un wOBA de .444 y 156 wRC+, y 7,2 fWAR, todos ellos récords de su carrera.

Los dos años siguientes fueron sólidos pero poco espectaculares, pero 1932 sería otra gran temporada. Cuando el entrenador Joe McCarthy subió a Lazzeri a la quinta posición de la alineación, el segunda base bateó .300/.399/.506 con un wRC+ de 135, 59 extrabases y 113 carreras impulsadas. Siguió con unas buenas Series Mundiales contra los Cachorros de Chicago, bateando un par de jonrones e impulsando cinco para ayudar a los Yankees a barrer la serie.

Durante su etapa en los Yankees, Lazzeri tuvo dos actuaciones excepcionales en un solo partido que establecieron varios récords de la MLB. El 3 de junio de 1932, se convirtió en el cuarto de 14 jugadores que batearon para un ciclo natural (sencillo, doble, triple y jonrón en orden) y el único que completó dicho ciclo con un grand slam; esto ocurrió notablemente en el mismo juego donde el compañero de equipo Lou Gehrig bateó cuatro jonrones. Cuatro años más tarde, el 24 de mayo de 1936, se convirtió en el primer jugador de la historia de la MLB en batear dos grand slams en un solo partido; también consiguió 11 carreras impulsadas ese día, estableciendo un récord de la Liga Americana que aún se mantiene.

Lazzeri sería liberado tras la temporada de 1937, y jugó a tiempo parcial para los Cachorros de Chicago, los Dodgers de Brooklyn y los Gigantes de Nueva York durante las dos temporadas siguientes, antes de poner fin a su carrera en la MLB. Lamentablemente, no pudo disfrutar de su jubilación durante mucho tiempo, ya que murió de un ataque al corazón a los 42 años, el 6 de agosto de 1946.

Al final, Lazzeri ayudó a salvar la distancia entre la era de Babe Ruth y la de Joe DiMaggio junto a Lou Gehrig, y ganó cinco títulos de las Series Mundiales con rayas diplomáticas. Además de liderar a todos los segundos bases de los Yankees en carreras impulsadas, también es líder en hits (1.784), triples (115) y porcentaje de bases.

Fue una decisión difícil elegir entre Lazzeri y su sucesor, Joe Gordon, ya que ambos acabarían entrando en el Salón de la Fama del Béisbol y estaban entre los mejores segundos bases de sus respectivas épocas. Pero aunque Gordon tuvo posiblemente la mejor carrera en general, Lazzeri se lleva la palma por haber pasado más tiempo con los Yankees (12 años, frente a siete), acumulando 48,4 fWAR en el proceso, el segundo mejor de un segunda base yanqui.

Lazzeri tiene incluso argumentos legítimos para ser el número uno de esta lista, pero al final se ve superado por uno de los jugadores más queridos de la historia de la franquicia.

#1. Monument Park honoree Willie Randolph (1976-1988)

A diferencia de Joe Gordon y Tony Lazzeri, Willie Randolph no está consagrado en el Salón de la Fama del Béisbol. Sin embargo, es el mejor segunda base que ha vestido nunca el uniforme de los Yankees.

Lo único que le faltaba a Randolph en su juego era potencia, ya que sólo hizo 54 jonrones en su carrera, 48 de ellos con los Bombarderos del Bronx. Pero podía hacer todo lo demás: llegar a la base, robar una bolsa, hacer avanzar a los corredores y jugar una defensa brillante en el centro. Sin embargo, por encima de todo eso estaba su papel como líder del club, sirviendo como una presencia tranquila y calmante durante la salvaje era del “Zoo del Bronx”.

Tras un breve café con los Piratas de Pittsburgh en 1975, los Yankees cambiaron a Randolph, que sólo tenía 21 años, por el lanzador Doc Medich el 11 de diciembre de 1975; los Bombarderos del Bronx obtuvieron además a los lanzadores Dock Ellis y Ken Brett en el trato. Nombrado inmediatamente segundo base titular, Randolph lideró a todos los novatos con 4,6 fWAR en 1976 y robó 37 bases con 59 carreras anotadas mientras bateaba principalmente octavo. Pasaría al segundo puesto en el orden de bateo durante la temporada de “culebrones” de Nueva York de 1977 y ayudó a contribuir al título de las Series Mundiales anotando 91 carreras.

A partir de ahí, Randolph siguió mejorando y consiguió temporadas consecutivas de más de 5 fWAR en 1978 y 1979, ganando una segunda Serie Mundial en el primer año. Pero en 1980 firmó su mejor temporada: con siete jonrones y 99 carreras anotadas, Randolph lideró las Grandes Ligas con 119 paseos y sólo se ponchó 45 veces en 642 partidos, mientras bateaba .294/.427/.407. Sus 140 wRC+ y 6,5 fWAR fueron los mejores de su carrera, y recibió el premio Silver Slugger en segunda base.

Randolph disfrutaría de una temporada resurgente en 1987, empatando el mejor registro de su carrera con siete jonrones y estableciendo una nueva marca personal de 67 carreras impulsadas; también bateó .305/.411/.414 con un promedio de bateo superior a .300 por primera vez en su carrera. Un 15,1% de caminatas se complementó con unos microscópicos 25 strikeouts en 543 apariciones en el plato, para un 4,6% de strikeouts. Pero tras soportar la peor temporada de su carrera en 1988, Randolph se marchó en la agencia libre y jugó para los Dodgers de Los Ángeles, los Atléticos de Oakland, los Cerveceros de Milwaukee y los Mets de Nueva York antes de retirarse en 1992.

Ofensivamente, Randolph era el jugador de mesa soñado por un seleccionador. A pesar de su falta de potencia en los jonrones, lo compensaba con una habilidad de élite en las bases y una perspicacia en el manejo de las bases. Bateó .275 en sus 13 temporadas a rayas, consiguió 80 o más paseos en siete de esas temporadas para un porcentaje de bases de .374; caminó en el 13,5% de sus apariciones en el plato con una minúscula tasa de strikeouts del 6,9%. Cuando llegaba a la base, Randolph causaba estragos en los senderos de las bases y birló 251 bases a lo largo de su etapa en los Yankees, la mayor cantidad por un jugador de segunda base en la historia de la franquicia; en sus primeras cinco temporadas, robó 30 o más bases en cuatro de ellas. Gracias a su disciplina en el plato y a su manejo de la base, Randolph anotó al menos 80 carreras en siete ocasiones y es el líder de todos los jugadores de segunda base de los Yankees con 1.027 carreras anotadas.

Defensivamente, Randolph fue uno de los mejores jardineros de su generación, independientemente de su posición; es uno de los mejores defensas que nunca ganó un Guante de Oro, ya que Frank White y Lou Whitaker tenían el monopolio de los Guantes de Oro de segunda base. En cualquier caso, hizo 168,2 carreras defensivas a lo largo de su carrera, la novena mejor en cualquier posición entre 1975 y 1992; en esa lista, sólo tres de los ocho jugadores que le precedieron tuvieron un fWAR superior al 62,1 de Randolph, y todos ellos (Ozzie Smith, Cal Ripken Jr. y Gary Carter) están en el Salón de la Fama del Béisbol. Un maestro tanto en iniciar como en ejecutar dobles jugadas, Randolph convirtió dos 1.547 veces en su carrera y valió 115 carreras zonales en total. 97 de esas carreras zonales totales, 144 de esas carreras defensivas y 51,4 de su fWAR llegaron con los Yankees, siendo esta última la mayor cantidad por un segunda base en la historia de la franquicia.

Pero Randolph es más recordado como uno de los grandes líderes de la historia de la franquicia. Jugando en una época de caos tanto dentro como fuera del campo, Randolph aportó estabilidad y se mantuvo tranquilo, sereno y concentrado en el juego. Curtido en la era Thurman Munson-ReggieJackson-Billy Martin, más tarde fue el faro del club durante la era de Don Mattingly y Dave Winfield. Durante sus tres últimos años con los Bombarderos del Bronx, fue capitán del equipo junto a Ron Guidry, un honor realmente prestigioso aunque compartiera el papel.

Aunque Randolph no se considera un candidato principal para Cooperstown, fue un jugador que se puso las rayas con orgullo y dio a los Yankees el máximo esfuerzo en cada partido. Finalmente, el 20 de junio de 2015 recibió una placa en Monument Park, validando las contribuciones que había dado al equipo durante 13 años en el diamante, que incluyeron dos títulos consecutivos de las Series Mundiales.

Los Yankees tuvieron grandes jugadores de segunda base, pero Willie Randolph fue el mejor Yankee de todos ellos.

Menciones honoríficas:

Snuffy Stirnweiss- Jugador de los Yankees de 1943 a 1950, Stirnweiss ganó tres campeonatos de las Series Mundiales y fue el principal faro de luz del equipo durante las temporadas diezmadas por la guerra en 1944 y 1945. A pesar de tener un wRC+ inferior a 100 en todas sus temporadas excepto en esas dos, acumuló 17,8 fWAR sólo en esas dos temporadas y ganó el título de bateo en 1945 bateando .309/.385/.476 con un wRC+ de 146. Puede que se beneficiara del menor nivel de talento de toda la liga durante la Segunda Guerra Mundial, pero sus dos mejores temporadas serían magníficas en cualquier época del béisbol.

Billy Martin- Aunque es mucho más conocido como manager, Martin jugó en los Yankees de 1950 a 1957, perdiéndose la temporada de 1954 y la mayor parte de 1955 tras ser reclutado por el ejército. Sumó un total de 6,3 fWAR y ganó tres campeonatos de las Series Mundiales, mientras era mentor del legendario mánager Casey Stengel. Sus dos mejores momentos se produjeron en las Series Mundiales: en el 7º partido del Clásico de Otoño de 1952 realizó una acrobática recepción que salvó el partido en un salto de Jackie Robinson, y en 1953 dominó las Series Mundiales con 12 bateos, 23 bases totales y el sencillo ganador de la serie en el 6º partido.

Bobby Richardson- A pesar de su inexistente bate, Richardson fue un fantástico defensor con cinco Guantes de Oro en 12 años de carrera, todos con los Yankees. Sin embargo, una vez que llegó octubre, el segundo base de 1,70 m elevó su habilidad bateadora a un nuevo nivel; con una línea de carrera de sólo .266/.299/.335, esos números se inflaron a .305/.331/.405 en las Series Mundiales. En las derrotas de las Series Mundiales de 1960 y 1964, Richardson estableció un récord de 13 hits en 1964, y se convirtió en el único jugador de un equipo perdedor que ha ganado el MVP de las Series Mundiales tras conducir 12 carreras en 1960; sus seis carreras impulsadas en el tercer partido establecieron otro récord del Clásico de Otoño que más tarde empataría Hideki Matsui en el sexto partido de las Series Mundiales de 2009. Quizá el mejor momento de Richardson se produjo en el campo, cuando atrapó el lanzamiento de Willie McCovey para el último out del séptimo partido de las Series Mundiales de 1962, el último de los tres campeonatos que ganaría.

¿Qué te parece? Deja tu comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.