Un grupo de Harvard concluye que las elevadas nóminas restan competitividad a los Yankees

The Yankees players are seen celebrating and a photo showcasing the Yankees' financial might.

En 2023, los Yankees de Nueva York invirtieron la friolera de 278 millones de dólares sólo para presenciar su peor temporada en la memoria reciente. Este pésimo resultado ha obligado a la dirección de los Yankees a la nada envidiable tarea de revertir lo que podría considerarse uno de los fracasos más costosos de la historia del deporte contemporáneo. Para una organización históricamente atrincherada en la creencia de que el poder financiero puede asegurar el talento y el éxito de las estrellas, esta situación es innegablemente desconcertante.

A lo largo de los años, los equipos de los grandes mercados han gastado más que sus homólogos más pequeños para adquirir talentos de primer nivel, cosechando a menudo los frutos en forma de campeonatos. Sin embargo, esta temporada ha desafiado esa sabiduría convencional. En particular, las tres franquicias que más gastaron -los Mets de Nueva York, los Yankees y los Padres de San Diego- se quedaron fuera de la postemporada. Diversos factores, como las lesiones, la dinámica del equipo y el descenso del rendimiento individual, han suscitado dudas sobre si el recorte de salarios sustanciales garantiza el éxito.

Esto suscita una pregunta crítica: ¿podrían estos problemas indicar un fallo sistemático en la forma en que los Yankees y equipos similares estructuran sus compromisos financieros? Los directores generales emplean a analistas de datos para diseccionar meticulosamente los matices estadísticos en busca de mejoras sobre el terreno de juego y de mejores registros de victorias y derrotas. Por lo tanto, es plausible que estos equipos no hayan encargado a sus estadísticos que investiguen este asunto, o que sí lo hayan hecho, pero los resultados no hayan sido concluyentes.

Este patrón no es del todo inesperado. En el ámbito históricamente conservador del béisbol, a menudo han sido los aficionados y los forasteros, más que los profesionales del sector, quienes han introducido ideas innovadoras y enfoques analíticos en el juego. Curiosamente, la historia parece repetirse una vez más y sus conclusiones son ciertas para los problemas actuales de los Yankees.

Según los investigadores, los grandes derrochadores, como los Yankees, no tienen éxito

Aaron Judge en el banquillo de los Yankees durante un partido en Toronto el 28 de septiembre de 2023.
AP

En febrero, el Harvard Sports Analysis Collective (HSAC), un grupo diverso formado por estudiantes universitarios, estudiantes de posgrado y miembros del profesorado, realizó un análisis que indicaba que los equipos de béisbol, como los Yankees, que concentran su nómina en unos pocos jugadores con grandes ingresos están disminuyendo inadvertidamente su competitividad. Esta revelación tiene importantes implicaciones para las estrategias operativas de los grandes derrochadores como los Yankees.

HSAC empleó el índice Herfindahl-Hirschman, una herramienta bien establecida para evaluar la concentración del mercado en diversos sectores (utilizada habitualmente en las investigaciones antimonopolio). La adaptación de HSAC de este índice oscila entre una puntuación baja de 0,025, que refleja un equipo de béisbol en el que todos los jugadores reciben los mismos salarios, y una puntuación de 1, que representa un equipo en el que un solo jugador se lleva toda la nómina, sin dejar nada para el resto del equipo.

HSAC ha llevado a cabo un extenso análisis que abarca a los Yankees y a otros equipos de la MLB durante el periodo comprendido entre 2011 y 2022, y que ha dado como resultado algunas conclusiones convincentes. Como señala Ben Meron, un reciente graduado de la HSAC que ha participado en el análisis, “los equipos que están muy cargados tienden a tener peores porcentajes de victorias.”

La puntuación más alta del Índice Herfindahl-Hirschman (IHH) en el conjunto de datos, de 0,131, se atribuyó a los Arizona Diamondbacks de 2016, un equipo que terminó la temporada con un récord perdedor. La razón de este resultado fue la asignación de aproximadamente un tercio de su nómina a un único lanzador, Zach Greinke, que se lesionó, se perdió partidos y nunca recuperó su nivel de superestrella. Con una parte tan significativa de su nómina invertida en Greinke, los Diamondbacks carecían de la profundidad y el poder estelar adicional necesarios para compensar su ausencia.

El dinero de los Yankees contribuye a su perdición

Los New York Yankees en el Angel Stadium
itsxavier03

Algo similar ocurre con los New York Yankees de 2023. Aaron Judge, con un salario base de 40 millones de dólares, y otros cuatro jugadores se llevaron colectivamente más de la mitad del salario total desembolsado para la lista de 40 jugadores. Judge sufrió una lesión durante la temporada, y varios otros jugadores rindieron por debajo de lo esperado. Según el análisis de Meron, el HHI de los Yankees para 2023 se situó en 0,0784, lo que supone un 16,6% por encima de la media de la liga para el periodo comprendido entre 2011 y 2022. El resultado fue un equipo de los Yankees que apenas logró un récord ganador.

De hecho, aunque el Índice Herfindahl-Hirschman (IHH) no puede explicar por sí solo una temporada decepcionante, proporciona información valiosa sobre si una plantilla, construida en torno a un jugador superestrella, posee el equilibrio y la resistencia necesarios para prosperar en su ausencia. En el caso de los New York Yankees, si Aaron Judge hubiera permanecido sano durante toda la temporada, el impacto de su HHI podría haber disminuido. Sin embargo, el IHH sirve como herramienta para evaluar la composición general de una lista y su capacidad para resistir tales desafíos.

Lo más significativo de HHI es que introduce un enfoque alternativo a la construcción de listas. Los Bravos de Atlanta ofrecen un caso ilustrativo a este respecto. En los últimos años, los Braves han optado por renunciar a las guerras de ofertas por las superestrellas de los agentes libres y, en su lugar, han invertido en jugadores jóvenes a los que han explorado y desarrollado, asegurándoles contratos a largo plazo al principio de sus carreras, antes de que su valor aumente significativamente. Aunque esta estrategia tiene un coste, como el contrato de seis años y 75 millones de dólares firmado por la superestrella emergente Spencer Strider, tiene la ventaja de repartir los salarios entre toda la plantilla y evitar que las nóminas se sobrecarguen. Este enfoque parece estar dando sus frutos, como lo demuestra la puntuación HHI de los Braves en 2023 de 0,0611, que es un 9,08% inferior a la media de la liga para todos los equipos de la MLB de 2011 a 2022. Cabe destacar que los Braves también ostentan el mejor récord del béisbol, como destaca Meron, de la HSAC.

Los Yankees necesitan un replanteamiento y una reconstrucción

Hal Steinbrenner, propietario de los Yankees, observa el partido contra Arizona en el Yankee Stadium el 23 de septiembre de 2023.
@Yankeelibrarian

Los Yankees no pueden transformarse rápidamente en un equipo parecido a los Braves, aunque aspiren a ello. Están vinculados por contratos vigentes a los que les quedan años (Aaron Judge, por ejemplo, está comprometido por otros ocho años en virtud de su contrato de 360 millones de dólares). Sin embargo, tienen la oportunidad de evitar las costosas guerras de ofertas de agentes libres y centrarse en una mayor inversión en ojeadores, desarrollo de jugadores y fichajes tempranos de jóvenes promesas. Aunque este planteamiento puede resultar más complicado que buscar a estrellas consolidadas como Shohei Ohtani durante la temporada baja, tiene el potencial de construir un equipo más resistente, capaz de capear la pérdida o el declive de uno o más jugadores superestrella.

Esto no implica que los Yankees necesiten reducir su nómina. El Índice Herfindahl-Hirschman (IHH) no mide el gasto total, sino cómo se distribuye ese gasto entre los agentes. En consecuencia, los Yankees podrían utilizar sus recursos financieros para sobresalir en las negociaciones por jugadores de perfil menos alto que desempeñan papeles esenciales en la consecución de una plantilla equilibrada. Este enfoque podría allanar el camino hacia un éxito sostenible y prolongado, que beneficiaría tanto a los aficionados como a la mayoría de los jugadores del equipo.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.