Los Yankees de 1999: Una dinastía que aprendió a desafiar las probabilidades, comprometida a ganar

David Cone's perfect game on July 19 was one of the many high points for the 1999 Yankees.
John Allen
miércoles junio 28, 2023

Cada equipo campeón tiene su propia historia. Para los Yankees de 1999, la historia fue tanto sobre los equipos que vinieron antes y después como sobre ellos mismos. Tras un exitoso 1998, los Yankees volvieron a subir al podio con el trofeo de las Series Mundiales el 27 de octubre de 1999. Sin embargo, el viaje no fue fácil. Detrás del éxito de su campaña hubo un tedioso proceso de creación de equipos.

En el año 2000, los Yankees apenas llegaron a los playoffs antes de hacer otra carrera y ganar su tercer título consecutivo de la manera más memorable posible al vencer a sus rivales de la ciudad, los Mets, en la Subway Series. Era un partido que los aficionados neoyorquinos llevaban 40 años deseando ver.

Sin embargo, todo lo que hicieron los Yankees en 1999 fue esforzarse para conseguir una temporada de 98 victorias y su tercer título mundial en cuatro años.

“Obviamente, 1998 fue un año mágico, y 2000 tuvo el asunto Mets-Yankees”, dice Paul O’Neill. “Pero nunca se pueden hacer pequeños los campeonatos de las Series Mundiales porque son muy difíciles de ganar. Poder repetir es difícil. Sigues intentando aferrarte a esa sensación de ser campeón del mundo. Cuando miras atrás a 1999 y sabes lo difícil que es repetir con básicamente la misma gente, esa es la historia para mí.”

Los Yankees de 1999 mantuvieron intacto el núcleo de 1998

El equipo de 1998 ganó 114 partidos, récord de la Liga Americana en aquella época. Ganaron 11 partidos más en octubre, lo que les dio un total de 125 victorias, un título de las Series Mundiales y un buen argumento para ser el mejor equipo de la historia del béisbol.

Tras la histórica temporada de 1998, los agentes libres David Cone, Scott Brosius (que ganó el premio al Jugador Más Valioso en las Series Mundiales de 1998) y Bernie Williams firmaron nuevos contratos y se quedaron en el equipo. Williams, un yanqui de toda la vida que fue parte importante del equipo de 1998, estuvo a punto de pasarse a los Medias Rojas de Boston ese invierno. Si hubiera estado en Fenway Park, habría cambiado la historia de ambos equipos.

Albert Belle, agente libre de gran pegada, estaba siendo cortejado por los Yankees, mientras que Williams parecía acercarse a un acuerdo con los rivales Red Sox. El entrenador del Salón de la Fama de los Yankees , Joe Torre, incluso tuvo una cena privada con él en Arizona para discutir un acuerdo. Sin embargo, Belle abandonó a los Yankees y fichó por los Orioles de Baltimore. Esto obligó a los altos mandos de los Yankees a centrarse en mantener a Williams, que dio a George Steinbrenner y a los Yankees una media de .342, un OPS de .977, 25 home runs y 115 RBI en el primer año de su nuevo contrato.

Así, el grupo de los Yankees de 1998 volvía a estar unido y tenía la oportunidad de defender su título de la forma correcta.

Las nuevas incorporaciones

Mientras los Yankees se preparaban para el entrenamiento de primavera en el Legends Field, parecía que todo estaba en su sitio para que el equipo de Torre intentara su tercer campeonato en cuatro años. Los lanzadores y los receptores acababan de deshacer las maletas cuando el director general Brian Cashman, que llevaba dos años en el cargo, realizó una operación de gran envergadura. Envió a David Wells, Graeme Lloyd y Homer Bush a los Blue Jays a cambio de Roger Clemens, que había ganado el premio Cy Young de la Liga Americana las dos últimas temporadas cuando jugaba en Toronto.

“El Sr. Steinbrenner siempre mezclaba las cosas; ganamos 114 partidos, 125 en total, y lo siguiente que sabes es que hace un intercambio para conseguir a Roger Clemens”, dice el relevista Jeff Nelson. “Una vez que todos volvieron a firmar, pensaste: ‘Vamos a ser los favoritos para ganar la Serie Mundial otra vez’. Lo siguiente que sabes es que tenemos a Clemens en la primera semana de los entrenamientos de primavera.”

El cáncer de Torre sacude a los Yankees

Aquella primavera, el mensaje de Torre a su equipo fue sencillo: el año pasado fue estupendo, pero no significa nada una vez lanzado el primer lanzamiento.

“Los entrenamientos de primavera son tan importantes porque envías el mensaje de que vas a seguir haciendo todas las cosas fundamentales y aburridas que todo el mundo sabe hacer”, dice Torre. “Me pareció importante hacerlo porque no quieres enviar el mensaje de que no necesitamos hacer esas cosas”.

Pero la primavera sería cualquier cosa menos normal o aburrida. Torre recibió la terrible noticia de que padecía cáncer de próstata menos de cuatro semanas antes de que los Yankees iniciaran la temporada en Oakland. El directivo fue operado poco después de enterarse, el 10 de marzo, de que tenía cáncer. Estaría sin trabajo algo más de dos meses. Don Zimmer, que era un buen amigo de Torre y un entrenador de banquillo de confianza, dirigió el equipo mientras Torre estaba ausente.

“Zim no era el típico entrenador de banquillo”, afirma O’Neill. “Era una parte muy, muy importante de ese equipo. Nos dejó en buenas manos”.

Incluso sin Torre, los Yankees tuvieron un buen comienzo, yendo 7-1 al principio. Tan fuerte como el equipo de 1998, el de 1999 salió de la puerta dispuesto a ganar.

“Nuestro gerente se había ido, así que obviamente no podíamos defraudar”, dice Nelson. “No queríamos ir en una dirección en la que, cuando volviera, tuviéramos que darle a un interruptor y darle la vuelta. Jugábamos por algo; jugábamos por Joe y jugábamos por Zim al mismo tiempo”.

Pero los Red Sox no estaban poniendo las cosas fáciles a los Yankees. El 15 de mayo, los Yankees y los Red Sox estaban empatados en el primer puesto de la AL Este. Tres días después, Torre decidió que estaba listo para volver al banquillo. Cuando se presentó en Fenway Park para el primer partido de una serie contra los Red Sox, sorprendió a su equipo. Zimmer le dijo a Torre que debía llevar la tarjeta de alineación a la base antes del partido. Torre recibió una ovación de dos minutos del público de Boston, y en el marcador del Fenway se leía “Bienvenido de nuevo”.

“Fue una noche muy intensa”, afirma Torre. “Especialmente donde estaba emocionalmente en ese momento, significó mucho”.

Durante las tres primeras semanas de Torre al timón, los Yankees fueron 11-9, y aunque siempre estuvieron en segundo lugar, nunca estuvieron a más de 212 partidos del primero. El 9 de junio, los Yankees vencieron a los Phillies por 11-5, lo que les colocó por delante de los Red Sox por primera vez desde el regreso de Torre. Esto pareció devolver el orden al Universo Yankee.

No perderían el primer puesto durante el resto de la temporada.

“Veníamos al estadio todos los días no pensando que teníamos posibilidades de ganar, sino esperando ganar”, dice el relevista Mike Stanton. “Cuando no lo hicimos, nos disgustó”.

La ventaja inalcanzable y el día perfecto de Cone

En el descanso del All-Star, los Yankees tenían una ventaja de cuatro partidos, la misma que su mayor ventaja desde que Torre regresó. Sin embargo, sabían que Boston no iba a ir pronto a ninguna parte. Todo el mundo en la liga tenía en el punto de mira a los Yankees, así que Torre dijo a su equipo que cada noche, tanto si jugaban contra los Red Sox como contra los Devil Rays, tenían que dar lo mejor de sí mismos.

“Repetir es más difícil que hacerlo el primer año, porque tienen que salir bien muchas cosas para que un equipo gane”, dice Torre. “Después de ganar, al año siguiente, todo el mundo te persigue. En cada ciudad a la que vas, para esos equipos y sus aficionados, sería un éxito mensual o anual tener una gran serie contra los Yankees. Cuando formas parte de un equipo como éste, te das cuenta de que no importa a qué ciudad vayas, es mejor que te presentes o los equipos intentarán avergonzarte”.

Cuando los Yankees volvieron de la pausa del All-Star, todo el mundo esperaba con impaciencia el 18 de julio, cuando Yogi Berra sería homenajeado antes del partido contra Montreal. David Cone lanzó un partido perfecto contra los Expos, haciendo historia de otra manera. Fue el segundo partido perfecto de los Yankees en 15 meses, después de que Wells lo hiciera en mayo de 1998.

Los Yankees utilizaron el histórico día de Cone como una especie de trampolín, y encadenaron una racha de 17-7 para alejarse de los Red Sox. En septiembre, Boston perdía por 7 partidos y medio, y aunque los Sox redujeron la diferencia a 3 partidos en las últimas semanas de la temporada, los Bombers ganaron su segundo título de división consecutivo. Derek Jeter, campocorto, tuvo una gran temporada. Lideró las Grandes Ligas con 219 hits y estableció los máximos de su carrera en promedio de bateo (.349), jonrones (24), carreras impulsadas (102), carreras (134) y triples (9).

Los Yankees tendrían la oportunidad de defender su título, cosa que no hicieron tras ganar las Series Mundiales en 1996.

“Ganando en el 96 y luego otra vez en el 98, siempre pensamos: ‘Sólo hay que llegar a la postemporada'”. Tino Martínez dice. “Sabíamos cómo ganar. Sabíamos que si llegábamos a octubre, tendríamos una buena oportunidad.”

Torre tuvo más que una oportunidad de ganar un tercer anillo en las últimas semanas de la temporada. Durante ese tiempo, el directivo se dio cuenta de que su tratamiento contra el cáncer no le había hecho menos competitivo, algo que se había preguntado durante los cuatro meses anteriores. “El cáncer es algo que siempre llevas contigo. “Me interesaba saber lo importante que era lo que hacía para ganarme la vida en comparación con vivir”, dice Torre. “¿Qué estaba pasando aquí?” El 14 de septiembre, un partido en Toronto puso fin a cualquier preocupación de que Torre se estuviera limitando a pasar por el aro.

“Teníamos las bases llenas y estábamos por detrás en el juego, y yo estaba dispuesto a hacer cualquier cambio si Bernie conseguía un hit”, dice Torre. “Hizo un home run. En ese momento me di cuenta de que había vuelto. Tenía curiosidad por saber si seguiría teniendo las mismas ganas de hacer lo que yo había hecho y lo que habíamos hecho juntos. Una vez que eso ocurrió, fue una buena señal para mí”.

Los Yankees vencieron rápidamente a los Texas Rangers en la Serie de División de la Liga Americana por segundo año consecutivo y por tercera vez en cuatro años. Esta vez, sin embargo, su rival en la Serie de Campeonato de la Liga Americana era diferente.

Batalla entre los Yankees y los Red Sox

Los Yankees y los Red Sox habían jugado anteriormente eliminatorias a un partido para determinar la AL Este, pero nunca se habían enfrentado en una serie de postemporada con un viaje a las Series Mundiales en juego. La rivalidad había pasado a un segundo plano durante muchos años, siendo los Orioles el principal adversario de los Yankees durante los tres primeros años de Torre al frente del equipo, pero tras disputarse un puesto en la división durante toda la temporada, los Yankees y los Red Sox jugarían en un caldero. Esta serie volvería a poner en ebullición la rivalidad entre ambos equipos.

“¿Quieres hablar de presión?” dice Martínez. “Tuvimos muchos momentos de gran presión durante esa carrera, pero tener que jugar contra los Red Sox en la ALCS fue una tonelada de presión, desde El Jefe hasta abajo. No podíamos perder contra ellos en la ALCS”.

Los Yankees eran una máquina bien engrasada, con una alineación consistente que contaba con siete jugadores con al menos 17 jonrones esa temporada, una rotación repleta de cuatro titulares de primer nivel (Clemens, Cone, Orlando Hernández y Andy Pettitte) y un profundo bullpen anclado por Mariana Rivera.

“Me gustó el ambiente del equipo”, dice Torre. “Habíamos hablado muchas veces de que la capacidad es igual, pero lo único que te va a sacar adelante es el carácter y la voluntad de sacrificio. Era un equipo muy altruista. Nadie necesitaba ser el héroe, sólo se trataba de ganar el partido… como fuera”.

Los Yankees ganaron los dos primeros partidos de la serie al mejor de siete en el Yankee Stadium por una carrera cada uno, pero en el tercer partido, Pedro Martnez los eliminó al ponchar a 12 bateadores en siete entradas sin anotaciones. El cuarto partido estuvo reñido hasta la novena entrada, cuando un grand slam de Ricky Ledee coronó una entrada en la que los Yankees anotaron seis carreras y ganaron el partido. Con una convincente victoria en el quinto partido en Fenway, los Yankees se hicieron con el banderín de la Liga Americana. Ahora irán a las Series Mundiales para intentar ganarlas de nuevo.

“Es como jugar contra los Mets; había que ganar”, dice Torre. “No importaba quién era el mejor equipo, sólo había que ganar. Les ganamos muy bien. Fue significativo”.

La victoria en las Series Mundiales supera todos los pronósticos

En 1996, cuando los Yankees se enfrentaron a los Braves en las Series Mundiales, perdieron los dos primeros partidos. Pero en su revancha en el Clásico de Otoño, los Yankees tuvieron un comienzo rápido y vencieron a los Braves. Hernández y Cone jugaron 14 entradas de béisbol de una carrera, enviando la serie de vuelta al Bronx con los Yankees a medio camino de otro campeonato.

“Les ganamos los dos primeros partidos en su estadio”, dice Torre. “Me gustaba empezar fuera, porque el equipo local tiene la presión de ganar. Pensé que si ganábamos el primer partido, estaríamos en buena forma”.

Así como la enfermedad de Torre dificultó el comienzo de la temporada 1999, también hubo muchos problemas al final del año. El padre de Brosius murió a mediados de septiembre, y el de Luis Sojo el día antes de que empezaran las Series Mundiales. Antes del cuarto partido, O’Neill recibió la llamada de que su padre había muerto. Era la tercera vez en apenas seis semanas que un jugador de los Yankees tenía que lidiar con una pérdida tan triste.

“Fue un año extraño”, dice O’Neill. “La mayor fuerza de Joe Torre era que entendía a la gente y cómo las cosas de la vida te afectaban como jugador. Si te pasaban otras cosas en la vida, a veces no eras el mismo jugador en el campo. Joe era muy bueno reconociendo eso y entendiéndolo”.

En el cuarto partido, cuando los Yankees acabaron con la barrida, O’Neill estaba en el jardín derecho. Clemens venció a John Smoltz en el partido decisivo, y Rivera fue nombrado Jugador Más Valioso de las Series Mundiales después de que el cerrador terminara su postemporada perfecta con una victoria y dos paradas.

“Tenía agua helada en las venas”, dice Stanton. “No había diferencia para él lanzar en un partido de Entrenamiento de Primavera en marzo o en un partido de las Series Mundiales a finales de octubre”.

Así, los Yankees volvieron a ganar las Series Mundiales, convirtiéndose en la primera vez que el equipo gana títulos consecutivos desde 1977-78. En 2000, el equipo de Torre volvió a ganar al imponerse a los Mets en la Subway Series definitiva, un partido que fue más estresante incluso que el de la ALCS con los Red Sox del año anterior.

“Se pierde un poco en la baraja”, dice Nelson sobre el título del 99. “Si ganas 125 partidos en el 98 y vences a los Mets en el 2000, parece un año aburrido. Pero al mismo tiempo, era el primer año que Roger ganaba una Serie Mundial… y era la primera vez que ganábamos dos seguidas”.

Aunque la temporada de 1999 no fue tan memorable como los años de campeonatos anteriores y posteriores, cualquier año que termine con un desfile es para recordar.

“Iba a ser difícil superar 1998”, afirma Martínez. “Pero cuando ves a 3 millones de personas alineadas en el Cañón de los Héroes, sabes que no se perdió en el camino. No teníamos el récord del equipo del 98 ni de la Subway Series de los Mets del 2000, pero ganamos a Greg Maddux, John Smoltz y Tom Glavine. Eso ya es algo”.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.