Las leyendas de los Yankees se unen: La mejor alineación de todos los tiempos

Yankees All Time Lineup
Esteban Quiñones
domingo diciembre 10, 2023

La alineación de todos los tiempos de los Yankees

Imagínese tener la increíble tarea de escudriñar un tesoro de leyendas del béisbol, cada una con una historia extraordinaria grabada en los salones de la fama. Eso es exactamente lo que vamos a tratar en este artículo. Los New York Yankees, con su rica y rica historia, han sido el hogar de algunos de los jugadores más fenomenales que el juego haya visto jamás. No se trata sólo de elegir a los mejores jugadores; se trata de formar el equipo de ensueño definitivo, una alineación de los Yankees de todos los tiempos que encapsule el espíritu, la habilidad y el legado de esta legendaria franquicia. Damos lo mejor de nosotros, reuniendo nombres que no sólo han hecho historia, sino que se han convertido en sinónimos de la grandeza de los Yankees. Únase a nosotros para celebrar a estos extraordinarios jugadores e intentar crear la alineación más formidable en los anales de los Bombarderos del Bronx.

Sin más suspense, aquí está nuestra alineación de todos los tiempos de los Yankees

1. Rickey Henderson – LF

Rickey Henderson - Yankees de Nueva York
Crédito: Rickey Henderson / Pinstripe Alley

Poner a Rickey Henderson en el jardín izquierdo para encabezar una alineación de los Yankees de todos los tiempos tiene sentido si lo piensas. El tipo era posiblemente el mejor ladrón de bases de la historia. Sabía leer a los lanzadores como un libro y siempre encontraba la manera de llegar a la base.

Una vez allí, ¡cuidado! Volvía locos a los equipos contrarios con su velocidad, desbaratando constantemente a los lanzadores y colocándose en una posición privilegiada para marcar. Y Rickey podía acumular carreras, sin duda. Tenía un sexto sentido para encontrar la manera de sortear las bases y hacer que las cosas sucedieran.

Además, con él tampoco se trataba sólo de atacar. Rickey no se quedaba atrás en el campo izquierdo. Se mantuvo firme y equilibró la alineación proporcionando una sólida defensa, además de su habilidad para correr por las bases y llegar a ellas.

Si tenemos en cuenta todos esos puntos fuertes, junto con su experiencia en diferentes épocas y la adaptación de su juego, es la persona idónea para empezar en el jardín izquierdo. Marcó la pauta perfecta en la parte alta del orden. Vintage Rickey estaba hecho para el puesto de titular.

2. Derek Jeter SS

Derek Jeter Yankees de Nueva York
Derek Jeter / SBNation.com

Colocar a Derek Jeter en el segundo puesto, detrás de Rickey, parece lo correcto. Jeter construyó toda su carrera sobre la base de ser un bateador consistente que constantemente hacía contacto y al mismo tiempo cumplía en los momentos importantes.

Con Rickey a menudo en la base después de empezar, se necesita un bateador como Derek que pueda hacer avanzar a los corredores o llevarlos a la meta. Jeter siempre fue el mejor trabajando los recuentos, utilizando todo el campo y ajustando su enfoque en función de la situación del partido.

Puede que no se le conociera como un bateador potente, pero Jeter sabía dar esos golpes decisivos cuando se necesitaban, ya fuera con un “sac fly”, un “hit-and-run” o un sólido “single” cuando más importaba.

Y tampoco podemos pasar por alto el liderazgo de Jeter. Su bate paciente y su mentalidad ganadora son ideales para este equipo de ensueño de los Yankees. Aportó una confianza tranquilizadora que estabilizó la alineación.

Entre la velocidad disruptiva de Rickey y la firmeza de Jeter en la punta, se produce una verdadera sinergia antes de pasar a los grandes. Jeter es el mejor bateador de dos agujeros para llevar a esos corredores de primera línea.

3. Joe DiMaggio CF

Joe DiMaggio - Yankees de Nueva York
Crédito: Joe DiMaggio / Pinstripe Alley

Tener aJoe DiMaggio anclado en la alineación en el puesto de tres y patrullando por el centro del campo parece lo correcto. Cuando se necesita la combinación perfecta de potencia, promedio y acierto en los momentos decisivos, todo en uno, Joe D. lo consigue.

Se ganó la vida anotando carreras con extrabases y siempre estuvo a la altura de las circunstancias cuando la presión aumentaba. Eso es exactamente lo que quiere del corazón de su pedido. Y sabemos un par de cosas sobre la presión en Nueva York, ¿verdad?

Pero tampoco se trataba sólo de golpear el balón para Joe. Podía cubrir mucho terreno en el centro y derribar a los corredores con su brazo de cañón. Cuando se combina todo -el bate intimidante, el don para lo dramático, la defensa estelar-, ¿quién más querría que ocupara el puesto de tres?

Con jugadores como Rickey y Derek que le ayudan a conseguir más patos en el estanque, DiMaggio es el ancla perfecta para salvar la distancia entre los pacientes primeros de la fila y los grandes jugadores que vienen detrás de él. ¡Buena suerte con los bateadores del All-Star!

4. Babe Ruth RF

Babe Ruth - Yankees de Nueva York
Crédito: Babe Ruth / Yardbarker

Colocar al Gran Bambino en el puesto de limpieza tiene sentido. Quiero decir, ¿a quién más querrías ahí arriba con el partido pendiente de un hilo? Un movimiento del bate de Ruth podía cambiarlo todo en un instante.

Los lanzadores temían enfrentarse a él porque era un auténtico fenómeno de la naturaleza. Disparaba jonrones con facilidad y, al mismo tiempo, tenía buen ojo y acumulaba pases libres si los lanzadores se atrevían a ponerlo en juego. Ruth prácticamente creó el concepto de bateador potente.

Si a esto le añadimos su talento para el dramatismo en los momentos de máxima tensión y su competente defensa en el jardín derecho, el paquete completo es perfecto para anclar el corazón del orden. Su presencia, más grande que la vida, también era contagiosa: se podía sentir cómo el equipo se alimentaba del aura del Sultán de Swat, que se acercaba al plato con absoluta seguridad en sí mismo.

El hecho de tener delante a jugadores como Rickey, Jeter y Joltin’ Joe para preparar el terreno hacía que Babe fuera aún más peligroso. Con Ruth al acecho, ¡buena suerte encontrando huecos en esa alineación! El puesto de limpiador estaba hecho a medida para la primera verdadera superestrella del béisbol.

5. Lou Gehrig 1B

Lou Gehrig - Yankees de Nueva York
Crédito: Lou Gehrig / Mlb.com

Después de Babe, encajar a Lou Gehrig en el puesto de cinco para completar el centro del orden es algo natural. Con su durabilidad característica, Gehrig producía a un nivel demencial año tras año sin falta.

Tenía el paquete ideal de jonrones lunares junto con la media de un aspirante al título de bateo y el ojo para llegar a la base. Después de Ruth, Lou se aseguró de que nunca hubiera un respiro para los agitados lanzadores. ¡Como si la mitad de este orden no fuera ya bastante desalentador!

Pero Gehrig era algo más que estadísticas llamativas: también cumplió cuando más importaba. Tanto si se trataba de un golpe de prolongación de un rally con patos en el estanque como de un dramático tiro de sayonara, la fiabilidad definía su juego.

Anclado en la primera base con la garra y profesionalidad que le caracterizaban, Gehrig aportaba también liderazgo y clase a la alineación todos los días. Cuando necesitabas a alguien que marcara la pauta, El Caballo de Hierro te cubría las espaldas, simple y llanamente.

Con Rickey y Derek encendiendo las cosas desde arriba y Ruth y Gehrig terminando el trabajo en el centro del orden, ¡buena suerte encontrando espacio para respirar contra este equipo!

6. Alex Rodriguez 3B

Alex Rodríguez - Yankees de Nueva York
Crédito: Alex Rodriguez / Abcnews.go.com

Colocar a A-Rod en el puesto seis para aportar algo de trueno en la esquina caliente tiene todo el sentido del mundo. Al fin y al cabo, estamos hablando de un tipo con un pop de locos que podría alterar los juegos él solo con un violento hackeo.

Definitivamente, los lanzadores NO querían enfrentarse a él con patos en el estanque porque sabían que Alex siempre estaba a un swing de hacerles pagar caro. Llevaba codificado en su ADN el gen del embrague, que le hacía destacar cuando más se jugaba.

Si combinamos ese bateo oportuno con un gran manejo en las bases y un brazo de cohete en la tercera base, A-Rod ofrecía unas habilidades que podían vencerte en más de un sentido. No sólo te ganaba por pura fuerza.

Y tampoco podemos ignorar el factor intimidación. ¿Añadir a Rodríguez a una alineación que ya cuenta con iconos como Babe y Caballo de Hierro? Eso es injusto. Del uno al nueve, ¿dónde está el punto débil de los lanzadores para recuperar el aliento? A ninguna parte.

A-Rod también tuvo la versatilidad de adaptarse, ya fuera cambiando de posición o adoptando diferentes roles. Para este superequipo de los Yankees, su dinámica bolsa de trucos batea en un lugar perfecto para mantener la alineación en marcha.

7. Mickey Mantle DH

Mickey Mantle - Yankees de Nueva York
Crédito: Mickey Mantle / Tulsaworld.com

En mi opinión, utilizar a The Mick como un letal bateador de cambio en el puesto de siete es una buena forma de construir una alineación. Podía batear con potencia desde ambos lados del plato, atormentando a los lanzadores que no encontraban refugio seguro contra él.

Mickey arrasó con los hits de base mientras también acumulaba pases libres. Así que está en la base todo el tiempo, listo para atacar. Si a eso le añadimos que es una amenaza constante en las bases -por no hablar de su facilidad para batear en los momentos decisivos-, el Cometa del Comercio mantenía siempre inquietos a sus rivales.

Puede que las lesiones que sufrió al final de su carrera le ralentizaran a la hora de defender el campo, pero su dulce swing seguía teniendo mucha chispa. De este modo, Mantle podía concentrar todas sus energías en ese corte suave y explosivo que le convirtió en una leyenda de los Yankees.

Y tampoco se puede pasar por alto el factor intimidación. Ya se había enfrentado a un guantelete de pesos pesados como Ruth y Gehrig, ¿y ahora viene Mantle también al plato? Asqueroso.

Al batear por detrás de A-Rod, Mantle está perfectamente posicionado para impulsar a Rodríguez por delante de él o prolongar las carreras de los duros bateadores que vienen por detrás. Justo en el centro del orden, su bate dinámico no hace más que dar quebraderos de cabeza a los lanzadores.

8. Yogi Berra C

Yogi Berra - Yankees de Nueva York
Crédito: Yogi Berra / Britanica.com

Contar con un jugador como Yogi Berra para reforzar las funciones de defensa y mantener la posición de ocho es una construcción inteligente en todos los sentidos. Aportaba un potente bate que mantenía el ritmo de las remontadas, al tiempo que ejercía todas esas cualidades intangibles de liderazgo que todo gran equipo necesita.

Detrás del plato, Yogi tomaba el mando, manejando con pericia a los lanzadores y controlando las carreras rivales con su brazo de cañón. E incluso en los últimos puestos del orden, seguía aportando golpes oportunos con los que se podía contar cuando más importaba.

Tampoco podemos pasar por alto su rápida mente beisbolística, que realiza astutos ajustes en el plato al diagnosticar pistas que la mayoría de los jugadores pasan por alto. Además, las vibraciones positivas que irradiaba impregnaban toda la sede del club: Logi tenía el don de unir a los clubes de béisbol.

Después de la potencia de fuego de la que Nueva York presume en el corazón del orden, Berra proporciona la mezcla perfecta de astucia ofensiva y habilidades defensivas para golpear en ese rasposo agujero del ocho mientras se enfunda las Herramientas de la Ignorancia. Su presencia es un multiplicador de campeonatos en la parte baja de esta alineación juggernaut.

9. Robinson Cano 2B

Robinson Cano - Yankees de Nueva York
Crédito: Robinson Cano / Pinstripe Alley

Contar con un pívot como Robinson Cano para apuntalar la segunda base y proporcionar una bujía en el nueve pone el broche final a la construcción de una alineación imparable. Con su suave golpe, Cano ofrece constantemente contacto duro, al mismo tiempo que muestra ocasionales chispazos.

Da la vuelta a las alineaciones sin descanso, lo que permite a los de arriba seguir dándose un festín de patos en el estanque. Esa rara amenaza de poder bateando en último lugar también mantiene honestos a los lanzadores, que no pueden relajarse frente a nadie en este orden.

Y no pasemos por alto el hábil trabajo de guante de Robbie en la piedra angular. Se traga todo lo que le golpean y hace que las jugadas difíciles parezcan rutinarias. Cano aportaba estabilidad dondequiera que se alineara.

Si combinamos su habilidad para el bateo decisivo con su instinto para correr por las bases, colocar a Cano en el último puesto proporciona a este equipo una producción fiable de arriba abajo. Aquí no hay bateos fáciles del uno al nueve.

Salvando las distancias entre el tercio inferior y catalizando a Rickey y Derek en la parte superior de nuevo, la excelencia bien redondeada de Cano cimenta una alineación sin igual llena de leyendas apiladas en cada posición.

En conclusión

Y ahí lo tienen: una alineación de los Yankees de todos los tiempos repleta de leyendas en todas las posiciones, lista para hacer una carrera en las Series Mundiales. Sólo de imaginar tanta potencia de fuego y tanto talento compartiendo el mismo campo se pone la piel de gallina.

Desde el encendido de Rickey en la cima hasta el suave final de Cano, arriba y abajo de este orden encontrarás la excelencia que cambia el juego y que nos recuerda por qué la historia de los Yankees se eleva por encima del resto. ¿En qué otro lugar puedes encontrar bateadores como Jeter, iconos ardientes como Babe, y magos con guantes de oro como Joe D. deambulando por el campo?

Cada uno de los inmortales del béisbol aquí seleccionados no es sólo un talento único en la vida, sino que también encarnan ese icónico espíritu de campeón incrustado en lo más profundo del ADN yanqui. Reunir a este equipo de ensueño nos permite deleitarnos con la grandeza diversa construida a lo largo de generaciones en el Bronx, con magos de cinco herramientas y jugadores valientes, todos ellos continuadores de las tradiciones Pinstriped.

Más allá de las asombrosas estadísticas y galardones, estos nombres también despiertan nuestro sentido de la historia de los Yankees, los momentos inolvidables y congelados en el tiempo de los que están hechas las leyendas. Así que, aunque por ahora esto sigue siendo sólo una alineación de fantasía, imaginar a estos héroes unidos sirve como un digno homenaje a la superioridad de los Yankees, donde la excelencia es tradición como en ningún otro lugar del deporte.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.