Lágrimas en el Bronx: Ex Yankee revela su desgarradora partida

Robinson Cano with the Yankees in 2013.

El ex segunda base de los New York Yankees, Robinson Cano, habló recientemente sobre la confusión emocional que rodeó su salida del emblemático equipo. Al reflexionar sobre su trayectoria en una entrevista íntima con el periodista dominicano Junior Matrillé, Cano compartió la profunda dificultad a la que se enfrentó cuando tuvo que tomar la decisión de separarse de la franquicia que lo había formado desde que fue fichado como promesa internacional en 2001.

Lágrimas en el Bronx

Recordando un momento crucial durante las negociaciones del contrato, Cano relató el duro ultimátum que le presentaron los Yankees. A pesar de su deseo de prolongar su permanencia en Nueva York, la oferta del equipo no estuvo a la altura de sus expectativas. La reticente postura del General Manager Brian Cashman empujó a Cano hacia una inevitable encrucijada.

La decisión de abandonar Nueva York, un lugar en el que había imaginado retirarse, pesaba mucho en el corazón de Cano. A pesar de su anhelo de seguir siendo un Yankee, al final sintió la innegable atracción de honrar el nombre de su familia y asegurar su futuro con un equipo que acogiera plenamente su talento.

“Pero le he dicho a mi agente que no quiero irme. Quiero quedarme”, dijo Canó. “Pero, al fin y al cabo mi apellido es Canó, ¿sabes? Al fin y al cabo, quiero firmar un contrato con los Yankees. Si me hubieran ofrecido 200 dólares por 10 años, los habría aceptado”.

El conmovedor momento de la partida marcó una transición agridulce para Cano. Abandonando las calles familiares de Nueva York, se embarcó en un nuevo capítulo al otro lado del país, firmando un contrato monumental con los Seattle Mariners. El traslado significó el fin de una era para Cano, que se despedía del único hogar profesional que había conocido.

El adiós más duro

La magnitud de la decisión no pasó desapercibida para Cano, que admitió con franqueza haber derramado lágrimas al enfrentarse a la realidad de dejar atrás recuerdos entrañables y caras conocidas. El abrupto cambio de las bulliciosas calles de Nueva York a las tranquilas costas de Seattle provocó una oleada de emociones, subrayando el profundo impacto de su marcha.

“Incluso lloré. No lloré porque me dijeran que no, simplemente no quería irme”, recuerda Canó. “Tuve que decidir entre los Yankees y Seattle, y fue como crecer en un barrio en el que conoces a todo el mundo, vas a los mismos colegios y luego tienes que marcharte. Vas a echar de menos a todos y a todo.

A pesar de la transición geográfica, la permanencia de Cano en los Mariners estuvo marcada por impresionantes logros estadísticos, que mostraron su talento perdurable en un nuevo escenario. Sin embargo, su trayectoria se vio empañada por contratiempos, incluidas suspensiones por infracciones de la política antidopaje de la MLB, que ensombrecieron su ilustre carrera.

En los últimos años de su carrera en el béisbol, Cano ha pasado por varios equipos, y cada capítulo ha estado marcado por momentos fugaces sobre el terreno de juego. A medida que transcurrían las últimas entradas de su carrera, el legado de Canó perduraba, como testimonio de su inquebrantable dedicación al deporte que le definió.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.