Este prospecto de 22 años ha nacido para ser un Yankee

spencer-jones-new-york-yankees
John Allen
viernes agosto 4, 2023

NUEVA YORK – Antes del Draft de la MLB de 2022, la organización solicitó a Bill Pintard, entrenador jefe de los Santa Barbara Foresters y experimentado ojeador de los Yankees, que elaborara un informe exhaustivo sobre Spencer Jones, un prospecto de primera ronda. La conclusión de su evaluación contenía una afirmación que, evidentemente, era de gran importancia para alguien relacionado con los Yankees.

“Spencer Jones nació para ser yanqui”.

Aunque no tan seguro como la predicción del ojeador Dick Groch sobre el futuro de Derek Jeter como campocorto del Salón de la Fama, Pintard seguía convencido de que su prospecto estaba destinado a vestir las rayas de los Yankees.

Spencer Jones formó parte de los Foresters de Pintard, un equipo compuesto principalmente por jugadores universitarios, durante los veranos de 2019 y 2020, coincidiendo con sus dos temporadas iniciales en la Universidad de Vanderbilt. Esto marcó el inicio de la transformación de Spencer Jones, que pasó de ser un prometedor jugador bidireccional procedente de Encinitas, California, a convertirse en un prospecto muy apreciado dentro del sistema de granjas de los Yankees. Evolucionó hasta convertirse en un jardinero de 1,88 metros de estatura, con una personalidad relajada y una imagen digna de Madison Avenue, y un swing zurdo perfectamente adaptado a las dimensiones del Yankee Stadium.

Spencer Jones es un verdadero Yankee

A medida que el joven de 22 años sigue convirtiéndose en un jugador excepcional, destacando actualmente en High-A Hudson Valley, Pintard se mantiene firme en su inquebrantable creencia en el prometedor futuro que le aguarda.

spencer-jones-new-york-yankees
instagram – spencerjones

Pintard expresó sus expectativas respecto a Spencer Jones, afirmando que prevé que se convierta en un miembro habitual de la alineación de los Yankees durante la próxima década. Pintard también prevé que Spencer Jones participe varias veces en el All-Star y alcance unos 30 jonrones por temporada. Según Pintard, Spencer Jones posee inteligencia y un aspecto llamativo que recuerda al de una estrella de cine. Cree que Jones ya posee el comportamiento propio de un jugador de los Yankees y tiene potencial para convertirse en una estrella en el futuro.

Ha pasado un año desde que Spencer Jones firmó su acuerdo con los Yankees por el valor completo del slot vinculado a la 25ª elección global, por un total de 2.880.800 dólares. A diferencia de Anthony Volpe, natural de la zona, o de Gerrit Cole, seguidor de los Yankees de toda la vida, Spencer Jones puede no compartir esas mismas conexiones, pero su trayectoria es extraordinaria. Sin embargo, el camino que tiene por delante es cada vez más difícil, ya que le esperan dos ligas menores antes de dar el salto a las grandes ligas. En el pasado, este ascenso ha resultado difícil para innumerables promesas, pero varios indicadores sugieren que Spencer Jones tiene lo que hace falta para transformar la visión de Pintard en una realidad.

Spencer Jones transmitió que su objetivo no es simplemente destacar como jugador de ligas menores, sino que aspira a convertirse en un destacado jugador de las Grandes Ligas. Expresó su deseo de ser recordado por sus propios logros y no verse eclipsado por el legado de nadie más.

Tras entrevistar a más de una docena de directivos, ojeadores y entrenadores, NJ Advance Media ha recabado valiosos datos sobre Spencer Jones, el tercer prospecto de los Yankees según MLB Pipeline. Posee la imponente estatura de Aaron Judge, la formidable potencia de Giancarlo Stanton y los Yankees tienen grandes esperanzas de que llegue a alcanzar el estrellato de Derek Jeter.

En 2019, Spencer Jones tuvo la distinción de ser el jugador más joven de los Foresters, habiendo sido previamente un destacado atleta de secundaria en La Costa Canyon en Carlsbad, California. La impresión inicial que Pintard tuvo de él lo comparó con jugadores de la talla de Shohei Ohtani, describiendo a un joven y esbelto jugador con una notable potencia en el plato y el potencial para destacar como lanzador dominante. Desgraciadamente, Spencer Jones sufrió un revés al no poder lanzar debido a una fractura de codo, que se produjo durante su último año de instituto mientras lanzaba una bola curva.

Spencer Jones reveló que a su padre le preocupaba la posibilidad de que se lesionara el brazo a una edad temprana, por lo que tomó la decisión de abstenerse de lanzar hasta su tercer año de instituto. Al reanudar el lanzamiento, experimentó un rápido aumento de la velocidad, pero admite que ocurrió tan rápido que se convirtió más en un lanzador que en un lanzador estratégico. Aunque Spencer Jones podía lanzar con gran velocidad, tenía problemas con la precisión y no podía controlar sistemáticamente la colocación del balón.

Tras el draft de ese verano, los Ángeles seleccionaron a Spencer Jones en la 31ª ronda. Sin embargo, decidió cumplir su compromiso con la Universidad de Vanderbilt mientras seguía rehabilitándose de su lesión. En retrospectiva, Jones reconoció que nunca llegó a recuperarse al cien por cien, lo que se tradujo en un tiempo de juego irregular. Por desgracia, su primera temporada universitaria se vio bruscamente interrumpida por el estallido de la pandemia de COVID-19.

Prospera a pesar de los contratiempos

Al reincorporarse a los Foresters en 2020, Spencer Jones volvió a lanzar. Sin embargo, a mediados del verano, se encontró con otro contratiempo. Mientras lanzaba una bola curva, experimentó un repentino chasquido, que resultó ser una rotura del ligamento colateral cubital del codo izquierdo. Esta lesión le obligó a someterse a una intervención quirúrgica Tommy John, lo que dio al traste con lo que él consideraba una “quimera”: seguir una carrera como bateador y lanzador en las ligas profesionales.

Spencer Jones reveló que no le gustaba tanto lanzar como jugar en el campo. En consecuencia, se puso en contacto con sus entrenadores en la escuela y expresó su deseo de someterse a rehabilitación como jugador de posición, con el objetivo de volver al campo y formar parte de la acción a diario.

El entrenador jefe de Vanderbilt, Tim Corbin, expresó su satisfacción por la incorporación de Spencer Jones a los Commodores, ya que le preocupaba que un jugador del calibre de Spencer Jones pudiera optar por una vía directa al béisbol profesional. En los últimos años, tanto Volpe como la selección de primera ronda de 2023 George Lombard Jr. eligieron a los Yankees sobre Vanderbilt, mientras que el compañero de equipo de la escuela secundaria de Volpe, Jack Leiter, se comprometió con la escuela, pasando dos años en Nashville antes de ser reclutado en segundo lugar general por los Rangers en 2021. Al final, las desafortunadas circunstancias de Jones resultaron ser ventajosas para Corbin y el programa de Vanderbilt.

Corbin mencionó que Spencer Jones había experimentado importantes retos en su viaje. Creía que las lesiones de Jones podrían haber contribuido a su decisión de reclutarlo, y que sólo era cuestión de tiempo que sus excepcionales habilidades brillaran de verdad. Las lesiones lastraron inicialmente su progresión, pero una vez recuperada la salud, su rendimiento mostró una transformación distintiva.

A lo largo de sus recuerdos, los veranos han girado siempre en torno a viajes campo a través a la residencia de sus abuelos en Brewster, Massachusetts, para Spencer Jones.

Spencer Jones contaba que su abuelo solía decirle que algún día participaría en la Cape Cod League, y que acariciaba ese sueño por encima de todo, incluso más que jugar en Omaha las Series Mundiales Universitarias o seguir una carrera profesional en el béisbol. De niño, aspiraba a formar parte de la Liga de Cape Cod porque su abuelo se lo había hecho parecer increíblemente atractivo y tentador.

En 2021, tras la derrota de Vanderbilt contra Mississippi State en el último partido de las College World Series, Spencer Jones optó por unirse a los Brewster Whitecaps. Esta decisión le resultó muy beneficiosa. No sólo le brindó la oportunidad de estrechar lazos con su familia y descansar de las presiones del béisbol universitario, sino que también le permitió adquirir una valiosa experiencia al enfrentarse constantemente a rivales de primera categoría. Además, esta experiencia le permitió distanciarse de sus lesiones pasadas mientras disfrutaba de un verano lleno de actividades agradables como fiestas en la piscina, barbacoas, hogueras y, por supuesto, béisbol.

Reflexionando sobre aquel verano, Spencer Jones mencionó que le había enseñado la importancia de relajarse y saborear el momento presente. En el pasado, se había sometido a una inmensa presión sin reconocer plenamente el placer que se podía encontrar en el juego. Sin embargo, esa experiencia en particular le ayudó a comprender que lo que hacía le gustaba de verdad y le permitió abordar el deporte con una mentalidad más relajada.

Su gran bate que habla por Spencer Jones

Spencer Jones tuvo una actuación notable mientras jugaba para los Whitecaps, causando un impacto significativo con un promedio de bateo de .309 (29 de 94). A lo largo de 29 partidos, contribuyó significativamente con 16 carreras, 20 carreras impulsadas, seis bases robadas y tres jonrones, llevando en última instancia a Brewster a asegurar el título de la Cape League. Como resultado de su sobresaliente actuación, recibió honores All-League en reconocimiento a sus logros.

Según el entrenador de Brewster, Jamie Shevchik, no estaba plenamente convencido de las habilidades de Spencer Jones hasta que tuvo la oportunidad de presenciar su excepcional destreza en el campo. A Shevchik le impresionó la facilidad con la que Spencer Jones cubría el terreno y llegaba a los balones, reduciendo prácticamente el tamaño del campo con su excepcional trabajo de campo. Como resultado, Shevchik decidió utilizar a Jones como bateador principal, un papel que normalmente se asocia a jugadores más pequeños y rápidos. A pesar de su 1,90 m de estatura, Jones hizo gala de una velocidad y una capacidad de robo de bases extraordinarias, lo que tuvo un impacto inmediato e influyente en el equipo.

El ponente expresó que Spencer Jones posee una de las mejores personalidades en general que han conocido. También lo describieron como una persona muy humilde, lo que hace difícil discernir si jugó en una universidad prestigiosa como Vanderbilt o en una institución más pequeña como Keystone College, un equipo de la División III.

Durante ese verano en particular, cuando el ojeador de la zona de los Yankees Matt Hyde, que resultó ser uno de los amigos íntimos de Shevchik, visitó Brewster para dirigirse al equipo, entablaron una conversación centrada en Spencer Jones.

Hyde afirmó que conoce a Jamie desde hace mucho tiempo y que confía plenamente en su juicio sobre las personas y los jugadores. Según Hyde, Shevchik apoyó firmemente a Spencer Jones como un jugador que encajaba en el molde de un Yankee desde el principio. Shevchik creía firmemente que Spencer Jones tenía un gran potencial por explotar, y lo atribuía no sólo a sus herramientas y habilidades físicas, sino también a su excepcional carácter, constitución, resolución y determinación.

Tras la elección de Spencer Jones en el draft del pasado julio, Hyde se puso en contacto con Shevchik para expresarle su gratitud por el papel que había desempeñado en el proceso de selección.

A Hyde le impresionó especialmente la determinación de Spencer Jones de permanecer en el Cabo hasta el final del verano, que fue lo que más destacó tras la recomendación de Shevchik. En lugar de volver a casa para tomarse un descanso o regresar antes al béisbol universitario, Spencer Jones tenía el firme deseo de quedarse y competir por un campeonato con el equipo.

Hyde mencionó que hay un valor significativo en los jugadores que tienen un historial de victorias. Según él, jugadores como Anthony Volpe y Aaron Judge poseen esta característica, y cree que Spencer Spencer Jones también entra en esta categoría de ganadores. Para Hyde, este rasgo es un aspecto esencial arraigado en el ADN de un jugador que no puede medirse con ninguna estadística, y desempeña un papel fundamental para que se conviertan en activos valiosos dentro de organizaciones de éxito.

Cuando Spencer Jones regresó a Vanderbilt para su tercera temporada, redescubrió la alegría y el entusiasmo de ir al estadio todos los días. Además, gozaba de buena salud cuando empezó la temporada de primavera, la primera desde el instituto en que tuvo la oportunidad de empezar una temporada sin problemas de salud.

spencer-jones-new-york-yankees
Twitter

Mostró un notable nivel de rendimiento, prácticamente imparable, con una impresionante línea de .370/.460/.643, acompañada de 12 jonrones, 60 carreras impulsadas, 62 carreras anotadas y 14 bases robadas en 61 partidos. El excepcional juego de Spencer Jones le valió un puesto en el segundo equipo All-SEC, en particular liderando la conferencia con 21 dobles. Aunque durante sus años universitarios tuvo una tasa de strikeout del 25%, ésta no eclipsó su impresionante OPS de 1,103 como junior, lo que reafirmó aún más su innegable talento de primera ronda.

Corbin mencionó que Spencer Jones había llegado a un punto de comodidad respecto a su situación, enfoque y rendimiento. Ese verano en particular supuso un punto de inflexión para él en múltiples aspectos. Poder pasar tiempo de calidad con su familia, jugar al béisbol y gozar de buena salud se unieron en una confluencia que contribuyó a su sensación general de tranquilidad y satisfacción.

En alza

En medio de la creciente popularidad de Spencer Jones y el creciente interés de varios equipos durante esa primavera, Damon Oppenheimer, director de ojeadores de los Yankees, asistió a una serie de fin de semana entre los Tigres de Vanderbilt y Auburn. Mientras observaba a Jones y al bateador de Auburn Sonny DiChiara, Oppenheimer pasó un rato con la esposa de Corbin, Maggie, entablando una conversación con ella y haciéndole numerosas preguntas sobre Jones.

Según Corbin, tras volver a casa de la serie, Maggie compartió los detalles de sus conversaciones con Damon. Fue en ese momento cuando Corbin se dio cuenta de que Spencer Jones encajaba sin duda en los Yankees, lo que le llevó a concluir: “Por supuesto. Es un Yankee”.

Cuando el nombre de Spencer Jones apareció inicialmente en la mesa de Oppenheimer, lo estaban considerando como lanzador. Oppenheimer reveló que Scott Lovekamp, que trabajaba como analista de lanzamientos y corrector de los Yankees, tomó la iniciativa de visitar a Spencer Jones antes de su último año de instituto y le observó mientras lanzaba.

instagram – spencerjones

Sin embargo, cuando Spencer Jones sufrió una lesión y más tarde decidió asistir a Vanderbilt, Oppenheimer apartó el expediente relacionado con él. Sólo cuando Spencer Jones emergió como jugador destacado en la Cape Cod League, Oppenheimer recuperó de nuevo el expediente, reavivando el interés por él.

Oppenheimer afirmó que Spencer Jones mostró una impresionante potencia de bateo, exhibió excelentes habilidades de carrera y demostró atletismo mientras jugaba en el centro del campo. Fue durante este tiempo cuando los Yankees se dieron cuenta de que tenía el potencial para ser una elección valiosa para ellos, potencialmente dentro de las primeras rondas del draft.

Cuando surgió la oportunidad a finales de la primera ronda, los Yankees seleccionaron rápidamente a Spencer Jones, confiando en sus excepcionales aptitudes físicas, su resistencia mental para prosperar en Nueva York y su potencial para destacar en el Yankee Stadium.

Oppenheimer señaló que no muchos jugadores cumplen todos los requisitos como Spencer Jones. Mencionó que cuando se habla de jugadores como Jones, Volpe, Judge e incluso Austin Wells, el mejor receptor prospecto de los Yankees recientemente ascendido a Triple-A, estos individuos poseen una multitud de cualidades que infunden confianza en la organización de que realmente encarnan lo que significa ser un Yankee.

Tras su exitoso paso por Low-A Tampa, donde registró un promedio de bateo de .325 con tres jonrones y un impresionante OPS de .905 en 25 partidos el año pasado, Spencer Jones ha encontrado ahora su ritmo en High-A Hudson Valley. Ha mantenido un sólido rendimiento, bateando .275 (88 de 320) con los Renegades en 78 partidos, sumando 12 jonrones, 49 carreras y 47 RBI.

Según Sergio Santos, entrenador del Hudson Valley, Spencer Jones encarna el sueño de cualquier entrenador. Expresó su admiración por la extraordinaria capacidad atlética de Jones, que es realmente asombrosa. Además, Santos alabó la gran ética de trabajo de Jones, su afán de superación y su constante curiosidad por aprender. Encontrar una combinación de talento tan excepcional y dedicación al trabajo duro es una rareza. Santos cree que, con esta receta única, Spencer Jones tiene potencial para convertirse en una superestrella en ciernes.

Spencer Jones es sin duda un jugador que suscita apoyo y admiración. Los acomodadores del Heritage Financial Park de Wappingers Falls (Nueva York) dan fe de su carácter entrañable, y señalan que a menudo permanece en el campo incluso después de que termine el partido para firmar autógrafos a los aficionados, independientemente de su propia actuación. Su competitividad es evidente en su voluntad de empujar para conseguir bases extra, ejecutar recepciones en picado y lanzar potentes jonrones que dejan un impacto duradero.

Un motivo de preocupación importante es su porcentaje de strikeouts, que se sitúa en el 30%, con 107 strikeouts en 357 partidos esta temporada. Debido a su gran corpulencia, dispone de un área más amplia para cubrir con su swing. Sin embargo, cuando ejecuta correctamente sus movimientos y golpea la pelota en el aire, tiene la capacidad de crear un impacto sustancial. Sin embargo, a medida que progrese y se enfrente a lanzamientos más duros, los ajustes serán cruciales para su desarrollo. La organización está observando de cerca su rendimiento, y un posible ascenso a Doble-A Somerset parece probable, sirviendo como una prueba crítica para sus perspectivas de futuro.

“El chico es una bestia. Tiene todo lo que quieres en un jugador de béisbol”, dijo el entrenador de bateo de Hudson Valley, Kevin Martir. “Es uno de esos atletas de primer nivel en un campo de béisbol. Normalmente esos tipos están en el campo de fútbol”.

En el contexto de los Yankees, Spencer Jones no tiene asegurado un puesto en el Bronx debido a varios factores, uno de los cuales es la posibilidad de traspasos. Muy pocos prospectos se consideran intocables, y la posición de Jones en ese espectro sigue siendo incierta. Sin embargo, hay factores favorables a su favor, como la disponibilidad de varios otros jugadores jóvenes con talento que los Yankees podrían poner a disposición de los intercambios, incluyendo un par de jardineros.

Tras su reciente ascenso a Triple-A Scranton/Wilkes-Barre, Everson Pereira está destacando en el campo, mostrando actuaciones impresionantes. Por otra parte, Jasson Domínguez es una promesa muy esperada que está dando mucho que hablar. La trayectoria inmediata de ambos jugadores podría verse influida por la decisión de los Yankees con respecto a Harrison Bader, un querido héroe de la ciudad natal, que se ha integrado perfectamente en el equipo desde que llegó procedente de los Cardinals. Sin embargo, la organización podría dudar en ofrecer un compromiso a largo plazo debido al historial de lesiones de Bader.

Actualmente, Spencer Jones está perfeccionando sus habilidades y adquiriendo experiencia en las ligas menores. Según un cazatalentos que lo observó de cerca, se espera que Jones se convierta en un fiable jardinero de diario capaz de jugar en las tres posiciones. Como bateador, se le describe como una mezcla de Stanton y Judge, con una potencia impresionante en todas las partes del campo. Aunque Spencer Jones tiene algunas áreas que refinar en su swing, Jones tiene tiempo de sobra para hacer esos ajustes en los próximos años. Es probable que los Yankees den muestras de paciencia y le permitan crecer si está a la altura del potencial que vislumbra su entrenador universitario.

El entrenador de bateo de Hudson Valley, Kevin Martir, expresó su admiración por Spencer Jones, describiéndolo como un extraordinario jugador de béisbol con todos los atributos deseables. Según Martir, posee las cualidades de un atleta de alto nivel habituales en un campo de fútbol, lo que le convierte en una presencia excepcional en el campo de béisbol.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.