Abucheos despiadados a Carlos Rodón tras recibir una ‘paliza’

carlos-rodon-new-york-yankees

Mientras los jugadores más jóvenes siguen demostrando su valor para los Yankees de cara a las próximas temporadas, el rendimiento del lanzador zurdo Carlos Rodon se está convirtiendo rápidamente en una preocupación para el equipo. Su actuación del jueves estuvo lejos de ser impresionante, marcando un nuevo nadir en una temporada que ha sido menos que estelar para Carlos Rodon, y también puso fin a la reciente racha de cinco victorias de los Yankees. Con esta derrota, los Yankees, que ahora están en 70-70, se encuentran a la zaga por siete juegos en la carrera por un puesto de comodín.

El jueves por la noche en el Yankee Stadium, Carlos Rodon tuvo una salida brutal. Por decirlo con sus propias palabras, estaba completamente dominado. El zurdo se enfrentó a una avalancha constante de bolas duras de una de las alineaciones más débiles de la liga, lo que resultó en un récord de temporada de ocho hits y siete carreras ganadas concedidas en una derrota por 10-3 ante los Tigres.

Carlos Rodon reconoció que su juego había sido deficiente e inconsistente, lo que le había causado problemas. Mencionó que los bateadores contrarios habían logrado hacer un contacto sólido, y lo resumió diciendo que tuvo una salida difícil en la que fue superado.

“Las cosas estaban un poco mal, un poco por todas partes”, dijo Carlos Rodon. “Me tiraron un montón de pelotas. Sólo me dieron una paliza”.

Esto sirve como un duro recordatorio de que el rendimiento de Carlos Rodon ha sido una decepción significativa en una temporada ya llena de decepciones. También subraya el hecho de que el ataque del equipo, durante gran parte del año, ha carecido de la potencia necesaria para superar déficits sustanciales. Lamentablemente, esta temporada, a menos que se produzca un giro milagroso, está efectivamente concluida.

carlos-rodon-yankees
Foto AP

Carlos Rodón declinó ofrecer excusas por su actuación de aquella noche, reconociendo que simplemente no había rendido bien y necesitaba mejorar. Mencionó que el equipo había entrado en una racha ganadora y que él se había propuesto continuarla, pero acabó teniendo una actuación decepcionante en la que rindió mal.

Los primeros cinco partidos del mes pueden haber dado a los aficionados esperanzas para el futuro, pero los Yankees sirvieron un duro recordatorio de sus recientes luchas en la noche del jueves. Carlos Rodon se enfrentó a los abucheos de la multitud cuando abandonó el montículo, y la racha de cinco victorias consecutivas del equipo llegó a su fin con una derrota por 10-3 ante los Tigres frente a 32.722 espectadores en el Bronx.

Carlos Rodón reflexionó sobre el reciente éxito del equipo con cinco victorias consecutivas y señaló que estaban centrados en ampliar esa racha. Sin embargo, admitió que en esa ocasión concreta no habían tenido un buen rendimiento y lo describió como una decepción.

Carlos Rodon recibe una paliza

carlos-rodon-new-york-yankees
AP Photo/Adam Hunger

Detroit generó constantemente una velocidad media de salida de 95,5 mph cuando se enfrentó a Carlos Rodon, lo que resultó en 15 bolas puestas en juego contra el lanzador zurdo. Cabe destacar que incluso los outs registrados durante las 3 2/3 entradas de Rodón en el montículo fueron duros. En la tercera entrada, Jasson Domínguez tuvo que retroceder hasta la pared del jardín central para lanzar dos fly consecutivos, ambos de los cuales permanecieron en el estadio pero probablemente habrían sido jonrones en otros estadios.

El mánager de los Yankees, Aaron Boone, analizó la actuación, mencionando que Carlos Rodon estaba luchando para golpear los puntos deseados con sus lanzamientos. Boone señaló que hubo casos en los que no acertó con la ubicación, como cuando tiró una bola rápida hacia abajo y hacia dentro o no golpeó el punto previsto de arriba y hacia fuera. Explicó que la inconsistencia en el bateo en esos lugares permitió a los bateadores rivales hacer buenos swings e incluso conectar con algunos lanzamientos decentes.

Cuando la pésima actuación de Carlos Rodon concluyó en la cuarta entrada, el público del Yankee Stadium comenzó a abuchearle sin piedad. Con la cabeza gacha, Carlos Rodón regresó al banquillo y se desplomó, abrumado por una mezcla de frustración y confusión.

El fichaje de Carlos Rodon por un contrato de seis años en la pasada temporada baja había entusiasmado inicialmente a esta afición. La incorporación de otro lanzador de primer nivel a una rotación ya de por sí formidable parecía bien merecer la inversión de 162 millones de dólares. Sin embargo, hasta este momento, Carlos Rodon no ha proporcionado a los aficionados, a los Yankees ni a nadie razones para tener esperanzas de que su contrato resulte ser una decisión acertada a largo plazo. Sufrió una primera mitad de temporada plagada de lesiones, marcada por dos periodos distintos en la lista de lesionados, y su rendimiento en el campo ha sido sistemáticamente mediocre.

Se espera que el contrato actual de Carlos Rodon abarque los mejores años de su carrera, extendiéndose hasta su temporada de edad de 36 años.

El zurdo expresó su frustración por su propia actuación, reconociendo que no había rendido bien y que no había tenido muchas oportunidades para hacerlo, por lo que era una situación frustrante para él.

Si el jugador de 30 años no consigue resolver sus problemas y reaparecer la próxima primavera, los Yankees podrían encontrarse en un aprieto importante. Un ex All-Star envejecido que lucha por mantenerse sano y experimenta una regresión cuando juega solo agravaría uno de los principales problemas que aquejaban al equipo en 2023.

No obstante, queda un rayo de esperanza de que Carlos Rodón pueda recuperar su destreza anterior en 2024. Una pretemporada productiva y una primavera sin lesiones podrían ser la receta ideal para su resurgimiento. Además, antes de su decepcionante actuación del jueves, Carlos Rodon había mostrado signos de mejora, con un ERA de 2,87 en sus tres salidas anteriores. El talento subyacente sigue ahí; sólo está muy lejos de parecerse a la fuerza dominante que desempeñó un papel fundamental para los Giants la temporada pasada y le aseguró un lucrativo contrato en el mercado de agentes libres.

Boone rebosa confianza pese a la debacle

Boone cree que Carlos Rodon debería alcanzar con el tiempo su nivel habitual de rendimiento basándose en el historial y la condición física del lanzador. El seleccionador señaló que las capacidades físicas del lanzador no estaban muy lejos de donde deberían estar y atribuyó los problemas a varios factores, entre ellos la adaptación a un nuevo equipo, una temporada de arranques y paradas y la dificultad para encontrar un ritmo constante. Señaló que al examinar factores como las velocidades medias y los perfiles de lanzamiento, muchos aspectos se mantenían constantes. El reto consistía en encontrar ese fino equilibrio que diferencia una gran actuación de una situación en la que el lanzador estaba intentando recuperar su forma.

Boone comentó que necesitaban apuntar a un final fuerte en el mes actual con Carlos Rodon y esperaban posicionarse para un comienzo fuerte en el próximo año, considerando sus habilidades de lanzamiento.

Su repertorio, en particular la velocidad de su bola rápida, pareció ligeramente disminuido el jueves. Incluso algunos de los outs que consiguió fueron duros, con un par de fly balls que no llegaron a ser home runs.

Las buenas actuaciones, especialmente de los jugadores más jóvenes y de la rotación titular, han reavivado una débil esperanza de alcanzar la postemporada. Sin embargo, la deslucida actuación de Carlos Rodón sirvió para recordar los retos que supone alcanzar ese improbable objetivo.

Los Yankees ficharon al destacado lanzador zurdo para que fuera la incorporación más destacada de la temporada anterior, con la esperanza de que Carlos Rodón fuera el titular que les impulsara al éxito.

En cambio, junto con un rendimiento ofensivo decepcionante, ha contribuido a la caída del equipo. Carlos Rodon soportó una dura salida contra Detroit, cediendo siete carreras en ocho hits en 3 ²/₃ entradas.

carlos-rodon-new-york-yankees
Twitter-@TalkinYanks

Carlos Rodón ha asumido sistemáticamente la responsabilidad de su rendimiento, pero le ha costado ofrecer resultados. Su temporada se ha visto empañada por las lesiones, con problemas en el antebrazo y la espalda que retrasaron su debut hasta julio. A su regreso, carecía del dominio que le había valido el estatus de All-Star en las dos temporadas anteriores.

Experimentó múltiples salidas e interrupciones, incluido un periodo adicional en la lista de lesionados en agosto debido a una lesión en los isquiotibiales. Aunque había encadenado tres prometedoras salidas consecutivas, en las que sólo había cedido cinco carreras en 15 entradas, su progresión se vio frenada una vez más por esta actuación mediocre.

Los Yankees siguen esperando con impaciencia el regreso del lanzador dominante que ha sido Carlos Rodón en el pasado.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.