Wally Pipp: dos veces líder de jonrones de la AL al que Lou Gehrig sustituyó en la alineación de los Yankees.

Wally Pipp es recordado como el jugador al que Lou Gehrig sustituyó como primera base de los Yankees. Su cabezazo el 2 de junio de 1925 dejó una secuela histórica para los Yankees. Como optó por retirarse del partido, el entrenador Miller Huggins encargó a un primer base novato, que había cosechado elogios en la Universidad de Columbia, que sustituyera a Pipp.

El talentoso novato Lou Gehrig se afianzó rápidamente en el puesto y llegó a ocupar el puesto de primer base de los Yankees durante la asombrosa cifra de 2.130 partidos consecutivos, estableciendo un récord que se mantuvo durante casi seis décadas. Wally Pipp no pudo tener la oportunidad de volver.

Lou Gehrig, que se ganó el apodo de “El caballo de hierro”, hizo gala de una durabilidad extraordinaria al no perderse ni un solo partido hasta 1939, cuando tuvo que retirarse debido a su lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Incluso ahora, en el ámbito del béisbol, se hacen referencias a Wally Pipp cuando se sustituye a un jugador veterano en la alineación titular. Algunos cronistas deportivos han transformado audazmente “Pipped” en un verbo para describir una situación así.

¿Quién era Wally Pipp?

Wally Pipp fue mucho más que una nota histórica a pie de página. Era un bateador potente que lideró la Liga Americana en dos ocasiones en jonrones. Este nativo de Grand Rapids fue también arquitecto, escritor y mentor.

La historia de la Major League Baseball (MLB) estaría incompleta sin mencionar su nombre, al igual que la historia de Grand Rapids estaría incompleta sin reconocerle como una de sus veneradas figuras deportivas.

Walter Clement Pipp, nacido el 17 de febrero de 1893 en Chicago, procedía de una familia católica. Su madre, Pauline (Stroeber) Pipp, era de ascendencia alemana, mientras que su padre, William H. Pipp, era descrito como irlandés o alemán, según las distintas fuentes. William Pipp fue un respetado constructor de viviendas y arquitecto, que aseguró una vida cómoda a su familia.

Cuando Wally Pipp tenía 2 años, su familia se trasladó a Grand Rapids, donde se establecieron durante varias generaciones. Curiosamente, el tío de Wally, Henry Pipp, hizo carrera en el béisbol profesional, jugando para los Chicago Nationals, que acabaron convirtiéndose en los actuales Chicago Cubs, a finales del siglo XIX.

Desde muy joven, Wally Pipp mostró una inclinación natural por los deportes, practicando fútbol en otoño, hockey en invierno y béisbol en primavera. Desgraciadamente, de adolescente sufrió un golpe en la cabeza con un disco de hockey que le provocó dolores de cabeza de por vida y una pérdida parcial de audición en el oído derecho. No obstante, el crecimiento físico de Wally Pipp le llevó a alcanzar la impresionante estatura de 1,90 m y unos anchos hombros. En el Catholic Central High School de Grand Rapids, destacó como un atleta excepcional, superando a sus compañeros tanto en habilidad como en estatura. Cabe señalar que, aunque la escuela ha producido numerosos jugadores de la NFL, Pipp sigue siendo el único jugador de la MLB surgido de sus filas.

Los inicios de la carrera

Gracias a su compromiso con el mundo académico, Wally Pipp amplió sus estudios en la Universidad Católica de Washington, D.C. Durante su estancia allí, se distinguió como un notable jugador del equipo de béisbol de los Cardinals. Cabe señalar que, a principios del siglo XX, no era habitual que los jugadores de las grandes ligas tuvieran formación universitaria, lo que le convertía en una rareza entre sus compañeros. Siguiendo los pasos de la profesión de su familia, se adentró en el campo de la arquitectura y obtuvo con éxito su licenciatura en 1912.

En 1915, Wally Pipp entró en la escena de la Major League Baseball (MLB). Antes de eso, había exhibido su excepcional talento en varios equipos de ligas menores, como Kalamazoo, Providence, Scranton y Rochester, durante un periodo de tres temporadas. Curiosamente, los Tigres de Detroit se hicieron inicialmente con sus derechos en la MLB, pero pusieron en duda su capacidad defensiva, duda que más tarde se demostraría completamente infundada. En consecuencia, vendieron sus derechos a los Yankees por 5.000 dólares en enero de 1915. Como revelaría la historia, esta inversión aparentemente modesta resultó ser una decisión muy acertada por parte de los Yankees.

En cuanto Wally Pipp se incorporó al equipo neoyorquino, asumió el papel de su primera base titular. A pesar de ser un novato, demostró notables dotes defensivas y una gran capacidad de bateo. Su poder en el plato era especialmente impresionante teniendo en cuenta la época en la que jugó, conocida como la “era de la bola muerta”. Este término se acuñó debido a la construcción de las pelotas de béisbol de la época, en las que el hilo del núcleo estaba menos apretado en comparación con las pelotas de béisbol modernas. En consecuencia, los jugadores tenían dificultades para golpear la pelota tan fuerte y tan lejos como hoy. La capacidad de Wally Pipp para generar una potencia significativa durante esta época fue un auténtico logro.

Wally Pipp logró un éxito notable al liderar la Liga Americana (AL) en jonrones durante las temporadas de 1916 y 1917. En 1916, bateó 12 jonrones, y en 1917, 9 jonrones. La temporada de 1916 marcó un hito importante para los Yankees, ya que fue su primera temporada ganadora desde 1910, cuando el equipo era conocido como los Highlanders. La velocidad y agilidad de Wally Pipp le permitían hacer varios jonrones en el parque durante cada temporada, aprovechando su extraordinaria rapidez. A lo largo de su carrera, Wally Pipp logró la rara hazaña de anotar al menos 10 triples en una temporada en siete ocasiones diferentes, algo poco común en el juego actual. En 1924, lideró la AL en triples con un impresionante total de 19.

Un héroe de los Yankees

Tras su servicio en la Primera Guerra Mundial, Wally Pipp se reincorporó a los Yankees en 1919 y desempeñó un papel vital en la exitosa temporada del equipo, contribuyendo a su impresionante récord de 80-59. Sin embargo, en términos de home runs, Wally Pipp terminó segundo ese año por detrás de una fuente inesperada, un jugador de los Red Sox llamado Babe Ruth. Los 29 home runs de Ruth superaron con creces los siete de Pipp. Fue al año siguiente, 1920, cuando Ruth y Wally Pipp se convirtieron en compañeros de equipo, marcando el comienzo de una era legendaria en la historia de los Yankees.

En un movimiento histórico, los Red Sox tomaron la decisión de vender a Ruth a los New York Yankees por la asombrosa suma de 125.000 dólares. Esta transacción marcó el comienzo de lo que se conocería como la “Maldición del Bambino”, un periodo de sequía de campeonatos para los Red Sox, a la vez que marcaba el comienzo de una era de éxitos sin precedentes para los Yankees. Los Yankees se convertirían en la franquicia más laureada de la historia del deporte profesional.

Cuando Babe Ruth fichó por los New York Yankees, coincidió con la introducción de un nuevo tipo de béisbol conocido como “bola viva” en las Grandes Ligas. Este nuevo balón se enrollaba más apretado, lo que mejoraba el rendimiento ofensivo. Ruth aprovechó al máximo este cambio y revolucionó los registros ofensivos del juego a principios de la década de 1920. En 1920 y 1921 asombró al mundo del béisbol con 54 y 59 jonrones, respectivamente, estableciendo nuevos hitos en el bateo de potencia.

Sin embargo, Wally Pipp siguió destacando como uno de los mejores bateadores de la Liga Americana. En la temporada de 1921, desempeñó un papel crucial en el corazón de la alineación de los Yankees junto a Bob Muesel y Babe Ruth. El propio Wally Pipp anotó 103 carreras, mientras que Muesel y Ruth obtuvieron unos impresionantes totales de 138 y 168 carreras impulsadas, respectivamente. Gracias a sus proezas ofensivas, los Yankees consiguieron su primer banderín de la Liga Americana, aunque al final se quedaron cortos en las Series Mundiales contra sus rivales de la ciudad, los Gigantes de Nueva York. Cabe señalar que Wally Pipp y Ruth mantuvieron una relación que, en ocasiones, experimentó desavenencias y tensiones.

Cuando Wally Pipp se enfrentó a Ruth

Ruth y Wally Pipp tuvieron un notable incidente en el banquillo cuando Ruth le criticó por cometer un error en primera base. En respuesta, Wally Pipp se enfrentó a Ruth con determinación, indicándole que resolverían la cuestión después del partido. Parece que Ruth se echó atrás para no seguir enfrentándose. A pesar de este incidente, su relación siguió siendo lo bastante amistosa como para que Wally Pipp trabajara como escritor fantasma para Ruth. Wally Pipp ayudó a Ruth a escribir columnas que el célebre bateador estaba obligado a aportar a diversas publicaciones nacionales, con lo que obtenía unos ingresos extra.

Los Yankees sufrieron otra derrota contra los Giants en las Series Mundiales de 1922, repitiendo el resultado del año anterior. Sin embargo, en 1923, finalmente lograron la victoria sobre sus rivales de la ciudad en el Clásico de Otoño, poniendo fin a su cadena de derrotas. A medida que la plantilla de los Yankees se iba rejuveneciendo, Wally Pipp seguía siendo un jugador fiable que contribuía al éxito del equipo. Consiguió más de 100 carreras tanto en 1923 como en 1924, un logro notable, aunque los Yankees acabaron subcampeones en 1924.

Wally Pipp tuvo dificultades al principio de la temporada de 1925, y su rendimiento no estuvo a la altura. Su dolor de cabeza a principios de junio se convirtió en el punto de inflexión que propició el ascenso de Lou Gehrig como primera base del equipo, un cambio que probablemente se produciría tarde o temprano.

Lou Gehrig, de 22 años, había exhibido sus habilidades en las ligas menores durante las dos últimas temporadas y sólo era cuestión de tiempo que dejara su huella en las Grandes Ligas. Aunque Wally Pipp perdió su puesto de titular, mantuvo una relación amistosa con el joven Lou Gehrig y asumió el papel de mentor suyo en los entresijos de jugar en la posición. Incluso después de que Wally Pipp se retirara, él y sus hijos tuvieron un agradable encuentro con Lou Gehrig después de un partido en Detroit, entablando una cálida conversación como viejos amigos que se reencuentran.

Wally Pipp dejó Nueva York

En 1926, Wally Pipp fue traspasado por los New York Yankees a los Cincinnati Reds de la Liga Nacional, marcando el capítulo final de su carrera en las Grandes Ligas de Béisbol. A pesar de haber alcanzado la treintena, Wally Pipp siguió siendo un jugador fiable durante su estancia en los Reds. Decidió retirarse a los 35 años, dejando tras de sí un respetable legado con una media de bateo en su carrera de .281, 90 jonrones y 1.004 carreras impulsadas (RBI).

Wally Pipp destacó como un jugador extraordinario que prosperó tanto en la era “muerta” como en la “viva” del béisbol, aunque tenía una clara preferencia por la primera. Compartió sus conocimientos sobre el juego escribiendo para varias publicaciones y dedicó varias décadas a enseñar a jóvenes jugadores en Grand Rapids. A lo largo de su carrera, Wally Pipp hizo hincapié en la importancia del “small ball”, una estrategia centrada en las habilidades fundamentales y el trabajo en equipo.

Un portador de la antorcha del béisbol

Wally Pipp creía que el béisbol había perdido gran parte de su delicadeza, estrategia y elementos psicológicos debido a la gran dependencia de los bateadores potentes y de los jonrones. Para él, el béisbol era un deporte que se nutría de los entresijos del bateo, las jugadas de bateo y carrera y las bases robadas.

Tras su retirada del béisbol profesional, Wally Pipp decidió centrarse en su vida en Grand Rapids. Se estableció con su esposa Nora y juntos criaron una familia de cuatro hijos, compuesta por tres niños y una niña. Se convirtieron en miembros activos de la Iglesia Católica de San Esteban en East Grand Rapids, donde asistían a los servicios y participaban en la comunidad.

Tras su carrera en el béisbol, Wally Pipp se aventuró en el campo de las finanzas y trabajó como corredor de bolsa. También persiguió su pasión por la escritura y fue autor de un libro titulado “Buying Cheap and Selling Dear” (Comprar barato y vender caro), centrado en la estrategia bursátil. Además, Wally Pipp encontró trabajo como locutor de radio antes de los partidos de los Tigres de Detroit y colaboró en la redacción de textos para varias emisoras de radio de Michigan. En su tiempo libre, Pipp se convirtió en un ávido jugador de golf, afiliándose al Highland Country Club y jugando varias rondas cada semana. Su dedicación dio sus frutos, ya que en un par de años logró sistemáticamente puntuaciones de 70 en sus salidas al campo.

Durante el difícil periodo de la Gran Depresión, Wally Pipp buscó empleo en la National Youth Administration (NYA), una agencia creada en el marco de las iniciativas del New Deal. El objetivo de la NYA era apoyar y capacitar a los jóvenes ofreciéndoles oportunidades de trabajo y educación.

La dedicación de Wally Pipp al béisbol siguió brillando en su trabajo con la National Youth Administration. Atraído naturalmente por el deporte que amaba, asumió la responsabilidad de organizar ligas comunitarias de béisbol no sólo en Grand Rapids, sino también en todo el Medio Oeste. Esto marcó el comienzo de una pasión duradera para el ex jugador de las Grandes Ligas, ya que se dedicó a cultivar y fomentar el juego entre los jóvenes deportistas de la región durante muchos años.

Durante mucho tiempo, Wally Pipp había sido un firme defensor de la creación de ligas juveniles de béisbol y dedicó una considerable cantidad de tiempo a este tipo de organizaciones cuando se introdujeron en Grand Rapids. Participó activamente en el trabajo con jugadores de Little League, Pony League y American Legion, ofreciendo su orientación y experiencia a los jóvenes deportistas de la zona durante muchos años.

Wally Pipp también fue un firme partidario de la igualdad de género en el béisbol y a principios de los años 50 expresó su convencimiento de que las mujeres acabarían teniendo la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas.

Leter años de Wally Pipp

Wally Pipp siguió dedicado a su trabajo con la Administración Nacional de la Juventud hasta que la Segunda Guerra Mundial reorientó las prioridades del país. Durante la guerra, utilizó sus conocimientos y habilidades técnicas para contribuir a las operaciones de la planta de bombarderos de Willow Run, situada cerca de Ypsilanti.

En sus últimos años, Wally Pipp asumió el papel de agente de fabricantes de la Rockford Screw Products Corporation. Este puesto le obligaba a viajar con regularidad, por lo que pasaba mucho tiempo residiendo en Lansing. La simpatía de Wally Pipp y sus excepcionales dotes para hablar en público le convirtieron en la persona idónea para el puesto, ya que destacaba como vendedor.

Debido a problemas de salud, Wally Pipp, que siempre había sido vibrante y lleno de energía, se vio obligado a retirarse. En 1963 sufrió un derrame cerebral y se trasladó a una residencia de ancianos en Grand Rapids. Durante sus últimos años, su salud empeoró, pero encontró consuelo en tener cerca a su familia.

El 11 de enero de 1965, a punto de cumplir 72 años, Wally Pipp falleció. Su esposa Nora, fallecida en 1968, descansa junto a él en el cementerio de Woodlawn. Su lápida familiar de mármol negro marca su lugar de descanso final, donde se les unen otros miembros de la familia Pipp.

En los años siguientes a la muerte de Wally Pipp, su hijo Wally Pipp Jr. se esforzó por conseguir que su padre ingresara en el Salón de la Fama del Béisbol, aunque estos intentos no han tenido éxito hasta la fecha. Wally Pipp Jr. argumentó que los logros de su padre como bateador potente durante la “era de la bola muerta” y su reputación como primer base defensivo de primera categoría le hacían merecedor de este honor.

En su ciudad natal, Grand Rapids, Wally Pipp ha quedado inmortalizado. Si alguna vez te encuentras paseando por la explanada del Van Andel Arena, asegúrate de buscar la placa de Wally. Fue uno de los primeros miembros del Salón de la Fama del Deporte de Grand Rapids en 1972, lo que consolidó para siempre su legado en la comunidad deportiva local.

¿Qué opina de Wally Pipp como gran jugador de béisbol?

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.