Mira la reacción: Aaron Hicks se enfrenta a la música en su primer regreso al Yankee Stadium como Oriole

Aaron Hicks heard boos from Yankees fans, even though he’s no longer on the team.

En el partido entre los New York Yankees y los Baltimore Orioles, una atmósfera de expectación rodeaba el estadio cuando Aaron Hicks, antiguo jugador de los Yankees, saltó al campo con los colores de su nuevo equipo, los Orioles. Fue un reencuentro especial para Hicks, que ahora se enfrentaría a sus antiguos compañeros de equipo y a los aficionados que tantas veces le habían visto en el pasado.

Sin embargo, cuando Aaron Hicks se acercó al plato para su primer bateo, una oleada de abucheos resonó en las gradas. El jugador no se inmutó por el recibimiento hostil y siguió concentrado en su objetivo. Encaró al lanzador contrario con confianza y se preparó para enfrentarse a la pelota.

Aaron Hicks: Considerado un “fracaso” por los aficionados de los Yankees

Los aficionados de los Yankees abuchean a Aaron Hicks en su regreso al Bronx
MLB

Aaron Hicks llegó a los Yankees procedente de los Twins en 2016. En su primera temporada con los Yankees, jugó 123 partidos y bateó .217 con ocho jonrones y 31 carreras impulsadas. No está nada mal, sobre todo si tenemos en cuenta sus habilidades en el campo.

Aaron Hicks tuvo un gran año en 2017, jugando en 88 partidos y bateando .266 con 15 jonrones y 52 carreras impulsadas. También mostró una impresionante disciplina en el plato, con 48 paseos. Su actuación ayudó a los Yankees a triunfar ese año. Al año siguiente, en 2018, Hicks siguió siendo una parte fiable de la alineación de los Yankees. Participó en 137 partidos y logró una media de bateo de .248 con 27 jonrones y 79 carreras impulsadas. Su capacidad para batear con potencia e impulsar carreras le convirtió en un importante contribuyente al ataque del equipo.

Aaron Hicks, el fracaso de los Yankees, recibe el abrazo de sus compañeros de los Orioles
AP

Aaron Hicks participó en 59 partidos durante la temporada 2019 y logró un promedio de bateo de .235 con 12 jonrones y 36 carreras impulsadas. Aunque las lesiones le limitaron el tiempo de juego, tuvo un notable impacto en el campo. En la temporada 2020, más corta de lo habitual, Hicks jugó 54 partidos y logró una media de bateo de .225 con seis jonrones y 14 carreras impulsadas. A pesar de las inusuales circunstancias de la temporada, mantuvo su reputación de excelente jardinero con una aguda habilidad para sacar paseos.

Durante las temporadas 2021 y 2022, Aaron Hicks tuvo dificultades con su rendimiento ofensivo. En 2021, jugó 32 partidos y tuvo un promedio de bateo de .194, junto con un jonrón y 14 carreras impulsadas. Asimismo, en 2022, tuvo problemas con un promedio de bateo de .216, nueve jonrones y 34 carreras impulsadas en 130 partidos.
Su destreza defensiva ha marcado el paso de Hicks por los Yankees de Nueva York, su capacidad para dar paseos y sus ocasionales ráfagas de poder en el plato. Aunque su promedio de bateo ha fluctuado, hay que destacar su contribución general al equipo. Mientras continúa su carrera, será interesante ver cómo Hicks se recupera y contribuye al éxito de los Yankees en el futuro.

Aaron Hicks en acción con su anterior equipo, los New York Yankees.
Wendell Cruz / USA TODAY Sports

Aaron Hicks, un jardinero con grandes esperanzas y un contrato de 70 millones de dólares, luchó contra las lesiones, las dificultades con el swing y la presión de los aficionados durante sus cuatro años con los Yankees de Nueva York. Esto afectó a su salud mental y emocional, lo que acabó provocando su salida del equipo.

Cuando Aaron Hicks se incorporó a los Yankees de Nueva York, se enfrentó a las grandes expectativas de un equipo con un historial de éxitos y una afición apasionada. Sin embargo, Hicks tuvo dificultades para cumplir estas expectativas desde el principio. Sintió el peso de su abultado contrato y la presión de rendir a un nivel de élite, lo que afectó a su confianza en el campo.

Las dificultades de Hicks no eran sólo mentales, sino también físicas. Durante cuatro años luchó contra las lesiones, que limitaron su tiempo de juego y alteraron su ritmo. Estas lesiones afectaron a su producción ofensiva y a su capacidad defensiva, que en otro tiempo fue muy buena. A medida que los problemas de Hicks continuaban, la frustración de los aficionados crecía, dando lugar a un ciclo tóxico que, en última instancia, perjudicó al juego general de Hicks.

¿Qué le parece? Deje su comentario a continuación.

Table of Contents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.