El movimiento de lanzamiento de Boone hace descarrilar a los Yankees en la derrota en la prórroga ante los Brewers

Yankees' closer Michael Tonkin is pitching against the Brewers at American Family Field on April 26, 2024.
Michael Bennington
sábado abril 27, 2024

La apuesta de los Yankees por el recién adquirido lanzador Michael Tonkin no dio sus frutos el viernes por la noche contra los Cerveceros. Recién salido de la lista de waivers, Tonkin se metió de lleno en la caldera, debutando en la 10ª entrada con los Yankees aferrándose a una pequeña ventaja de una carrera. Por desgracia, la salida resultó difícil tanto para el lanzador como para los Yankees, que perdieron el partido por 7-6.

El debut de Tonkin no fue el comienzo de cuento de hadas que los Yankees habían imaginado. Después de que un doble de Giancarlo Stanton impulsara a los Yankees, Tonkin cedió una carrera en la parte baja de la 10ª, permitiendo a los Brewers empatar el marcador.

La contienda se alargó hasta la prórroga debido a la nueva regla de la MLB, que coloca a un corredor en segunda base al comienzo de cada prórroga. En la undécima, los Cerveceros aprovecharon su oportunidad de anotar, avanzando eficazmente al corredor y consiguiendo la carrera ganadora gracias a un duro golpe de Joey Ortiz que eludió al tercera base Jahmai Jones.

La decisión de los Yankees de desplegar a Tonkin se debió a la indisponibilidad del cerrador Clay Holmes. Holmes, que ya había lanzado una novena entrada sin anotaciones para forzar la prórroga, no era una opción para varios cuadros debido a problemas de carga de trabajo y a las continuas lesiones en el bullpen. El mánager Aaron Boone explicó su razonamiento, destacando el uso intensivo de Holmes a principios de temporada, un ritmo que se tradujo en una carga de trabajo de aproximadamente 80 partidos. Con el bullpen luchando contra las lesiones, Boone optó por ser cauto con Holmes, dando prioridad a la salud a largo plazo y evitando posibles tensiones por sobrecargarlo.

La derrota fue un trago amargo para los Yankees, pero proporcionó una valiosa información sobre su lanzador más reciente. Aunque el debut de Tonkin no fue el ideal, el equipo espera que contribuya en el futuro a medida que avanza la temporada con un bullpen mermado.

Joey Ortiz, de los Cerveceros de Milwaukee, batea un jonrón de dos carreras durante la segunda entrada de un partido de béisbol contra los Yankees de Nueva York el viernes 26 de abril de 2024, en Milwaukee.
(AP Photo/Morry Gash)

La apuesta del bullpen de Boone no da resultado, los Yankees caen en la prórroga

Con el bullpen de los Yankees al límite debido a las lesiones, el entrenador Aaron Boone recurrió al lanzador novato Michael Tonkin y al relevista zurdo Víctor González como sus últimas opciones. Una vez que Tonkin entró en el partido en la 10ª entrada, no hubo tiempo para más calentamientos en el bullpen. A pesar de lanzar sin la preparación adecuada, las dos carreras que permitió fueron clasificadas como no merecidas.

Enfrentándose a un bautismo de fuego, Tonkin reconoció los retos inherentes al béisbol, haciendo hincapié en la necesidad de rendir independientemente de la situación. “Todavía tienes que salir ahí fuera y ejecutar tu trabajo”, declaró.

Tonkin, conocido por su capacidad para consumir entradas en relevo, había soportado un mes torbellino. Fue designado para asignación tres veces, dos de ellas por los Mets, antes de que los Yankees se arriesgaran por él el jueves. Esta reciente designación le dejó en el limbo hasta que los Yankees le reclamaron días antes de su debut.

Aunque permitió que la carrera potencialmente ganadora alcanzara la posición anotadora en la 10ª, Tonkin hizo gala de una notable resistencia. Sin embargo, la incapacidad de los Yankees para anotar en la parte alta de la undécima entrada acabó costándoles cara, ya que los Brewers aprovecharon su oportunidad de anotar en la parte baja.

El director Boone reconoció la situación poco envidiable a la que se enfrentaba Tonkin. “Sin duda fue un momento difícil”, admitió. Sin embargo, Boone se apresuró a elogiar la experiencia y la compostura de Tonkin. Destacó que, a pesar de la presión y de la falta de tiempo de calentamiento, Tonkin se mantuvo imperturbable y ofreció una actuación encomiable. Boone reconoció la dificultad de entrar en el partido en frío, pero elogió el esfuerzo y la intensidad de Tonkin durante toda su actuación.

Los Yankees ceden dos veces su ventaja

Los bates de los Yankees se mostraron vivaces el viernes por la noche contra los Cerveceros, pero al final un aluvión de jonrones no bastó para asegurar la victoria. Ambos equipos intercambiaron golpes atronadores a lo largo de la contienda, con cinco jonrones lanzados en una electrizante exhibición de bateo potente.

Los Yankees se adelantaron pronto con sendos jonrones solitarios en la primera y segunda entradas, cortesía de Juan Soto y Alex Verdugo, respectivamente. Soto soltó un disparo altísimo hacia el jardín central izquierdo, ampliando la ventaja de su equipo con su séptimo jonrón de la temporada. Verdugo hizo lo mismo, conectando una bola curva de dos strikes del abridor de los Cerveceros Colin Rea y enviándola por encima del muro del jardín derecho.

A pesar del valiente esfuerzo del abridor de los Yankees , Luis Gil, que ponchó a seis bateadores y limitó los paseos a dos, el mínimo de la temporada, los Cerveceros aprovecharon su vulnerabilidad a la bola larga. En la tercera entrada, con dos outs, Gil cedió un sencillo al bateador de limpieza Rhys Hoskins, allanando el camino para el jonrón de dos carreras de Blake Perkins al jardín derecho que empató el partido. Perkins se abalanzó sobre un lanzamiento elevado en la cuenta de un bateador, castigando a su antiguo homólogo en perspectiva de los Yankees.

Sin embargo, los yanquis no se amilanaron. No tardaron en recuperar la ventaja en la cuarta entrada gracias a un bambinazo de tres carreras de Trent Grisham por encima del muro del jardín derecho. Esto supuso el primer éxito de Grisham de la temporada en sólo su sexta titularidad. Grisham sustituyó a Giancarlo Stanton en el campo y Aaron Judge pasó a ser el bateador designado.

Una brillante exhibición de bateo potente no fue suficiente para que los Yankees se aseguraran la victoria el viernes por la noche contra los Cerveceros. Ambos equipos intercambiaron estruendosos golpes de jonrón a lo largo de la contienda, con un total de cinco lanzados en una batalla de ida y vuelta.

Por desgracia, la salida de Gil concluyó prematuramente tras enfrentarse a un solo bateador en la sexta entrada. Un contundente doblete a 112,3 mph al bate del ex yanqui Gary Sánchez en el jardín izquierdo permitió a los Cerveceros volver a empatar el marcador. Aunque el relevista Ron Marinaccio limitó inicialmente los daños, no pudo detener completamente a Milwaukee, cediendo un fly de sacrificio a Ortiz en el profundo jardín izquierdo.

Tras el jonrón de Grisham, la ofensiva de los Yankees enmudeció. El cuerpo de lanzadores de los Cerveceros, incluido el titular Rea y su bullpen, silenciaron los bates de los Yankees durante las siguientes entradas. Milwaukee retiró a 13 de los siguientes 14 bateadores a los que se enfrentó, sofocando eficazmente cualquier oportunidad de anotar. Los Yankees sólo consiguieron un corredor de base durante este tramo, un sencillo de Soto en el octavo, que fue rápidamente anulado por una doble jugada. A pesar de dos paseos en la novena, los Yankees no pudieron hacer avanzar a ningún corredor.

Surgió un rayo de esperanza en la parte alta de la 10ª con Giancarlo Stanton, conocido históricamente por sus problemas como bateador suplente, aportando una chispa desde el banquillo. Hizo un doblete inicial, anotando el corredor automático y poniendo a los Yankees de nuevo por delante 6-5. Sin embargo, su impulso duró poco.

El lanzador novato Michael Tonkin entró en el partido en la parte baja de la 10ª y permitió un sencillo a Willy Adames que empató el partido, poniendo la carrera ganadora en tercera base. A pesar de la tensa situación, Tonkin se las arregló para escapar de más problemas induciendo un “groundout” de Sánchez para terminar la entrada.

Desgraciadamente, la suerte de los Yankees se acabó en la parte alta de la undécima. Su intento de aprovechar el corredor automático fracasó cuando el corredor suplente Jahmai Jones fue expulsado en home por un comebacker de Verdugo. Esto dejó a Tonkin ante una inmensa presión en la mitad inferior de la entrada, con la carrera de la victoria aún en posición de anotar y sin nadie fuera. Al final no pudo contener a los Cerveceros y cedió el sencillo de desempate a Joey Ortiz, un batazo de línea que se coló bajo el guante de Jones en tercera base, sellando la derrota de los Yankees.

¿Qué te parece? Deja tu comentario a continuación.

Table of Contents

Artículos Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Join the Pinstripes Nation!

Your Daily Dose of Yankees Magic Delivered to Your Inbox

You have Successfully Subscribed!

No te pierdas las últimas noticias, rumores y ofertas exclusivas de los Yankees.